Saltar a: navegación, buscar

Diversidad

Diversidad
Información sobre la plantilla
Diversidaddd.jpeg

Diversidad. Es la multitud de formas que presentan los organismos vivos apenas puede ser abarcada en su conjunto. Ningún individuo es exactamente igual a otro; incluso dentro de comunidades estrechamente emparentadas se encuentra una fuerte variación, ello es particularmente perceptible en lo que respecta al hombre, animales y plantas, en relación con ello es posible distinguir una gran multitud de estirpes, se calcula que actualmente existen unas 500.000 especies vegetales y más de dos millones de especies animales.

Entendemos por diversidad biológica o biodiversidad la variedad de formas de vida que habitan la tierra. La diversidad se compone no sólo de un elemento, sino de la variación y la abundancia relativa de especies de modo que las medidas de diversidad así consideran estos dos factores: riqueza de especies, que es el número de especies; y uniformidad, esto es, en qué medida son abundantes las poblaciones de cada especie.

Niveles de diversidad

Se pueden clasificar según los niveles de organización en:

Diversidad genética

Cada individuo de una especie posee un código genético fruto de la evolución de millones de años. En el genoma está escrito el futuro genotipo de cada individuo, provocando la gran diversidad existente incluso dentro de una misma especie.

Diversidad de especies

A la diversidad global del planeta van a contribuir por una parte las especies politípicas (aquellas que se encuentran muy extendidas y que en cada lugar aparecen con unas características determinadas) que en cada zona aparecen como una raza o subespecie, pero siempre dentro de la misma especie. Y por otra y tan importante como las anteriores, serán aquellas cuya distribución geográfica se circunscribe a un área muy localizada, constituyendo los endemismos; y que requieren una especial protección.

Diversidad de ecosistemas

Viene dada por la multitud de ecosistemas que integran la tierra. En este nivel de diversidad existe cierta imprecisión por la dificultad de aislar el concepto de ecosistema, ya que hay que cuantificar los factores que diferencian dos ecosistemas. Lo más normal para su definición es atender a las especies animales y vegetales que los habitan.

Diversidad paisajística

En este nivel se englobarían los ecosistemas, en el cual una sola unidad de paisaje estaría formada por uno o varios ecosistemas.

Conservación de la Diversidad

Se debe enfocar como una actividad múltiple e integradora que debe atender a los distintos niveles de diversidad y que implica un compromiso con el medio ambiente. Debido al dinamismo de los procesos naturales será una actividad abierta y cambiante. Para contribuir a la conservación de la biodiversidad será necesario considerar aspectos abarcados por distintas áreas del conocimiento como:

  • Ciencias naturales (biología, ecología, evolución, genética…)
  • Ciencias sociales (antropología, economía, derecho…)
  • Biología de la conservación (manejo de especies amenazadas, gestión de espacios protegidos, restauración ambiental…). Esta actividad surge como una respuesta a las situaciones críticas, cuando un ecosistema o alguna de sus especies integrantes, está en peligro de extinción o en declive.

Los principios de su conservación pueden resumirse en:

El cambio evolutivo es el único proceso que permite explicar la biodiversidad actual. Deberá mantenerse la capacidad evolutiva de cada comunidad, ya que éste es uno de los principales objetivos de su conservación. No se debe tender a la conservación del estado actual, sino que se debe dejar actuar a la evolución.

Otro de los factores a tener en cuenta sería el dinamismo ecológico. La composición de una comunidad cambia con el tiempo. El equilibrio de un ecosistema es la suma de los equilibrios relativos de sus componentes. Los sistemas ecológicos no son cerrados sino que están influidos por el exterior.

El ser humano forma parte de la biodiversidad. Debe relacionarse con su ecosistema integrándose en él, ya que sus actividades forman parte de su evolución. Actualmente hay que considerar al hombre como una especie con gran capacidad para influir en el entorno y muchas veces una fuente de problemas para la conservación. Es, además, un creador de paisajes artificiales.

El hombre debería estar identificado con las otras especies del ecosistema, viendo en ellos una fuente de beneficios que puede aprovechar, para que centre sus esfuerzos en el respeto y conservación de esos recursos. Dentro de la conservación se deben establecer medidas de mantenimiento y de control. Una vez alcanzados los objetivos conservacionistas, se debe mantener una Línea de Actuación Sostenida, cuya función será la de detectar posibles problemas para atajarlos rápidamente y mantener la línea de actuación establecida. Otro aspecto muy importante es dotar a la sociedad, de una educación ambiental lo suficientemente amplia como para poder actuar en consecuencia.

Catalogación de especies amenazadas

En las últimas décadas se ha tomado conciencia de la importancia de conservar la diversidad biológica. Por ello se recurre a la catalogación de especies en peligro, incluyéndolas en libros rojos y listas rojas. Contribuyendo de esta forma a la difusión de las especies amenazadas y centrando la atención en medidas de conservación diseñadas para su conservación.

La catalogación la establece la U.I.C.N. (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), organismo no gubernamental (ONG), utilizándose en una amplia gama de publicaciones y listados internacionalmente reconocidos, así como también por numerosas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

Para elaborar estos catálogos es necesario realizar estudios previos que permitan establecer una serie de categorías. En la categorización se toma por acuerdo como unidad básica el taxon. El taxon se define como: especie o nivel taxonómico inferior (subespecie, variedad, etc.), incluyendo formas que no están aún formalmente descritas.

A cada taxon se le aplican una serie de criterios (de naturaleza claramente cuantitativa). Como resultado se incluye a cada taxon en la categoría que se considera más adecuada para él. Estos criterios tienen en cuenta una serie de características de los táxones, tales como su distribución actual, su tendencia, etc.

Una vez aplicados los criterios y a partir de la información obtenida podrán conocerse qué especies se encuentran en condiciones adecuadas, qué especies están en regresión, etc. De esta forma se pueden confeccionar listados que agrupan las especies según su necesidad de protección, en una serie de categorías. El proceso llamado categorización sólo debe ser aplicado a poblaciones silvestres dentro de su distribución natural y a las poblaciones que resultan de introducciones benignas (definidas en el borrador de "Directivas para las Reintroducciones" de la U.I.C.N.).

La catalogación de especies ha sido actualizada y revisada en 1994 por la U.I.C.N. Explicaremos tanto ésta como la anterior a 1994, pues ésta última sigue vigente en determinadas publicaciones (por ejemplo: Libro Rojo de las Especies vegetales amenazadas de España peninsular e Islas Baleares).

Biodiversidad (neologismo del inglés Biodiversity, a su vez del griego βιο-, vida, y del latín diversĭtas, -ātis, variedad), también llamada diversidad biológica, es, según el Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica, el término por el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y los patrones naturales que la conforman, resultado de miles de millones de años de evolución según procesos naturales y también de la influencia creciente de las actividades del ser humano. La biodiversidad comprende igualmente la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie que permiten la combinación de múltiples formas de vida, y cuyas mutuas interacciones y con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el planeta.

Fuentes

  • Fermín Martín Piera (1997). «Apuntes sobre Biodiversidad y Conservación de Insectos: Dilemas, Ficciones y ¿Soluciones?». Monográfico Los Artrópodos y el Hombre (Sociedad Entomológica Aragonesa, SEA) 20: pp. 25-55.
  • Constanza, R.; d'Arge, R.; de Groot, R.; Farber, S.; de Grasso, M.; Hannon, B.; Limburg, K.; Naeem, S.; O'Neil, R.V.; Paruelo, J.; Raskin, R.G.; Sutton, P.; van der Belt, M. (1997). «The value of the world's ecosystem services and natural capital». Nature 387: pp. 253-260.
  • Whittaker, R.H. (1972). «Evolution and measurement of species diversity». Taxón 21: pp. 213–251.
  • Benton, M. J.. (2001). «Biodiversity on land and in the sea.». Geological Journal 36 (3-4): pp. 211-230.
  • Debinski, D. M.; Ray, C.; Saveraid, E. H. (2001). «Species diversity and the scale of the landscape mosaic: do scales of movement and patch size affect diversity?.». Biological Conservation 98: pp. 179-190.
  • Biodiversidad.