Saltar a: navegación, buscar

Campeche

Ciudad de Campeche
Información sobre la plantilla
Ciudad de México
Campeche.gif
EntidadCiudad
 • PaísBandera de los Estados Unidos Mexicanos México
 • Fundación4 de octubre de 1540
GentilicioCampechano
Campeche11.JPG
Vista nocturna actual de la Ciudad de Campeche

Campeche. El 4 de octubre de 1540, Campeche fue la primera villa fundada por los españoles en la península de Yucatán.

Toponimia

El poblado de Ah-Kim-Pech, que en lengua maya significa “lugar de serpientes y garrapatas”, se fundó en la tercera centuría de nuestra era.

Escudo

El escudo de armas de la ciudad de San Francisco de Campeche, le fue otorgado en 1777 por el rey de España Carlos III. Está compuesto por cuatro cuarteles: dos con castillos en campo de gules y dos con galeones en campo de azur, todo el escudo esta orlado con el cordón de San Francisco y la corona real por servicios prestados.

Reseña Histórica

El 4 de octubre de 1540, Campeche fue la primera villa fundada por los españoles en la península de Yucatán.

Antes de la conquista española, el área que actualmente ocupa Campeche estuvo poblada por la civilización maya. Su suelo sirvió de tránsito para los itzaes y los xiues, conquistadores de las grandes ciudades de Chichen-Itza y Uxmal, que en su momento fueron el corazón del señorío de Can Pech que significa “lugar del Señor Sol garrapata” población que contaba con 15,000 habitantes aproximadamente, con unas 3,000 casas con paredes de lodo y techos de paja, muy similares a las actuales del área rural.

Las primeras incursiones españolas a Campeche, fueron comandadas por Francisco Hernández de Córdoba en 1517 y Juan de Grijalva en 1518; tiempo después, en 1540, Francisco de Montejo, “El Mozo”, decidió fundar una villa en el lugar que actualmente ocupa la plaza principal de Campeche, decretando la creación de San Francisco de Campeche, llamada antes San Lázaro y Salamanca.

Durante el periodo colonial, Campeche era un activo puerto comercial, centraba su atención en la explotación del palo de tinte, usado para la fabricación de colorantes y la fabricación de embarcaciones, y fungía como el puerto de entrada y salida de la provincia de Yucatán hacia la Metrópoli hispana. Esta riqueza y prosperidad provocó los ataques de piratas ingleses y holandeses, como Henry Morgan y William Parker, que buscaban no sólo apoderarse de las riquezas sino menoscabar el poderío de España, por lo que la corona española proyectó en 1651 la construcción de obras de protección en el puerto, que concluyeron en el siglo XVIII.

La villa fue elevada a la categoría de ciudad por Cédula Real de Carlos III en octubre de 1777. Después de la Independencia, Campeche fue la cabecera del departamento del mismo nombre que era uno de los cinco integrantes del estado de Yucatán, más tarde, el 7 de agosto de 1857, un grupo de liberales encabezados por Pablo García, inició un movimiento popular para que el Distrito de Campeche se separase de Yucatán y se convirtiera en un estado más de la federación, decisión que ratificó el presidente Juárez el 29 de abril de 1863, quedando Campeche como capital del nuevo estado.

Personajes Ilustres

  • José Jacinto Uc de los Santos Canek

Unas versiones señalan que fue aprendiz de tahonero nacido en el pueblo de Tixbulul (Lerma), otras en cambio ubican su nacimiento en el barrio de San Roman de la hoy ciudad de Campeche. Fue hijo de unos indios mayas asignados al servicio de los religiosos de la ciudad de las murallas, Campeche, quienes aprovechando su excepcional inteligencia y dinamismo se hicieron cargo de su educación.

Jacinto Uc Canek, fue sentenciado “a ser roto vivo, atenaceado, quemado su cuerpo y esparcidas sus cenizas por el aire”. Su cuerpo destrozado estuvo expuesto en la plaza principal de Mérida, después fue arrojado a la hoguera. “Con la misma saña y salvajismo usados en la conquista y quizá con mayor crueldad aun, por considerarse vencedores, así se condujeron los españoles y los criollos con los sublevados” (Berzunza pinto).

  • Pedro Sáinz de Baranda y Borreyro.

Marino y político. Nació en Campeche, el 13 de marzo de 1787, a los 11 años era ya grumete y a los 16, exactamente el 18 de octubre de 1803, causó alta como guardamarina en el ferrol. El 9 de noviembre de 1804 fue promovido a Alférez de Fragata e inició sus servicios como tal en el navío San Fulgencio. Disciplina, serenidad y valor demostró luchando al servicio de España en la Batalla de Trafalgar, donde fue herido. Ya restablecido de sus lesiones, causó alta en la marina real española el 4 de marzo de 1806.

Después de una larga y fecunda vida, Don Pedro Sáinz de Baranda y Borreyro, falleció en la ciudad de Mérida, Yucatán, el 16 de diciembre de 1845.

  • Justo Sierra Méndez

Político, escritor, periodista y abogado. Nació en Campeche el 26 de enero de 1848, sus padres fueron, la Sra. Concepción Méndez y Echazarreta y el doctor Justo Sierra O’reilly. Hizo sus primeros estudios en Campeche y los continuó en Mérida hasta la muerte de su padre, en enero de 1861, fecha en la que su familia se trasladó a la ciudad de México.

Murió el 13 de septiembre de 1912 en Madrid. Fueron solemnes las honras fúnebres que se le tributaron. Hoy descansa en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

En 1948, la UNAM lo declaró maestro de América y editó sus obras completas en 15 tomos, colección dirigida por Agustín Yañez.

Político, pintor y abogado. Nació en Campeche el 16 de junio de 1866, hijo del comerciante José Clausell y Marcelina Troconi. Realizó sus estudios en el Instituto Campechano, donde se distinguió por su carácter inquieto y rebelde. Allí mismo obtuvo el bachillerato. Falleció a la edad de 69 años, el 28 de noviembre de 1935, al despeñarse de una de las rocas ribereñas de las Lagunas de Zempoala, en el estado de Morelos, mientras realizaba una de sus frecuentes excursiones por el campo mexicano.

  • Pablo García y Montilla

Abogado y político. Nació en la ciudad de Campeche el 27 de enero de 1824, en la casa correspondiente al número 61 de la calle 61, hijo del modesto peluquero Sebastián García y de la señora María Francisca Montilla (modista) natural de Nueva Orleans.

Don Pablo García y Montilla, falleció en Mérida, Yucatán, el 31 de julio de 1895 con la nostalgia de su tierra y con la pena de haber perdido a dos de sus hijos. Le sobrevivieron, su esposa doña Josefa Mezquita, una hija y sus hijos, licenciados Luis y Sebastián.

  • Joaquín Blengio y Molina

Médico, político y poeta. Nació en Campeche el 16 de noviembre de 1834, segundo de los tres hijos de don José María Blengio y doña Concepción Molina. Estudió humanidades en el colegio clerical de San Miguel de Estrada, iniciando la cátedra de medicina en el naciente Instituto Campechano, carrera que concluiría en París, en la famosa Universidad de Sorbona en 1862.

Fue diputado a los congresos local y de la unión, juez del Supremo Tribunal de Justicia del estado y rector del Instituto Campechano en dos ocasiones. Su discurso inaugural pronunciado en la distribución de premios al ser abierta la biblioteca del Instituto Campechano fue traducido al inglés y al francés y publicado en periódicos de la ciudad de México. El Sr. José Ma. Vigil, autoridad nacional, lo reprodujo en el volumen que tienen las composiciones relativas a la inauguración de la Biblioteca Nacional recomendando su lectura por su expresión castiza y corrección completa.

El Dr. Joaquín Blengio falleció en las primeras horas de la tarde del martes 23 de abril de 1901 en la ciudad de Campeche.

  • Juan de Dios Pérez Galaz.

Escritor y periodista. Nació en Mérida, Yucatán, el 10 de julio de 1915; ahí permaneció hasta graduarse de abogado; sin embargo, desde muy joven escogió como su patria chica a Campeche; fue secretario particular del gobernador Héctor Pérez Martínez; sus actividades oficiales supo combinarlas con la inquietud cultural que siempre lo distinguió hasta su muerte; fue fundador del archivo público, de la biblioteca Tomás Aznar Barbachano y de la Biblioteca del Museo Arqueológico, Histórico y Etnográfico en la entidad; también fundó en 1944 el Archivo General de Yucatán.

Falleció en Mérida el 30 de mayo de 1988; fue incinerado y dispuso que sus restos fueran depositados en el mar frente a la ciudad de Campeche. Su decisión se cumplió el 7 de junio de 1990, en una solemne ceremonia de la celebración del día de la libertad de prensa.

  • Héctor Pérez Martínez.

Escritor y político. Nació en la ciudad capital de Campeche el 21 de marzo de 1906. Fue el primogénito del licenciado Juan de la Rosa Pérez Canabal y de la señora María Martínez Alomia. Sus primeros años los estudia en la escuela de Florinda Batista, en el colegio del licenciado Manuel R. Samperio y en el Instituto Campechano. Pérez Martínez, muy joven se trasladó a la ciudad de México, donde corrieron sus días como estudiante en la escuela preparatoria de San Ildefonso.

Cuando se veía la presencia del secretario de Gobernación en incansable trabajo como servidor de México, a la edad de 42 años le sorprendió la muerte en el puerto de Veracruz, el 12 de febrero de 1948, víctima de un síncope cardiaco.

Así, en un momento, se fue la vida de Pérez Martínez, y México perdió "uno de los hombres públicos más ilustrados y patriotas en lo que va del siglo" y Campeche, a uno de sus hijos más distinguidos del siglo XX. Periodista ante todo, como lo señalara Fernando Benitez.

  • María Lavalle Urbina

Educadora y abogada. Nació en la Cd. de Campeche en 1908, realizando en este lugar todos sus estudios hasta 1926 en que obtuvo el grado de profesora de educación primaria elemental y superior. El título de licenciada en derecho en 1945. Tuvo una larga y variada carrera, fue entre otras cosas, directora de escuela primaria en 1943, dirigió la campaña de alfabetización en Campeche de 1944 a 1947, ejerció la docencia en la escuela normal incorporada al instituto campechano.

Escribió numerosas conferencias y pronunció innumerables discursos. El gobierno del estado de Campeche publicó en 1988, tres volúmenes que contienen su obra y son testimonio del prestigio y sabiduría que la ilumino. Falleció en la ciudad de México el 23 de abril de 1996.

  • Juan de la Cabada Vera

Escritor. Nació en la ciudad de Campeche en 1903. Lo distinguió su carácter franco e inquieto. A los dieciocho años encontró trabajo en los campos petroleros de Tampico. Viajero, se fue a Cuba a edad temprana, al regresar a México se dedicó a conocer el país.

Radicó en la ciudad de México de 1923 a 1927, donde empezó a publicar sus primeros cuentos y relatos. Colaboró en diferentes publicaciones como El Libertador, Espartaco y El Machete, órganos del Partido Comunista Mexicano al que siempre perteneció, habiendo sido en 1979 candidato a diputado federal por ese organismo político, por el distrito del Carmen, Campeche. Fundador activo de la liga de escritores y artistas revolucionarios (lear), en 1923 asistió al primer congreso de escritores Americanos reunidos en Nueva York en mayo de 1935, a su retorno lo eligen presidente de la liga.

Su valiosa biblioteca fue adquirida por el exsecretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios a título personal en 150 millones de pesos, donando el acervo a la Universidad Veracruzana el 4 de abril de 1990. Las gestiones las realizó la Sociedad General de Escritores de México, encabezada por Eraclio Zepeda y Luis G. Basurto. Libros, documentos personales e históricos, obra gráfica y pictórica, así como textos inéditos de Juan, se han incorporado al patrimonio de la mencionada Universidad en la ciudad de Jalapa, habiendo hecho la entrega su viuda Esther Martínez, de origen cubano.

  • Roman Piña Chan

Arqueólogo. Nació en la ciudad de Campeche el 29 de febrero de 1920, hijo de Francisco Piña y de Tranquilina Chan; es un notable estudioso de la antropología y arqueología no solamente de Campeche, sino de otros muchos lugares de la República. Estudio en la Escuela Nacional de Antropología y en 1917 obtuvo el grado de doctor con la presentación de la tesis arqueología y tradición histórica. Ocupo diversos cargos hasta 1980 en que se reincorporó definitivamente al trabajo de campo y al gabinete como investigador.

Sin contar los galardones a que se hizo acreedor antes del accidente, Roman recibió su primer homenaje en julio de 1985. Se le tributó en el Instituto de Investigaciones Antropológicas en el “Simposio, Vida y Obra de Roman Piña Chan”. El gobierno del estado de Campeche, le concedió la medalla Justo Sierra, reconociendo de esta manera su enorme tarea profesional.

Fuentes