Saltar a: navegación, buscar

Combate de Chaparra

Combate de Chaparra
Información sobre la plantilla
Combate5.JPG
Combate de fuerzas mambisas contra una columna española en Chaparra.
Fecha:2 de octubre de 1873

Combate de Chaparra. El 2 de octubre de 1873 fuerzas del Ejército Libertador, bajo el mando del Mayor General Calixto García Íñiguez, combatieron contra una columna española de unos 700 efectivos, dirigida por el Coronel Federico Esponda.

Localización

La bahía de Chaparra se encuentra unida a la de Puerto Padre, y la zona (o sitio) de Chaparra se encontraba ubicado a unos 10 km al este de Puerto Padre, en la costa norte de la antigua provincia de Oriente, cerca de la desembocadura del río de igual nombre, hoy provincia de Las Tunas. Actualmente se caracteriza por ser una zona eminentemente azucarera, correspondiente al municipio Jesús Menéndez.

Contexto

Días antes Calixto García había derrotado al enemigo en el combate de Santa María del Ocujal, también conocido como Copo del Chato (18 km al sursureste de Puerto Padre), tras lo cual se retiró a su campamento de Chaparra. La tropa española había salido de Holguín el 24 de septiembre y en el trayecto Esponda fue avisado del combate, pero cuando llegó a Santa María del Ocujal ya este había concluido y solo alcanzó a ver el campo cubierto de cadáveres de sus compatriotas.

Desarrollo

El 2 de octubre Esponda llegó a Chaparra con su tropa, pero Calixto García ya había tomado las medidas necesarias para el combate. El jefe cubano había desplegado su infantería, bajo las órdenes del entonces coronel Antonio Maceo, en la margen derecha del río y prolongaba sus fuerzas en ángulo recto sobre el flanco derecho del enemigo, adoptando el clásico martillo.

La caballería, bajo las órdenes directas del Mayor General García, se había dislocado en una guardarraya cercana. Una vez iniciada la acción, Esponda comprendió que bajo ningún concepto podía buscar la salida del combate a través del cauce del río, porque allí sería aniquilado.

Por tal razón, a pesar del fuego sostenido de los infantes cubanos, arremetió de frente con una carga a la bayoneta contra las líneas de aquellos, abriendo una brecha por la cual salió la columna para abandonar el campo de la acción. Si bien esta valiente decisión salvó a la tropa española de un completo desastre, no pudo evitar que sus pérdidas fueran numerosas, lo que obligó a grandes esfuerzos para impedir que su retaguardia, con gran cantidad de heridos, cayera en manos de los cubanos.

Las bajas de las tropas coloniales se calcularon en unas 150, pero Esponda informó 112. Según el parte de Calixto García, en el campo fueron abandonados 22 muertos y heridos. Las bajas cubanas fueron escasas y no están precisadas.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. Hechos y personajes de la Historia de Cuba. Recopilación Bibliográfica. La Habana, 2015. 320 p.
  • Diccionario enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomo II. Acciones combativas. Centro de Estudios Militares de las FAR, 2006.
  • Empresa de Cartografía. Esbozo biográfico del mayor general Calixto García, Holguín, 1987. Pág. 6.
  • Dirección Política de las FAR. Historia militar de Cuba. La Guerra de los Diez Años, La Habana. [Sin autor.] Págs. 89-90.
  • Juan E. Casasús. Calixto García. El estratega, La Habana, 1962. Págs. 84-85.