Saltar a: navegación, buscar

Aviación agrícola

Aviación agrícola
Información sobre la plantilla
AN-2.JPG
Concepto:Uso de aparatos aéreos para labores en la agricultura o en otras áreas cubiertas de vegetación.

Aviación agrícola. Consiste en el uso de aviones o helicópteros para labores en la agricultura o en otras áreas cubiertas de vegetación. Tal es el caso de la aplicación de productos químicos (pesticidas, fungicidas, fertilizantes), esparcir semillas (generalmente en suspensión en agua), combatir incendios en bosques y malezas, etc.

Antecedentes

Desde el surgimiento de la aviación se encontraron numerosas aplicaciones de estos aparatos como son el transporte de pasajeros, carga general y correo, usos militares, deporte, instrucción, y otros servicios especiales. Los primeros reportes de su empleo en la agricultura datan de alrededor de 1920, en que comenzaron a usarse biplanos sobrantes de la I Guerra Mundial, para aplicar productos insecticidas y fungicidas en los EE.UU.

Aspectos técnicos

Generalmente en la aviación agrícola mundial se emplean pequeños aviones de un solo motor, muy simples en su operación y mantenimiento, aunque en menor escala también se utilizan helicópteros. Los biplanos resultan convenientes porque las alas dobles le dan gran capacidad de sustentación para volar a bajas velocidades, así como la posibilidad de maniobrar en espacios relativamente reducidos y despegar y aterrizar en campos de poca longitud. Para la aspersión de productos estos aviones cuentan con una bomba, un depósito (tanque), y aspersores colocados en las alas.

La aviación agrícola en Cuba

Dromedario: un nuevos avión para nuestra agricultura.
En Cuba los aviones agrícolas resultan determinantes en el arroz sembrado en grandes extensiones, donde más del 70 por ciento de las labores requieren del empleo de medios aéreos. La aviación agrícola, que en los años finales del capitalismo se había introducido en Cuba en pequeña escala, alcanzó una utilización masiva en la aplicación de fertilizantes, pesticidas y herbicidas y en la siembra de arroz, con lo que se centuplicaba la productividad del trabajo en estas labores. Se adquirieron aviones, se acondicionaron pistas y bases de mantenimiento, y se preparó el personal para operar los aviones y su servicio técnico. En 1975 se contaba ya con un parque de 150 aviones.

Aviones agrícolas usados en Cuba

Antónov AN-2. Hasta hace poco nuestra aviación agrícola utilizaba solamente aviones AN-2, fabricados por la firma Antónov, de la URSS, un modelo que databa de 1946, pero que su capacidad de sustentación en el aire para volar a poca velocidad lo convirtió en uno de los equipos indispensables para la fumigación aérea y otras labores en muchos países. Su masa con carga total es de 5 500 kg, dispone de un motor de 1 000 hp, velocidad de crucero de 190 km/h, y 190 km/h mínima, con un alcance de 845 km. Puede cargar 2 140 kg de productos.

M-18B Dromedario. Desde hace unos años se está introduciendo un equipo más novedoso. El M-18B, conocido como Dromedario por la forma de su cabina, es un avión agrícola de un solo motor, fabricado desde 1978 en diferentes variantes por la empresa polaca PZL-Mielec para la aspersión de líquidos en el combate de incendios forestales y la protección de plantas (fumigación). Su masa con carga es de 5 300 kg, motor de 980 hp, velocidad de 225 km/h (108 mínima), carga 2 200 kg y tiene un alcance de 970 km.

Una característica importante los distingue: el AN-2 es de alas dobles (biplano), mientras que el M-18B tiene alas simples (monoplano).

Pistas y equipamiento auxiliar

La aviación agrícola en Cuba es operada por Unidades Empresariales de Base (UEB) de la Empresa Nacional de Servicios Aéreos, ubicadas en los principales complejos agroindustriales arrocero, donde hay varias pistas de aterrizaje de suelo compactado, dotadas de las condiciones y equipamiento necesarios para almacenar los productos que se aplican con los aviones, y para el abastecimiento con combustible y productos, así como la conservación y mantenimiento.

Fuentes