Saltar a: navegación, buscar

Desierto Thar

Desierto de Thar
Información sobre la plantilla

Desierto de Thar.jpg
Países Bandera de la India India Bandera de Pakistán Pakistán
Idiomas regionales
árabe tark

Desierto Thar. En rajastaní, también conocido como el gran desierto indio, es una extensa región de desierto arenoso situada al noroeste de India y al este de Pakistán. Este desierto limita al noroeste con el río Sutlej, al este con la cordillera Aravalli, al sur con el pantano de agua salada conocido como Rann del Kachchh —o en fonética inglesa "Kutch"— y al oeste con la llanura del río Sind (o Ιndo). Situado principalmente en el estado de Rāyasthān, en la India, el desierto de Thar tiene una longitud de alrededor de 805 km y una anchura de 485 km aproximadamente.

Ubicación

Patrulla fronteriza
Desierto Thar, extensa región de desierto arenoso situada al noroeste de India y al este de Pakistán. El desierto limita al noroeste con el río Sutlej, al este con la cordillera Aravalli, al sur con el pantano de agua salada conocido como Rann de Kutch y al oeste con la llanura del río Indo. Situado principalmente en el estado de Rājasthān, en la India, el desierto de Thar tiene una longitud de alrededor de 805 km y una anchura de 485 km aproximadamente. El terreno lo forman colinas de arena onduladas, entre las que hay vegetación dispersa y elevaciones rocosas. La altitud varía entre los 457 m en las cumbres más bajas de los Aravallis, y los 61 m cerca de Rann de Kutch. La media de precipitaciones, escasas, oscila entre los 127 y los 254 mm al año. Las temperaturas ascienden hasta los 52,8 °C en julio. Se han recuperado áreas del norte y el oeste del desierto para el uso agrícola. La principal actividad de su escasa población es el pastoreo; son importantes las industrias del cuero y la lana. En 1974 India detonó su primera bomba atómica en la región.

Terreno

El terreno lo forman colinas de arena onduladas, entre las que hay vegetación dispersa y elevaciones rocosas. La altitud varía entre los 457 m en las cumbres más bajas de los Aravallis, y los 61 m cerca de Rann de Kachch. La media de precipitaciones, casi todas en forma de chaparrones, oscila entre los 127 y los 254 mm al año durante la estación del monzón . Las temperaturas ascienden hasta los 52,8 °C en julio. Desde la segunda mitad del siglo XX se han recuperado áreas del norte y el oeste del desierto para el uso agrícola, especialmente merced al canal artificial de riego llamado Indira Gandhi. La principal actividad de su escasa población es el pastoreo; son importantes las industrias del cuero y la lana. En 1974, India detonó su primera bomba atómica en la zona más despoblada del Thar.

En este desierto se encuentran unas de las últimas poblaciones de león asiático en estado silvestre.

Por el noroeste el de Thar es continuado, ya íntegramente dentro de territorio pakistaní, por el desierto de Cholistán.

Patrulla fronteriza

Las fuerzas de seguridad de la India patrullan en camello la frontera con Pakistán en el estado de Rājasthān. Las onduladas colinas de arena del desierto de Thar, también denominado Gran Desierto Índico, son compartidas principalmente por ese estado noroccidental indio y por la provincia oriental paquistaní de Sind.

Acción erosiva

El viento, por sí mismo, no tiene suficiente fuerza para producir efectos de meteorización. Lo que sí puede hacer es transportar partículas que, cuando chocan con el terreno, lo van desgastando. Este tipo de erosión suele ser lento y, para que se produzca, el territorio debe estar desnudo, ya que la vegetación disminuye o anula el efecto.

La erosión eólica se produce, pues, en zonas áridas, como los desiertos y la alta montaña. Estos tienen además otra característica imprescindible: las grandes diferencias de temperaturas. Esto hace que la roca se rompa y la erosión eólica pueda actuar con mayor eficacia.

La corrosión es la abrasión sufrida por las rocas al ser friccionadas por los impactos de las partículas arenosas que son transportadas por el viento. Cuando estas partículas golpean las rocas sufren a su vez una transformación, tomando un aspecto redondeado. Cuando el viento pierde fuerza va depositando los materiales transportados de forma gradual, lo que habitualmente da lugar a la acumulación de partículas de similar tamaño y peso.

Fuente

  • Curtis y barnes. Invitación a la biología. Ed. Panamericana. 2000.
  • Gabriel, a. Los desiertos de la Tierra y su exploración. Ed. Alhambra S.A. 1972.
  • Odum, e. p., sarmiento, f. o. Ecología. El puente entre la ciencia y la sociedad.
  • Ed. McGraw-Hill Interamericana.
  • Page, j. Planeta Tierra. Los desiertos. Ed. Planeta S.A. 1987.
  • Porta, j., lópez-acevedo, m., roquero, c. Edafología para la agricultura y el Medio Ambiente. Ed. Mundi-Prensa. 1994.