Saltar a: navegación, buscar

Calle Baratillo

Calle Baratillo
Información sobre la plantilla
Calle de La Habana, Cuba
Calle Baratillo.jpg
Una de las calles más peculiares de La Habana de intramuros.
Error al crear miniatura: Falta archivo

Empieza en la Plaza de Armas y termina en la de San Francisco.
TipoCalle
OrientaciónDe Norte a Sur
Nombres anterioresContaduría vieja, Villa Alta

Calle Baratillo. Una de las arterias de la Habana Vieja, en la zona más antigua de La Habana. Toma su nombre por las mercancías baratas que allí se vendían.

Historia

Casa del Conde de Santo Venia en la Plaza de Armas

Se le dio el nombre de Baratillo porque en ella estuvieron los primeros puestos de ventas menudas.

Casa del Marqués de Villalta, vista desde el muelle.
Puerta de la Casa del Marqués de Villalta, Baratillo No. 5.

Esta calle estaba dividida en dos tramos, por la casa que fue la Aduana.

La numeración empezaba por el número 1, que correspondía a la casa llamada de Santovenia, en la Plaza de Armas.

La número 2 era la llamada la Manzana de oro, por su valor cuando fue reedificada.

La casa No. 5 desapareció después del incendio que sufrió el día 15 de octubre de 1907. Era la fabricada por el Mar­qués de Villalta sobre el solar de la Aduana del siglo XVI. Allí estuvo muchos años la casa comercial de Drake y Co. y luego la casa depósito de vinos del Sr. Parejo.

Esta casa, señalada siempre por su magnitud y buen aspecto, tenía su puerta principal por la calle de Baratillo, pero el frente que daba al mar tenía también su entrada y correspondía a dependencias comercia­les. Su portada artística fue respetada por el fuego.

Antigua mansión colonial de la familia Pedroso después de restaurada, donde se encuentra la sala teatro de marionetas "El Arca".

La casa número 7 pertenecía desde su primera edificación a la familia de los Pedroso y tenía en lo antiguo su puerta principal a la calle de San Pedro.

Enfrente de esta el gobernador Maldonado mandó a construir en 1596 la primera Casa Consistorial o de Ayuntamiento, que fue vendida antes de terminarse al capitán don Pablo Pedroso y nunca cumplió su objetivo. Cuando se reconstruyó esta casa en 1820, la lápida que tenía en la puerta y declaraba haberse fabricado para Casa de cabildo, fue dividida en dos partes que sirvieron de cabezotes para la construcción de una de sus paredes.

A principios del siglo XIX la calle tenía sólo nueve manzanas e igual número de edificios, entre los que se destacaban la casa de los condes de Santo Venia, donde está hoy día el Hotel Santa Isabel, y el Tribunal de Cuentas, Aduana y Lotería, que en los años cincuenta del siglo XX fue derrumbado para levantar el Estado Mayor de la Marina de Guerra.

También la casa de Armona, luego Lonja del Comercio.

El tramo de calle que corresponde a la plaza, se llamó calle de los Oficios de escribanos, porque en ella tenían estos sus me­sas para el despacho de asuntos de pequeña monta.

Otros nombres por los que se conoció

Se conoció también con el nombre de Contaduría vieja porque desde principios del siglo XVII existía esta dependencia en el edificio conocido con el nombre de Aduana vieja. Esta calle desde la Aduana a la Plaza de Armas se llamó además Villa Alta, por el marqués de ese nombre que la habitaba en la casa número 5.

Importancia

A pesar de su corta extensión, es una de las calles más peculiares de La Habana de intramuros por los importantes edificios allí levantados y por unir a las plazas de Armas y de San Francisco.

Enlaces relacionados

Fuentes