Saltar a: navegación, buscar

Estanco del Tabaco

Estanco del tabaco
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo
Concepto:El Estanco del Tabaco fue establecido por España para monopolizar su comercio, lo que iba en detrimento de los productores criollos.
Estanco del Tabaco. Disposición y sistema comercial establecidos por el régimen colonial español para monopolizar el comercio del tabaco, fijando los precios a su arbitrio, lo cual provocó numerosas revueltas en Cuba, entre ellas la llamada “Insurrección de los vegueros”, que constituyó el primer alzamiento armado criollo contra las autoridades.

Una nueva planta comercial para la metrópoli

El tabaco es una planta autóctona de Cuba y de otras regiones caribeñas de la que los indígenas fumaban las hojas secas y que además empleaban con fines rituales y medicinales.

Cuando Cristóbal Colón llegó Cuba en 1492, observó que los indígenas fumaban unas hojas enrolladas o valiéndose de una caña o tubo llamado tobago, de donde derivó después el nombre común de la planta de tabaco. A la planta en sí la llamaban cohíba.

Tras la colonización la creciente demanda del tabaco resultó un estímulo para el asentamiento de miles de inmigrantes, en especial procedentes de Islas Canarias, que, de paso, establecieron un nuevo sistema de pequeñas fincas o vegas en detrimento del latifundio, no sin ásperas luchas con los latifundistas.

El fomento de las vegas hizo factible la población de los rincones más recónditos del país y contribuyó a disolver el sistema de tenencia de tierras comunales y ejidos. Por ejidos se entendían las tierras de uso común situados generalmente en los lindes de la población. El cultivo del tabaco se caracterizó por ser, en general, trabajo de hombres libres, pequeños propietarios que prodigaban a la hoja los cuidados que no iban a tener con manos esclavas. El tabaco se exportaba en rama, o sea, en hojas secas, o en polvo o rapé, pues inicialmente se prefería aspirar el polvo de tabaco a fumarlo en puros o en pipas. Los cigarrillos fueron un invento muy posterior.

El Estanco, otros impuestos y sus consecuencias

Desde sus inicios comerciales, el tabaco aparece en la historia de las disposiciones legales de la metrópoli por el monopolio mercantil que establecieron y las prohibiciones religiosas de que fue objeto, por lo que se instauró su comercio fundamentalmente por la vía de contrabando.

Con respecto comercio en general de importación y exportación, la metrópoli española estableció desde el siglo XVI hasta la primera mitad del siglo XVIII un sistema fiscal y de monopolio a las exportaciones de los productos agrícolas cubanos, que solo benefició a los comerciantes, al clero español en Cuba y a la Corona. Los principales impuestos, desde sus inicios, consistían en los siguientes:

El diezmo, que era la apropiación de la décima parte de los productos, que se repartían entre el rey, el clero y las autoridades municipales.

El quinto, o sea, el 20% de los productos de las minas, que pasaban en su totalidad a manos del rey.

El almojarifazgo, que era un impuesto sobre la entrada y salida de mercancías, y también pertenecía al rey. Se pagaba de un 75% a un 15% sobre el valor de las mercancías importadas, en dependencia de su tipo, y un 2,5% de los productos que se exportaban.

Sin embargo, de 1555 en adelante, se creó un verdadero rosario de impuestos que contribuyeron a agravar la situación de los escasos productores, especialmente vegueros, azucareros y ganaderos, y a desincentivar la producción.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Tercios de tabaco para la exportación.
La política de exclusivismo comercial de España, que permitía a sus posesiones comerciar solamente con la metrópoli, se caracterizó por el establecimiento de las siguientes entidades: el Estanco del Tabaco, para monopolizar la compra y exportación del tabaco, fijando su precio a su arbitrio, y más tarde la Real Compañía de Comercio, que monopolizaba toda la exportación o importación, también estableciendo los precios a su gusto y beneficio.

Se entiende como estanco el embargo o prohibición del curso y venta libre de algunas cosas, o asiento que se hace para reservar exclusivamente las ventas de mercancías, fijando los precios a que se hayan de vender.

El Estanco del Tabaco se inició en la propia España, para lo cual estableció en 1634 el monopolio de este producto para Castilla y León, régimen que en 1707 se amplió a todos los territorios de la Corona, acompañado de la prohibición de cultivar la planta en la península para facilitar el control aduanero. El estanco se instauró en Cuba por Real Decreto en 1716, consistiendo en una dependencia fiscal o factoría con el encargo de adquirir toda la producción fijando los precios a su antojo.

Esto trajo continuas luchas y se produjeron los primeros motines de los pobladores de la isla contra las autoridades españolas, especialmente en la zona de Jesús del Monte, en las inmediaciones de La Habana de entonces, de donde los vegueros armados recorrieron las calles gritando contra las medidas. Otro motín, en 1723, se trasladó desde Jesús del Monte hasta Santiago de las Vegas, destruyendo las siembras de los vegueros que no secundaban el movimiento. El gobernador envió fuerzas armadas que reprimieron a los vegueros amotinados causándoles un muerto y prisioneros, que luego ahorcaron. Fue el primer levantamiento campesino de nuestra historia y las primeras muertes de criollos en protesta por el dominio arbitrario de la metrópoli.

Se impone en Europa y Norteamérica

Los españoles y después otros europeos probaron esa novedad y poco a poco se fueron aficionando a fumar los puros, introduciendo el hábito en Europa, que no se generalizó hasta el siglo XVII, casi doscientos años después del descubrimiento. Colón y sus tripulantes fueron los primeros que introdujeron el tabaco en España y demostraron su consumo. A mediados del siglo XVI, el diplomático Jean Nicot, al que la planta debe el nombre genérico (nicotiana), introdujo el tabaco en Francia. En 1585 lo llevó a Inglaterra el navegante sir Francis Drake, mientras que el explorador inglés Walter Raleigh inició en la corte isabelina la costumbre de fumar el tabaco en pipa. El nuevo producto se difundió rápidamente por Europa y Rusia, y en el siglo XVII llegó a China, Japón y a la costa occidental de África. Hay reportes de que en 1615 se cultivaba en la colonia anglófona de Jamestown, y en 1776 su cultivo se extendió hacia Carolina del Norte.

El fin del Estanco del Tabaco

Las revueltas, la oposición popular, el cada vez más floreciente contrabando y la presión de los comerciantes criollos, hizo que en 1735, España cediera el monopolio del tabaco y su explotación a la Compañía de La Habana, después llamada Real Compañía de Comercio. En 1817 Fernando VII accedió a eliminar el Estanco del Tabaco, decretando los llamados asientos, también una especie de monopolio, pero esta vez en manos particulares. En 1818 el gobierno español estableció la libertad de comercio.

Fuentes

  • Arcadio Ríos. La Agricultura en Cuba. Apuntes históricos. Instituto de Investigaciones de Ingeniería Agrícola. Editorial INFOIIMA, La Habana, 2012.