Saltar a: navegación, buscar

Bosque Atlántico

Bosque Atlántico Reservas del Sudeste
Información sobre la plantilla
260px
Ubicación Geográfica:Brasil

Bosque Atlántico Reservas del Sudeste.Se encuentran en los estados de Paraná y Sao Paulo y constituyen la unión de una de las regiones tropicales y subtropicales de los bosques húmedos, bosques secos tropicales, bosques tropicales, sabanas y bosques de manglares que se extiende a lo largo de la costa atlántica de Brasil e incluso abarcan Paraguay y la Provincia de las Misiones de Argentina.

Caraterísticas

Bosque Atlántico Reservas del Sudeste. Área natural protegida inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial en el año 1999. Estas reservas están situadas en los Estados de Paraná y Sao Paulo y ofrecen uno de los mejores y más vastos ejemplos del bosque atlántico brasileño. Las 25 zonas protegidas que forman el sitio suman una superficie de 470.000 hectáreas e ilustran la riqueza biológica y la evolución de los últimos vestigios del bosque atlántico. Desde las montañas cubiertas por tupidos bosques hasta los pantanos e islas costeras con montañas y dunas asiladas, el medio natural extremadamente rico de este sitio va siempre unido a panoramas de una gran belleza. En la era geológica Mesozoica, durante los períodos Jurásico y Cretáceo, un movimiento tectónico separó los continentes africano y sudamericano. El producto resultante de fuerzas que ejercieron presión para la separación de los dos continentes en formación, ocasionó el surgimiento de una falla de gravedad de más de 11 mil metros (de la bacía de Santos hasta el tope de la Sierra), donde la regresión erosiva de esta ruptura produjo la Sierra del Mar.

En la región se encuentran un buen número de sitios arqueológicos que contienen sambaquis (Focilíferus pleistocêncios), que representan la evidencia de la evolución geomórfica, de las variaciones del nivel del mar y de la vida en América del Sur a través de la historia de la tierra.

Estas áreas representan la mejor oportunidad para el proceso actual de ¨especiación¨, es decir, el proceso evolutivo a través del cual se produce la ramificación de una especie en especies nuevas, pero adaptadas al medio, perpetuando tanto ecosistemas costeros y marinos como comunidades de animales y plantas, muchos de ellos endémicos de la región. Existen innumerables especies de organismos primitivos (troglobias) en las cavernas de la región, en procesos de adaptación diferentes al ambiente subterráneo, lo que confirma que todavía se están produciendo procesos evolutivos en el área. El bagre ciego (Pimelodella kroney), por ejemplo, representa sin duda alguna, un tipo transitorio de Pimelodella que se da en ríos superficiales de la región. En este litoral fue fundada, en 1503, una de las primeras villas portuguesas del Brasil-Cananea, que en el siglo XVII llegó a ser uno de los principales puertos del territorio brasileño. Las tribus de indios carijós, grupo étnico tupi-guaraní, que allí habitaban, resistieron por casi medio siglo la ocupación portuguesa, y acabaron por mezclarse con los europeos, dando origen a los actuales habitantes de la región: los caiçaras, una población de pescadores y pequeños propietarios rurales.

El Bosque Atlántico es considerado una de las más ricas áreas en diversidad y endemismo biológico del planeta. Originariamente cubría alrededor de un 15 % de la superficie de Brasil, en una faja que se extendía del sur al nordeste del país. Hoy, solamente resta el 8,8% de esta área. Pese al hecho de localizarse en la proximidad de los mayores polos económicos del Brasil en la región sudeste, se mantuvo razonablemente preservada, como consecuencia del aislamiento y de las dificultades para la urbanización, resultantes de su relieve accidentado. La formación geológica del área está dividida en dos grandes sistemas: uno formado por macizos y montañas, testimonio del movimiento tectónico ocurrido en la era mesozoica, y otro por playas y manglares, formados por sedimentos arrastrados por los ríos y riachuelos que bajan de la Sierra del Mar, destacándose en este escenario las islas Comprida y Superagüi. La isla del Cardoso con sus macizos de granito que se elevan hasta 800 metros por encima del nivel del mar es la excepción.

Diversidad

Las variaciones de altitud, aliadas al clima húmedo, a las altas temperaturas y abundancia de manantiales de agua acaban por formar un ecosistema de gran biodiversidad, con altos índices de endemismo. En su área se encuentran 436 especies de aves, destacándose el papagayo de cara morada o chauá (Amazona brasilensis); una variada fauna acuática, con ejemplos de endemismo, como el Bagre Ciego (Pimelodella kronei); y varios mamíferos como el mono muriqui (Brachyteles arachoides), el venado matero (Manzana bororo) y el mico león de cara negra (Leontophitecus caissara), estos dos últimos descubiertos en 1990 y amenazados de extinción.

La región es uno de los ecosistemas mejor preservados para decenas de animales amenazados de extinción no endémicos, como el cocodrilo de buche amarillo (Caiman latirostris), la jacutinga (Pipile jacutinga) y la onza (Panthera onça). Casi 4500 aves construyen sus nidos y se alimentan en las áreas de protección ambiental en la zona núcleo.

La diversidad de la vegetación, también consecuencia de las condiciones geológicas, varía desde los manglares, desde orillas del mar hasta la floresta húmeda, con árboles altos y copados pasando por vegetación característica de piedras y terrenos arenosos, como bromelias.

Son más de trescientas cavernas las que existen en la región serrana, una de las mayores concentraciones del Brasil. Algunas están reconocidas internacionalmente por su belleza e interés científico. Podemos citar la Caverna del Diablo, con más de 8 kilómetros de extensión; la Casa de Piedra, con portal de entrada de 215 metros de altura y la Caverna Petar (Santana´s Cave), que presenta gran diversidad de espeleotemas. Innumerables cascadas enfilan el curso de los ríos que corren de la sierra hacia el mar.

En la zona de la costa, además de más de 2000 km de mangles intocados, hay islas con playas y antiguas dunas, además de islas rocosas donde puede encontrarse una impresionante riqueza de fauna marina.

Protección

En 1940, se crearon las primeras áreas de protección en la región, esfuerzos que fueron multiplicados a partir de 1960, con la apertura de carreteras y el desarrollo de la industria extrativista. A partir de 1980, se crearon más de veinte nuevas áreas de protección, lo que mantuvo la cohesión y la preservación de los ecosistemas. Además de las veinticinco áreas que integran la zona núcleo, protegidas casi permanentemente a través de instrumentos legales, existen además cinco áreas tapón, totalizando más de 1.223.557 hectáreas que garantizan su integridad, en un total de casi dos millones de hectáreas protegidas.

El plan de manejo de esta área, que representa uno de los diez ecosistemas más amenazados del mundo, está centrado en la conservación de la biodiversidad y en la educación ambiental, incorporando incluso, el trabajo con las comunidades locales volcado para el desarrollo sustentable, conciliando actividades económicas tradicionales agregadas al turismo ecológico.

El interés científico del área ha crecido debido a la diversidad de formas de vida, relacionadas mutuamente en sistemas complejos, y a la de los varios ejemplos de procesos evolutivos y de desarrollo biológico, como la especiación. Investigaciones han revelado especies que han resultado del proceso especiación existente en la región, como el venado matero (Manzana bororo), una diferenciación genética entre cervídeos (venado de floresta), anteriormente incluidos en la especie de los American Manzana.

La region es el principal habitat del mayor y más amenazado primate americano, el muriqui (Brachitelles arachinoides), conocido en el medio científico como spider monkey.

Casi 600 individuos están siendo protegidos actualmente en esta área, lo que representa 1/5 del total de la población estimada de este primate en Brasil.

Patrimonio Mundial

Bosque Atlántico - Reservas del Sudeste
UNESCO logo.png Welterbe.png
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
BosqueAtlanticoBrasil.jpeg
CoordenadasS24 10 0.012 W48 0 0
PaísBandera de Brasil Brasil
TipoNatural
Criterios(vi)(ix)(x)
N.° identificación893
Año de inscripción1999 (XXIII sesión)
Lugar de celebraciónCosta atlántica; Estado de Paraná y Sao Paolo


El área protegida que compone el Patrimonio Mundial Bosque Atlántico Sudeste, está integrada por 25 unidades de preservación, con varias categorías de dominio, federal (Ibama) y estaduales (parques, reservas y estaciones ecológicas). De estas, 10 están situadas en el estado de Sao Paulo, 7 en el estado de Paraná y otras 8 compuestas de islas, manglares y playas en la frontera de los dos estados, constituida por extensa faja que va del litoral norte del estado de Paraná al litoral sur del estado de Sao Paulo.

El área es un mosaico de niveles de preservación, como estaciones ecológicas públicas y privadas, áreas de protección ambiental, reservas ecológicas, parques nacionales, entre otras, alcanzando un área núcleo de 493.028 hc, y 200 km de ancho. Es uno de los más significativos de los corredores biológicos brasileños y el de mayor concentración de remanescentes de la Selva Atlántica del país.

La reserva de la Selva Atlántica Suedeste fue inscrita en la Lista de Patrimonio Mundial en el año 1999 como Bien Natural, confirmando su valor excepcional. Los criterios que refrendan la inclusión de las 25 áreas, toman en cuenta que el conjunto en cuestión, atiende tres ítems descritos en la Convención para Protección del Patrimonio Mundial Natural criterios (ii), (iii) (iv).

Enlaces externos

Fuente