Saltar a: navegación, buscar

Belém (Brasil)

(Redirigido desde «Belém»)
Belém (Brasil)
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Belém
Bandera

Escudo de Belém
Escudo

Mapa Belem.svg.png
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Brasil Brasil
 • Fundación12 de enero de 1616
Población 
 • Total2 08 hab.
Gentiliciobelenense o belemense
Belem.jpg
Belém (Brasil)

Belém. Ciudad portuaria de Brasil, capital del estado de Pará.

Historia

El puerto fue fundado en 1616 por los portugueses, con el nombre de Nova Lusitania, que luego se cambió por el de Nuestra Señora de Belém del Gran Pará. Allí construyeron, en primer lugar, el Forte do Castelo (llamado primeramente Forte do Presêpio), que tenía la finalidad de proteger las aguas interiores de las invasiones extranjeras. En torno a este núcleo fue surgiendo la ciudad, de tal modo que en los alrededores del fuerte se concentran aún hoy día los mayores exponentes del patrimonio histórico de Belém. Muy pronto el minúsculo emplazamiento se convirtió en un importante puerto de tráfico de indios esclavos y de exportación de cacao y “drogas de la selva” (especias y plantas medicinales). Pero la mano de obra nativa fue decreciendo notablemente, lo cual, unido a las amenazas de ataque por parte de los indios mundurukú durante la década de 1870, hizo que a finales del siglo XVIII la ciudad se viera en auténtica decadencia.

El retroceso de Belém se agudizó todavía más durante el siglo XIX, por haberse convertido en centro de la “rebelión de Cabanagem”, un levantamiento de los cabanos -grupo constituido mayoritariamente por indios, negros y mestizos-, que se levantaron contra la injusticia social y la secular explotación racial. Durante dieciséis meses (enero 1835-mayo 1836), los cabanos recorrieron las fazendas destruyendo e incendiando cuanto encontraban a su paso, asesinando a los dueños blancos y a quienes con ellos vivían. Cuando en mayo de 1836 las fuerzas rebeldes fueron expulsadas de Belém, la contienda se había cobrado más de 30.000 vidas, casi la tercera parte de la población de toda la zona. Muchos de los que sobrevivieron a la rebelión fueron la base de la nueva sociedad de finales del siglo XIX, dedicándose a suministrar a la sociedad industrial importantes materias primas, como drogas, aceite de tortuga y tabaco. Por la misma época, se produjo el boom cauchero, que benefició a Belém más que a ninguna otra ciudad, pues por su puerto se exportaba la mitad de toda la producción cauchera del país. Fue entonces cuando se trazaron las líneas urbanas de la metrópoli actual, y se levantaron los grandes edificios y mansiones que hoy siguen siendo testimonio de aquella época de bonanza.

Belém es sede de la diócesis de su nombre, creada en 1723.

Características

Medio físico

La ciudad de Belém se encuentra situada estratégicamente en la bahía de Marajó, al sur de la isla del mismo nombre, muy cerca de la confluencia de los ríos Tocantins y Pará. Ubicada a 2.120 km al NE de Brasilia, y a 200 km de la costa atlántica, constituye el puerto fluvial más importante de la cuenca amazónica. Como toda auténtica metrópoli, Belém crece de cara al futuro, sin perder la impronta de su pasado. Por un lado los edificios modernos, y por otro, la Cidade Velha, con sus casonas seculares e iglesias imponentes. Ello hace que esta ciudad sea una de las más atractivas de Sudamérica, con sus plazas públicas y avenidas bien pavimentadas y refrescadas por los árboles de mangos que forman verdaderos túneles sombreados, el fondo de las cuales se cierra con la frondosidad de la selva. Su puerto, al que arriban grandes buques transatlánticos, le da ese característico aire cosmopolita de las grandes ciudades costaneras.

Clima y temperatura

Su clima es cálido y húmedo (son proverbiales sus lluvias vespertinas), con una temperatura media de 25 ºC.

Población

A mediados del siglo XVIII la ciudad recibió la migración de muchos indios de la selva o de la sabana, que se instalaron libremente en los alrededores de la misma, para abastecerla con sus cultivos agrícolas, o con el intercambio de productos de la selva. Otra gran inmigración tuvo lugar durante la época del caucho, compuesta principalmente por gentes desheredadas del nordeste. En la actualidad, Belém es una de las diez regiones metropolitanas de Brasil, que reúne en su conjunto a más 1.500.000 habitantes.

Desarrollo económico

La principal actividad económica de Belém es la portuaria, propiedad que le viene desde que en la segunda mitad del siglo XIX el río Amazonas fuera abierto a la navegación y al comercio internacional. Los principales productos de exportación siguen siendo el caucho, la nuez brasileña, el cacao, el yute y la madera (maderas finas y para la construcción). La ciudad cuenta con fábricas procesadoras de alimentos, aserraderos, astilleros y fábricas de materiales para la construcción. Es, además, el centro comercial y financiero de toda la región.

Se une por carretera con São Luis (806 km), Teresinha (947 km) y Brasilia (2.120 km). Por vía fluvial se comunica, aguas arribas del Amazonas, con Santarém, Manaus, e incluso Porto Velho. Por vía atlántica sus barcos llegan a Salvador y Río de Janeiro. Un transbordador sale un par de veces a la semana para Macapá, capital del estado de Amapá. Otros barcos menores la comunican habitualmente con el puerto de Souré, en la isla de Marajó. Para las comunicaciones aéreas dispone del moderno aeropuerto internacional de Val de Cans, y del aeropuerto local, Júlio César.

Atractivos turísticos

  • Estação das Docas: (Estación de las Dársenas), gran complejo espacioso destinado a actividades comerciales, culturales y de esparcimiento, todo ello con una maravillosa vista sobre la bahía de Guajará. Los locales fueron rescatados de los antiguos galpones portuarios que fueron construidos en hierro a base de una estructura importada de Inglaterra a principios del siglo XX.
  • Mercado de Ver-o-Peso: lleno de colorido. Allí, además del pescado fresco recién extraído del río y de toda clase de frutas exóticas y tropicales, se pueden encontrar incluso objetos para la práctica de rituales afro-brasileiros, además de variadas artesanías. Constituye el mercado más animado de Belém. Su origen se remonta al siglo XVII. Del complejo forma parte la Feira do Açaí (donde se puede degustar la bebida extraída de la palma denominada “açaí”, junto con otras bebidas y platos típicos de la región), las plazas del Reloj, del Pescador, de las Velas, el Solar de Beira y los Mercados Municipal y de Hierro.

Entorno natural

  • Jardín Botánico “Bosque Rodrigues Alves”: localizado a la entrada de la ciudad. Consiste en una parcela de unas 16 ha de selva virgen, en la que se puede visitar un pequeño museo arqueológico. Fundado en 1883, nació con el objetivo de preservar el ambiente natural dentro del área urbana de la ciudad de Belém. Las dos mil quinientas especies de plantas en él existentes son propias de la selva. Lo único que se hizo fue cercarlas.
  • Playas fluviales: abundan en los pueblitos del delta del Amazonas. Las más características son las de las islas Mosqueiro y Outeiro.
  • Playas del Atlántico: Belém es el punto de partida para conocer la costa atlántica, donde se encuentran maravillosas playas, como las de Salinas y Marudá, en la zona de Salgado y la de Ajuruteua, en Bragança. Todas ellas rodeadas de naturaleza virgen.
  • Isla de Algodoal: situada a 200 km de Belém. Se trata de una isla muy pintoresca, básicamente habitada por pescadores. En ella no circulan coches, que son sustituidos por carretas de caballos. Dispone de hermosas playas de inmensas dunas, rodeadas de vegetación.

Desarrollo social

Cultura

Centros e instituciones culturales

  • Universidad Federal de Pará: fundada en 1957.
  • Museo Paraense Emílio Goeldi: fundado en 1866, es el más antiguo de los centros de investigaciones sobre la Amazonia existentes en Brasil. Está dotado de amplios y hermosos jardines que invitan al descanso y al solaz. Acoge una exposición permanente de arqueología, botánica, etnología y mineralogía, famosa en el mundo entero. También cuenta con un parque zoológico -tapires, manatíes, felinos, caimanes, tortugas acuáticas, y muchos otros animales de la amazonia-, además de un acuario con especies piscícolas exóticas. Es centro de referencia para los investigadores de la fauna, flora y medio ambiente de la amazonia en todo el mundo.
  • Museo de Arte de Belém: funciona en el antiguo palacio de la Gobernación, donde fue instaurado en 1980. Entre sus colecciones tiene escultura, pinturas y demás objetos de arte de la etapa Art Nouveau. Cuenta con unos extraordinarios jardines, y promueve exposiciones temporales en sus dos galerías: “Antonio Parreiras” y Manuel Pastana”. Los sábados se lleva a cabo la Feria de Antigüedades, promovida por la Asociación de los Amigos de Museos del Estado de Pará.
  • Museo de Arte Sacra: inaugurado en 1998, es el primero en su género en la región de la Amazonia. Funciona en el conjunto formado por la Iglesia de San Alexandre y el Palacio Episcopal. Además de salas donde se exponen más de trescientas piezas de arte religioso, dispone de salas para exposiciones permanentes.
  • Teatro da Paz: es uno de los legados de la época del apogeo del caucho, que propició el surgimiento de grandes fortunas en toda la región amazónica, durante la segunda mitad del siglo XIX. Fue construido en estilo neoclásico, según planos del arquitecto José Tiburcio Pereira Magalhães, y es un verdadero alarde de la fastuosidad de la época. Luce mármoles traídos de Carrara (Italia) y espejos y lámparas de cristal veneciano y de Bohemia. Las pinturas del techo son de Domenico d’Angelis (autor también de las pinturas de la catedral). Su construcción comenzó en 1868 y fue concluido en 1874. Fue objeto de diversas reformas en el siglo XX, hasta alcanzar su aspecto actual. Hoy está considerado uno de los principales teatros-monumentales de Brasil.
  • Teatro Waldemar Henrique: creado en 1979, en un edificio construido durante el siglo XIX.
  • Teatro Margarida Schiwazzappa: inaugurado en 1986, lleva el nombre de una de las más importantes actrices y directoras de teatro de Pará. En él se integra el Centro Cultural y Turístico “Tancredo Neves”.

Monumentos históricos

  • Forte do Castelo: constituyó el inicio de la fundación de la ciudad de Belém. Allí desembarcaron los portugueses el 12 de enero de 1616, a las órdenes de Francisco Caldeira Castelo Branco. Nació como fortaleza militar (para defender las posesiones portuguesas contra los franceses, holandeses e ingleses), con el nombre de Forte do Presêpio, y se constituyó en cuartel general que servía de control a la entrada y salida de barcos por el Amazonas.
  • Basílica de Nossa Senhora de Nazaré: data de 1908, y está construida siguiendo las líneas de San Pedro en Roma. Su planta es en forma de cruz latina, y destaca por su gran belleza interior. Tiene un espléndido techo de madera, y sus dieciséis arcos principales están adornados con preciosos motivos arabescos. Lo más importante de ella, sin embargo, es que está dedicada a una de las advocaciones de la Virgen María más venerada en todo Brasil: Nossa Senhora de Nazaré.
  • Catedral de Nossa Senhora da Graça o Igreja da Sé: construida a partir de 1748 en estilo barroco y neoclásico, se trata de una de las iglesias más hermosas de Brasil. En su interior guarda hermosas pinturas del artista italiano Domenico d’Angelis. De la catedral sale el segundo domingo de octubre, desde hace doscientos años, la procesión del Círio de Nazaré.
  • Iglesia de Santo Alexandre (siglo XVIII): está ubicada junto a la catedral, con la que forma un armonioso conjunto. En su interior alberga un Museo de Arte religioso.
  • Edificio del mercado Ver-o Peso: (así llamado porque allí los portugueses controlaban las mercancías que circulaban por el río). Fue construido a finales del siglo XIX en Inglaterra, y traslado en piezas para ser montado en Belém.
  • Palácio Antônio Lemos o Palácio Lauro Sodré: sede en la actualidad del Museo de Arte de Belém, es la antigua sede de la Gobernación Estatal. Fue construido en el siglo XVIII, según proyecto del arquitecto Antõnio Landi, y por orden del Marqués de Pombal, que pretendía trasladar la corte portuguesa al estado de Pará. Se emplearon quince años en su construcción. De estilo Imperio brasileño, se asemeja al Palacio Imperial de Petrópolis, en Río de Janeiro.
  • Iglesia de Nossa Senhora das Mercedes: arquitectónicamente no tiene nada de particular, pero es una de las más antiguas de la ciudad, y también muy pintoresca por constituir un vestigio de religiosidad viva y representativa del medio.

Fiestas y folclore

  • Cirio de Nazaré: gran fiesta religiosa que se celebra en honor de Nossa Senhora de Nazaré, en la segunda quincena del mes de octubre. La historia de la imagen allí venerada se pierde en la leyenda y está llena de acontecimientos milagrosos. Se dice que fue esculpida en Nazaret, durante los primeros años del cristianismo, y que en el siglo VIII se encontraba en España, donde se mantuvo oculta de los moros. Por alguna razón pasó a Portugal. En el siglo XII, se produce en aquel país el primer milagro: el alcalde de Porto de Mós se salvó de la muerte, gracias a la intervención de la Virgen, al precipitarse su caballo por un precipicio. En el siglo XVII la imagen fue trasladada a Brasil, donde, durante el viaje a Belém se perdió en la selva. Hallada de nuevo por un campesino en 1700, se le construyó una capillita, comenzándose entonces una devoción que perdura hasta nuestros días. La fiesta se celebra cada año con desbordante exaltación. El punto culminante de la misma es la gran procesión del segundo domingo de octubre, cuando una copia de la estatua es llevada en andas, acompañada por más de un millón de eufóricos devotos, muchos de los cuales llegan de remotos lugares de Brasil, en cumplimiento de alguna promesa.

Bailes típicos

  • El carimbó (practicado en Marapanim), el marujada (danza de origen negro, en la que mandan las mujeres) y el boi tinga (en Odivelas).

Ballet folclórico

  • Tradições da Amazônia: fundado en 1990, tiene como objetivo divulgar y dar a conocer la riqueza y diversidad de las manifestaciones folclóricas de la Amazonia y de otras regiones de Brasil, expresadas a través del canto, las danzas, leyendas y costumbres espontáneas del pueblo.

Fuente