Combate de Veguitas (1958)

(Redirigido desde «Combate de Veguitas»)
Combate de Veguitas
Información sobre la plantilla
Fecha:16 de enero de 1958
Lugar:pueblo de Veguitas,
municipio Yara
provincia de Oriente
(actual provincia de Granma),
Cuba Bandera de Cuba
Resultado:
Victoria revolucionaria
Ejecutores o responsables del hecho:
Ejercito Rebelde


El combate de Veguitas se desarrolló el 16 de enero de 1958 en el pueblo de Veguitas (provincia de Granma), donde tres pelotones de combatientes deciden atacar y tomar el cuartel que se encontraba en ese pueblo.

Sucesos antes del combate

El comandante Fidel Castro le ordena a tres pelotones, incluyendo en el que se encontraba Juan A. Olivera, la misión de atacar el lugar que ellos decidieran por un período de un mes. Caminaron bastante hasta llegar cerca del central San Ramón (Campechuela), por algunos compañeros de ese lugar supieron que los soldados que habían en el cuartel eran alrededor de 30, por lo que planificaron para atacarlo y tomarlo. Como Manuel Olivera Álvarez conocía el lugar les informó por donde debían situarse los pelotones para que no tuvieran oportunidad de salir los soldados, pero alrededor de las 6 a 7 horas antes de atacar el cuartel los chivatearon, motivo por el cual no pudieron realizar el ataque, esto aumentó el descontento e inquietud en toda la tropa, pues solo quedaban de 6 a 7 días para que concluyera el tiempo previsto.

Preparación para el combate

El compañero Eddy Zuñol decidió ver a Fidel, el que ordena que no fueran a planificar ninguna operación y que regresaran de inmediato. Sin un estudio previo planificaron atacar el cuartel de Veguitas el 16 de enero de 1958, que está en la carretera que une a Manzanillo con Bayamo, el cuartel se encontraba en el centro del pueblo a un costado del parque, como esto se planificó a la carrera y sin un análisis profundo se cometieron algunos errores, el primero, las fuerzas destinadas para impedir la entrada de refuerzo no fueron suficiente, en dirección a Bayamo se mandó una escuadra a ocupar posición en el puente, con la orden de detener el refuerzo que viniera en ese lugar, en dirección a Manzanillo fueron 3 o 4 compañeros con la misma misión, de no permitir la entrada de refuerzo. El pelotón de Olivera era el encargado del ataque al cuartel por la parte norte, el otro pelotón la parte sur y oeste. Con una ametralladora 30 nos acercamos al cuartel, protegidos por la bull dozer, aceleraron al máximo para llegar al cuartel y el operador abandonarlo por la parte de atrás. Las cosas no salieron como esperaban por lo que se perdió el factor sorpresa, tuvieron que entrar al pueblo y desde el parque atacar a los soldados, ya estos habían ocupado posiciones, por eso las tropas tienen un herido. El cuartel no se pudo tomar, por las condiciones y causas ya explicadas.

Retirada del combate

Cuando se retiran no lo hacen por el camino que tenían previsto para el regreso, utilizaron el camino para Canabacoa que venía de Estrada Palma, donde había sospechas que el ejército podía preparar emboscada. En la retirada se utilizaron 3 camiones, uno por pelotón, cuando vieron los guardias, los compañeros que iban arriba del camión comenzaron a disparar con una basuca y le desbarataron el motor del camión, se creó una confusión, y pasaron unos segundos sin que el enemigo disparara hacia nosotros, esto fue aprovechado por nuestro pelotón, nos tiramos de los camiones y nos dispersamos cruzando por debajo de unos alambres en dirección a un potrero, después de alrededor de 30 minutos de carrera para alejarnos del lugar de la emboscada se encuentran con un compañero llamado Chino Mariano, éste como conocedor de la zona les orientó seguir en esa misma dirección .

Sucesos ocurridos cuando llegaron con Fidel

Pasaron el día completo caminando hasta en horas de la noche y llegaron cerca de Santo Domingo, un lugar donde se encontraba Fidel esperándonos, nos reunió y pidió una amplia información de lo sucedido, le explicamos detalladamente lo que pasó, él planteó que si hubo heridos y muertos en la emboscada, lo que desconocíamos, los jefes de pelotones la pagarían con su vida. Posteriormente da la orden de bajar para un arroyo que se encontraba alrededor de unos 200 a 300 metros hasta que llegaran los demás compañeros, sin moverse del lugar. En los tres días próximos llegaron todos los compañeros que faltaban. En esa emboscada perdimos un fusil, una caja con cintas vacías y anillos para hacer las cintas de metal. Los jefes de pelotón continuaron en su tropa, pero con una sanción.

Fuentes

  • Archivos de la Asociación de Combatientes de la Revolución.