Saltar a: navegación, buscar

Gaspard Dughet

Francesco Fontebasso
Información sobre la plantilla
Paisajeitaliano 02.jpg
Pintor italiano
NombreFrancesco Fontebasso
Nacimiento1615
Roma, Bandera de Italia Italia
Fallecimiento1675
Roma
NacionalidadItaliana
CiudadaníaItaliana
OcupaciónPintor
Familiarescuñado Nicolas Poussin, Anne-Marie Dughet
Obras destacadasPaisaje con san Agustín, Paisaje de Trívoli, Paisaje Cercanias de Trípoli, Paisaje La magdalena penitente, Paisaje La tempestad, Paisaje pastoreo de chivos.

Gaspard Dughet. Fue un pintor paisajista de la época barroca, reflejando los paisajes del entorno romano.

Biografía

También conocido con el nombre de Gaspard Poussin Nace en Roma en 1615 y muere el 27 de mayo de 1675. Aunque nació en Roma, vivió en Francia toda su vida, excepto los últimos años, que retornó a Roma. Hijo de un cocinero francés y de madre italiana.

Se formó y trabajó hasta 1635 junto a su cuñado Nicolas Poussin, casado con Anne-Marie Dughet, hermana de Gaspard. Aún cuando no ha sido posible establecer una cronología precisa para sus obras, se puede observar que inicialmente se vio influido por el tipo de paisaje clasicista veneciano cultivado por su cuñado, del que pronto se distanció para adoptar fórmulas recibidas de Claudio de Lorena y los pintores nórdicos, rompiendo con la rigidez geométrica de Poussin para dar entrada a los paisajes agrestes y rocosos, iluminados por luces dramáticas.

Sus primeras obras

En sus primeras obras, se observa la influencia del gusto nórdico, con temas dramáticos de tempestades (La tempestad). Influenciado por Domenichino y por Lorena, pintó paisajes heroicos y vistas de la campiña romana (Paisaje de Tívoli).

Es por tanto un sólido paisajista, que equilibraba sus composiciones con elementos arquitectónicos y figuras distribuidas estratégicamente en la escena. Aprovechó la visión ensoñadora y romanticista de Lorena para asentarla sobre la solidez clasicista de Poussin, aplicando ambas cualidades sobre un paisaje escarpado que se alejaba de las ya tópicas visiones equilibradas de los anteriores.

Legado artístico

Su producción alcanzó un éxito notable entre los coleccionistas ingleses, muy aficionados a estos temas de disfrute visual, lo cual influyó mucho en la formación del paisajismo británico del Neoclasicismo inglés. La obra de Dughet es difícilmente clasificable en una cronología, ya que nunca fechó sus lienzos. La única obra que se ha datado con seguridad son dos frescos que realizó en 1647 para el convento romano de San Martín del Monte.

Pintó también frescos en palacios romanos, como el Quirinal o el palacio de la familia Borghese, en 1647 recibió un encargo importante, pintar en la iglesia de San Martino ai Monti una serie de paisajes, como marcos para las historias de los santos carmelitas. Su fama llegó a España, después de la compra de dos de sus obras por el marqués de Castel Rodrigo, embajador en Roma de 1632 a 1644. El Museo del Prado guarda una colección de sus obras.

Obras

  • Paisaje de Trívoli.
  • Paisaje Cercanías deTrivoli.
  • Paisaje La magdalena penitente.
  • Paisaje La tempestad.
  • Paisaje con San Agustín.
  • Paisaje de pastoreo de Chivos.
  • Paisaje imaginario.
  • Paisaje Italiano.
  • Paisaje tormentoso.

Descripción de alguna de sus obras

Paisaje con San Agustín y el Misterio de la Trinidad

Óleo sobre lienzo, 278.5 x 385.5 cm . Gallería Doria (Roma) Estilo: Barroco Francés. Esta obra de Dughet presenta, a un tiempo, todas las similitudes y diferencias que conforman la personalidad artística del pintor respecto a la de su célebre cuñado y maestro Nicolas Poussin. Fue, precisamente, en el terreno paisajístico en el que Dughet alcanzó su madurez. El tema, al igual que en las obras de la última década de Poussin, sometido a la Naturaleza, la verdadera protagonista, es un pasaje legendario de la vida de San Agustín. Encontrábase el Santo en la playa de Ostia meditando sobre el Misterio de la Trinidad, que aparece en el cielo, entre las nubes (Padre, Hijo y Espíritu Santo como paloma), cuando se apercibió de un niño que se encontraba próximo a él, jugando a encerrar el agua del mar en un agujero en la arena. Al notar la inutilidad de semejante esfuerzo, San Agustín recibió del niño (¿Cristo?) la revelación de la futilidad de sus esfuerzos por desentrañar el Misterio. Como es también habitual en los paisajes de Poussin, las figuras, de reducido tamaño, insertas en un paisaje que todo lo domina, nos hablan de la insignificancia de la Humanidad frente a la naturaleza viva. Esta vida se expresa a través de diversos detalles, como la tormenta que va dotando de una compleja gama de tonalidades el cielo. Pero, como pintor barroco, el interés principal de Dughet se centra en la plasmación de la gradación de la lejanía a través de la representación visible del aire, es decir, por medio de una visión atmosférica del espacio.

Paisaje tormentoso

Óleo sobre lienzo, 74 x 98 cm. Museo del Prado. El paisaje de tipo clasicista tuvo un importante representante en Gaspard Dughet que nació y residió en Roma, siendo además cuñado de Poussin de quien en ocasiones aprovechó el nombre, ya que se hacía llamar Gaspard Poussin. Realizó importantes encargos de decoraciones al fresco para el palacio Muti Bussi, el Quirinal, el palacio Colonna, el palacio Pamphili de la Piazza Navona y especialmente para la iglesia de San Martino ai Monti, con los que adquirió renombre y clientela. Más tarde quedó aparentemente liberado de la influencia de Poussin y se dejó seducir por la de Claudio de Lorena y Salvator Rosa, así como por su propio lenguaje que aparece con fuerza, representando el paisaje de la campiña romana que recogió en múltiples composiciones en las que los personajes también carecen de importancia. En sus últimos tiempos volvió nuevamente a dejarse llevar por el arte de Poussin, haciendo un tipo de paisaje más sereno.

Galería

Fuentes