Saltar a: navegación, buscar

Educación energética

Conciencia de ahorro energético
Información sobre la plantilla
Xx.JPG
La escuela, como institución social responde por la formación de las nuevas generaciones, en conjunto con la familia y la comunidad, es la encargada de inculcar los valores de conciencia y ahorro energético a los escolares.

Educación energética. Constituye uno de los pilares fundamentales del Programa de Ahorro de Electricidad en Cuba (PAEC). El Ministerio de Educación, en coordinación con otros organismos y con la asesoría técnica del Ministerio de la Industria Básica , desarrolla desde el curso 1997‑1998, el Programa de Ahorro de Energía en el Ministerio de Educación (PAEME) en todos los niveles de enseñanza, como parte de la formación integral de las actuales y futuras generaciones de cubanos.

Objetivo general del PAEME

El objetivo de este programa es contribuir a la for­mación de las actuales y futuras generaciones sobre una conducta cívica responsable, que partiendo del conocimiento de la situa­ción energética actual que vive el país, garantice una toma de conciencia de la necesidad del uso racional de la energía eléctrica, su ahorro y la consecuente contribución a la protección del medio ambiente, en el marco del desarrollo sostenible.

Objetivos específicos

Profundizar en el conocimiento relacionado con el desarrollo de una actitud consciente en el uso racional de la energía eléctri­ca y su contribución a la protección del medio ambiente; así como la determinación de las vías más apropiadas para lograrlo. Contribuir en la motivación e inquietud científica y tecnológica, sobre el conocimiento, aplicación e incremento de las fuentes de energía renovables. Capacitar de forma escalonada al personal de todas las instan­cias de dirección del MINED, para la formación, en las actuales y futuras generaciones de cubanos, de una conciencia sustentada en el uso racional de la energía eléctrica y la protección del en­torno. Analizar los objetivos y contenidos de los documentos normati­vos vigentes para realizar los ajustes que permitan la inclusión de temáticas de ahorro energético y su correspondiente tratamien­to metodológico en el desarrollo del Proceso docente-educativo.

Papel en centros educacionales

La escuela como formadora integral de valores en edades temprana, juega un papel decisivo en la toma de conciencia Para el curso escolar 1998‑1999, se elaboraron orientaciones metodológicas que dan continuidad a la estrategia general del programa. Estos documentos se apoyan en dos direcciones principales, encaminadas al:

  1. Fortalecimiento del trabajo orientado a la formación de motivaciones, valores, conocimientos, habilidades y actitudes, asociadas al uso racional de la energía eléctrica, su ahorro y su contribución a la protección del medio ambiente.
  2. Desarrollo de la evaluación del impacto del PAEME a nivel de centro y territorio.

La primera de estas direcciones se basa en la motivación, el conocimiento y las habilidades relacionadas con el ahorro de la energía eléctrica que los estudiantes deben de adquirir. Estos aspectos se traducen en actitudes, conductas cotidianas y en la necesidad que se asocien a la formación de los valores que caracterizan y potencian la sociedad socialista. Ello eleva la importancia de la labor que dirigida al ahorro de energía, se le ha encomendado a la escuela en sus vínculos con la familia y la comunidad.

En la Segunda Dirección, forman parte de la evaluación, los resultados de la aplicación de las orientaciones iniciales, elaboradas para cada enseñanza y en particular, las precisiones referidas a la formación de valores, los que constituyen el motor impulsor de esta actividad hasta, lograr el desarrollo de verda­deros hábitos de ahorro energético.

Estas direcciones insertan en el trabajo pedagógico de los centros docentes una decisiva influencia en el desarrollo de la personalidad de los niños, adolescentes y jóvenes, que no solo afirme su actuación responsable en un escenario emergente actual de ahorro de energía, y sobre todo, que se establezca cualidades que deben caracterizar al hombre del mañana. De tal forma, las acciones pedagógicas orientadas al ahorro de energía se proyectan hacia la formación de una Cultura Energética en la sociedad cubana que aporte un mayor beneficio para el pueblo en el futuro.

Conciencia energética

En la formación de una conciencia de ahorro de energía es indispensable la interiorización de valores tales como: la responsabilidad, la solidaridad, el patriotismo, la honestidad, y la disciplina social, que entre otros elementos, conforman la educación político-ideológica y ciudadana que se debe conseguir en las nuevas generaciones de cubanos.

El aseguramiento metodológico encaminado a conseguir la aplicación del PAEME y en particular la formación y desarrollo de valores presupone:

  1. Considerar la personalidad en su integridad.
  2. Centrar el proceso de la formación de valores en las necesidades del individuo en las diferentes etapas de su desarrollo, en correspondencia con las exigencias sociales.
  3. Desarrollar una actitud favorable y valorativa hacia los conocimientos y habilidades, utilizando las posibilidades que brinda el contenido de las diferentes asignaturas.
  4. Seleccionar métodos que promuevan la participación independiente y garanticen que los educandos elaboren sus proyectos de vida y desarrollo personal, tomen decisiones y se cree un clima que aliente el pensamiento crítico y reflexivo.
  5. Promover el respeto y amor a las tradiciones y normas de convivencia social.

En correspondencia con lo anterior, el trabajo metodológico de los centros educacionales tendrá que ser muy creativo. En el marco de aplicación del PAEME se trabaja en las escuelas, empleando diversas fuentes alternativas de energía, con la parti­cipación de alumnos y trabajadores en actividades, tales como:

  • Instalación de molinos de viento para el abasto de agua.
  • Construcción de fogones eficientes que trabajan con biomasa (leña, bagacillo, cáscaras).
  • Iluminación, utilizando paneles fotovoltaicos.
  • Instalación de generadores eólicos.
  • Construcción de plantas de biogas.
  • Calentadores y cocinas solares.

Formación de valores energéticos

La escuela debe jugar el papel que le corresponde en la formación de valores y actitudes asociadas al uso racional de la Energía Eléctrica, su ahorro y el empleo de fuentes de energía renovable.

La aplicación sistemática, en todos los centros docentes, del Programa de Ahorro de Energía en el Ministerio de Educación (PAEME), contribuye a formar, en las actuales y futuras generaciones, una conducta cívica responsable que parte del conocimiento de la situación energética del país y permite interiorizar la necesidad del uso racional de la Energía Eléctrica, su ahorro y el consecuente aporte social a la protección del medio ambiente.

Para contribuir al desarrollo de una conciencia de ahorro energético, es fundamental formar valores tales como: la responsabilidad, la solidaridad, el patriotismo, la honestidad y la disciplina social que, entre otros componentes, conforman la educación político‑ideológica y ciudadana que se debe lograr en las nuevas generaciones de cubanos.

Fuentes

  • [Castro Ruz, Fidel. "Informe Central al V Congreso del Partido Comunista de Cuba". Suplemento del periódico Granma. La Habana, Octubre de 1997. 14 pag.]
  • [Castro Ruz, Fidel. "Los Valores que defendemos". Discurso pronunciado el 24 de Febrero de 1998. Material impreso. La Habana, 1998. 48 pag.]
  • "El Camino Hacia la Era Solar". Material didáctico sobre las razones y posibilidades para el aprovechamiento de la energía renovable. Elaborado por un colectivo de autores del MINED, con la colaboración de EcoSol, División Copextel SA. CUBASOLAR y EUROSOLAR. 1996. 80 pag.
  • Ministerio de Educación. "Orientaciones para la aplicación del PAEME en los centros docentes durante el curso 1998 ‑ 1999". Folleto. La Habana, 1998. 8 pag.