Saltar a: navegación, buscar

Batalla de Hastings

Batalla de Hastings
Información sobre la plantilla
Parte de Batalla de Hastings
Batalla de Hastings02.jpeg
Fecha 14 de octubre de 1066
Lugar Colina de Senlac, Hastings, Bandera de Inglaterra Inglaterra
Beligerantes
Bandera de Inglaterra Inglaterra Normandía
Comandantes
Harold el Sajón Guillermo el Bastardo

Batalla de Hastings. Fue el enfrentamiento entre las tropas del último rey anglosajón de Inglaterra, Harold el Sajón , y el ejército del duque de Normandía, Guillermo el Bastardo. El encuentro sucedió el 14 de octubre de 1066 en la colina de Senlacl, a 11 km al norte de Hastings , al sur de Londres . La batalla terminó en una victoria pírrica aunque decisiva para los normandos, muriendo Harold en la misma y permitiendo a Guillermo reclamar el trono inglés, pasando a ser conocido como Guillermo I el Conquistador. A partir de entonces quedó unida políticamente al Ducado de Normandía, en el norte de Francia . Las disputas en torno al gobierno de este último territorio serían las causantes últimas de la Guerra de los Cien Años entre las coronas de Francia e Inglaterra.

Ejércitos

Aproximadamente la mitad de las fuerzas anglosajonas (compuestas únicamente por infantería) estaban compuestas por los huscarles (Housecarls), tropas de élite sajonas fuertemente armadas que dependían directamente del rey, siendo el resto miembros de la milicia rural, los fyrdmen o fyrd. El equipamiento bélico de los segundos, con escasas excepciones, era notablemente inferior al de los huscarles. Ciertos autores sostienen que si Harold hubiese llamado a la batalla a la milicia londinense, The Furth, habría ganado el combate sin problemas, pero el caso es que el rey inglés no lo hizo.

Es probable que la falta de tiempo y las prisas por bloquear el paso a Guillermo le impulsaran a marchar a la batalla sin la demora que supondría esperar a que los londinenses acudieran a su llamada y se armasen. Por otra parte, acababa de aplastar sin problemas una sublevación en toda el área de Yorkshire, apoyada además por una invasión noruega; todo ello únicamente con los hombres que, en ese momento, estaban bajo su mando. Es probable que no creyera necesario llamar a más soldados, pues si su ejército había vencido a Tostig y Harald juntos, era de esperar que también lograra la victoria sobre Guillermo.

Sin embargo, había una importante diferencia entre los ejércitos normandos y los de los vikingos o los anglosajones. Mientras éstos disponían de un ejército a la antigua, formado por infantería poco diferenciada o especializada en un método de lucha, el de Guillermo era un exponente de los nuevos ejércitos imperantes en Europa Occidental. Contaba con cuerpos diferenciados de arqueros y ballesteros, hombres de armas a pie y caballería pesada.5

Su caballería fue más efectiva gracias a la incorporación efectiva del estribo como adelanto tecnológico a través del cual los jinetes lograban mayor energía en el golpe de lanza.[cita requerida] Además de sus vasallos normandos, Guillermo contaba también con los hombres y caballos aportados por sus aliados bretones (un tercio de su ejército), franceses y flamencos.

La batalla

Preparativos

Guillermo fue informado rápidamente de los movimientos de sus enemigos: como éstos habían llegado al final del día era obvio que descansarían esa noche y atacarían sorpresivamente a la mañana siguiente. Sabiendo esto, el duque se les adelantó y marchó con sus hombres al amanecer,4 llegando a los pies de la colina. Antes de marchar Guillermo les dijo a sus hombres: "No lucháis solo por la victoria, sino también por la supervivencia". La frase era muy cierta, ya que sus hombres no tenían muchas oportunidades de cruzar con éxito el Canal de la Mancha si eran derrotados.

Era la mañana del 14 de octubre cuando ambos ejércitos se desplegaron para la batalla. Los normandos quedaban por el terreno obligados a atacar de frente y cuesta arriba, lo que otorgaba una gran ventaja de partida a las fuerzas anglosajonas. Harold dispuso en los flancos a los Fyrd, mientras que en el centro se apostaron los veteranos y bien pertrechados huscarles, apoyando sus defensas con una línea de estacas afiladas de madera adelante.

Por su parte, Guillermo dispuso a los arqueros (armados tanto con arcos normales como con el arco largo —longbow—, cuerpo especializado que sería la estrella de los ejércitos ingleses posteriores) y a los ballesteros en primera fila, seguidos por la infantería. Por último, situó la caballería (la conroi), comandada por él mismo, en la retaguardia. Los infantes y jinetes bretones se dispusieron en el flanco izquierdo, mientras que los franco-flamencos se dispusieron en el flanco derecho, todos ellos protegidos a su vez por las líneas de arqueros y los normandos mismos en el centro

Primera fase

A las nueve de la mañana las tropas de Guillermo iniciaron su subida de la colina; los arqueros que iban delante iniciaron una lluvia de flechas sobre el enemigos, esperando debilitar la filas enemigas, sin tener mucho éxito. Mejor le fue a la respuesta de los sajones, quienes lanzaron jabalinas, flechas y hachas arrojadizas llamadas franciscas. Tras esto se produjo el choque entre ambas fuerzas. Cerca de las diez y media, los sajones finalmente forzaron a huir a los bretones, quienes fueron los primeros en chocar porque su pendiente era la más suave; tras esto los fyrd les persiguieron. Guillermo tuvo entonces que auxiliarlos con su caballería, los sajones quedaron aislados en campo abierto y cogidos por sorpresa por tropas mejor equipadas, resultando aniquilados. Después de esto ordeno retroceder a sus otras dos divisiones

Segunda fase

Caballería normanda a la carga. Tras fracasar la infantería Guillermo decidió usar su caballería pesada, comandada por él mismo y su medio hermano Odo de Bayeux, apoyados por los arqueros e infantes, avanzando de forma más lenta y deliberada, pero también más entorpecida por que el terreno estaba resbaladizo por la matanza previa. Durante dos horas se sucedieron los ataques, cada vez que los normandos lograban abrir una brecha los sajones la cerraban y les lanzaban una lluvia de proyectiles.

Tercera fase

Cerca de las trece horas, los flamencos y franceses empezaron a huir de la colina, cansados de la lucha. Su comandante, Eustaquio, con el estandarte papal los reagrupó y conminó a regresar a pelear. Guillermo había perdido a su caballo y estaba luchando a pie cuando se propagó el rumor que había muerto, Eustaquio le dio un caballo y el duque se quitó el casco ante sus soldados y gritó: "Miradme bien. ¡Todavía estoy vivo y por la gracia de Dios aún resultaré vencedor!". Sin embargo, en ese momento los anglosajones estaban a punto de ganar la batalla, lo que habrían logrado de haber mantenido su línea indefinidamente.

Cuarta fase

Cerca de las catorce horas, Guillermo decidió retroceder y reagrupar a sus hombres, dándoles de comer. Harold utilizó ese tiempo para acortar su línea, que se hallaba muy diezmada por las bajas; sin embargo, seguía manteniendo la ventaja. El ejército normando había perdido un cuarto de sus hombres y muchos de sus caballeros tenían que luchar a pie por la falta de caballos.11 A las quince horas se inició el último ataque normando, que tardó media hora en llegar a la cima de la colina, porque la ladera estaba llena de residuos.

El duque había ordenado a sus arqueros que dispararan lo más alto posible, mientras que sus restantes tropas atacaban la línea de escudos sajones. Ésta finalmente empezó a flaquear y a romperse en algunos sectores.11 Los normandos empezaron a lanzar ataques para luego retirarse, motivando a los milicianos sajones a perseguirlos, para que luego los caballeros montados rodearan a sus enemigos e impidieran que recibieran auxilio; de este modo unidades enteras de sajones fueron masacradas y su muro de escudos empezó a perder demasiados hombres como para reemplazarlos, abriéndose brechas imposibles de cerrar.13

Una vez rota la línea los normandos entraron en masa, atacando el interior del ejército sajón. Cerca de las cuatro de la tarde la fuerza sajona se deshizo en varios grupos separados. Cerca de una hora y media después los fyrd empezaron a huir a los bosques o a retirarse en tanto que los huscarles continuaron resistiendo hasta que los masacraron. Un gran grupo se reunió en torno al estandarte de su rey continuando de forma desesperada su resistencia. Finalmente Harold fue muerto por una flecha y con él cayeron sus principales comandantes.

Los últimos sajones que quedaron resistieron hasta que pudieron escabullirse en los campos cercanos de Oakwood Gill, donde se reagruparon y emboscaron a los normandos enviados en su persecución y para asegurar los bosques cercanos. Así lograron matar a Eustaquio de Bolonia.11 Durante el resto del día y en los sucesivos hubo escaramuzas entre los sajones supervivientes y las tropas normandas, que fueron enviadas a asegurar los bosques de los alrededores. La batalla había finalizado con una indiscutible victoria normanda.

Consecuencias

Guillermo aplastó cualquier resistencia hasta llegar a Londres, donde se coronó rey de Inglaterra el día de Navidad de 1066 en la Abadía de Westminster. La mayoría de los reyes ingleses y luego británicos han continuado esta tradición. Inglaterra, especialmente en el norte y centro, fue devastada durante los nueve años siguientes por las guerras entre los normandos de Guillermo y los sajones, apoyados otra vez por los daneses.

Finalmente, el ahora rey Guillermo I el Conquistador se hizo con el control absoluto del reino e introdujo numerosas reformas en Inglaterra, a imagen y semejanza de las que imperaban entonces en Francia y países limítrofes.14 Las tierras de los nobles sajones que se negaron a someterse fueron repartidas entre los caballeros normandos del rey, que pasaron a administrarlas en calidad de señores feudales. Se construyeron también numerosos castillos en Inglaterra,14 edificados tanto por su función como baluartes frente a escoceses (derrotados y sometidos a vasallaje por Guillermo en 1072) y galeses, como instrumentos para someter de forma más eficaz al pueblo inglés.

El ejército se reformó a imagen y semejanza del normando14 y el cristianismo14 fue elevado a religión oficial del reino de Inglaterra, donde hasta entonces había convivido junto a toda clase de cultos paganos de origen celta, germano o vikingo. La Iglesia romana también consiguió importantes lotes de tierra y un gran número de siervos que trabajasen en sus nuevos monasterios.

Finalmente, los nobles normandos pasaron a ser una clase social totalmente separada del resto de la población: eran los únicos que podían ser nombrados para cargos de responsabilidad y los dueños de numerosos privilegios, entre ellos la propiedad de los bosques y el permiso exclusivo para recoger leña o cazar en ellos (algo que, hasta entonces, había sido una actividad libre en la isla).14 Los nobles pasaron a ser los dueños absolutos de la vida de sus siervos, a los que podían castigar como quisieran si no respetaban las leyes que se les imponían. Suele decirse que Guillermo I, y la batalla de Hastings que le permitió acceder al trono inglés, sirvieron para sacar a Gran Bretaña de su estado atrasado y periférico y convertirla en una de las potencias occidentales del Medioevo.

La naturaleza electiva de la monarquía fue abolida y sustituida por otra hereditaria, por lo que a la muerte de Guillermo éste fue sucedido por sus hijos Guillermo II y posteriormente Enrique I. Los descendientes de Guillermo trasladaron cada vez más la base de su poder a Normandía, a la que consideraban una parte más de su reino; esto condujo a la larga al prolongado enfrentamiento con Francia conocido como Guerra de los cien años, pues los franceses seguían considerando el ducado de Normandía como una parte de su país donde el rey de Inglaterra no era más que un señor feudal al servicio del monarca francés como cualquier otro.

Fuente