Saltar a: navegación, buscar

Filippino Lippi

Filippino Lippi
Información  sobre la plantilla
Filippino Lippi.jpg
Datos personales
Nombre completoFilippino Lippi
Nacimiento1457
Prato,Bandera de Italia Italia
Fallecimiento1504
Florencia,Bandera de Italia Italia
NacionalidadItaliano
OcupaciónPintor
Datos artísticos
ÁreaPintura

Filippino Lippi. Pintor italiano.

Síntesis biográfica

Nace en Prato en 1457, hijo de Filippo Lippi y de Lucrecia Butti.

Trayectoria

Entre 1467 y 1469 se marchó con su padre a Espoleto, con quien trabajó hasta su muerte. En 1472 trabajó en Florencia con Botticelli, ciudad donde permaneció hasta su muerte en 1504, a excepción de un viaje a Roma durante los años 1488 a 1493.

Obra

Sus primeras obras son muy afines a la pintura de Botticelli, hasta el punto que durante mucho tiempo se asignaron a un discípulo del artista pero sin relacionarlo con Filippino, entre ellas se encuentran las Escenas de la vida de Lucrecia.

Entre 1484 y 1485 terminó los frescos de la Capilla Brancacci en el Carmen, donde pintó escenas sobre La vida de San Pedro, en las que se revela el conocimiento de la pintura de Masaccio.

Una segunda fase de su producción empezó en 1484 con la Anunciación del Museo de San Gimignano, donde se observa que la influencia de Botticelli está totalmente superada, y se revela una vena sentimental, una descripción vivaz y una preferencia por colores cálidos y profundos que muestran la influencia de la pintura flamenca. En esta línea está la Virgen y los Santos, de 1486, donde prescinde de encuadres arquitectónicos para establecer la relación entre el espacio y las figuras, o la Adoración de los Magos de 1496, donde se recrea el modelo leonardesco.

En Roma entre 1488 y 1493 realizó los frescos de la Capilla Carafa, donde se manifiestan las tendencias anticlásicas aprendidas en Florencia. En su último periodo aparece un tono melancólico provocado por el sistema de crisis imperante en la Florencia del momento, con obras como Cristo y la Virgen o el Encuentro de Joaquín y Ana de 1497, no exentos de ciertas cadencias manieristas.

De 1502 realizó los frescos de la capilla Strozzi de Santa María Novella con Escenas de la vida de San Juan Evangelista y San Felipe, en el que el pintor imagina fantásticas arquitecturas antiguas y ropajes muy desarrollados, donde se manifiesta el gusto por lo teatral y escenográfico que anticipa la sensibilidad del primer manierismo.

Fuente