Saltar a: navegación, buscar

Grosella

Grosella
Información sobre la plantilla
Grs.jpg
Concepto:Fruto comestible de ciertas plantas curativas

La Grosella es el fruto de las distintas variedades de groselleros, arbustos de hasta 2 metros de altura, de la familia de las Saxifragáceas, plantas herbáceas y leñosas que crecen espontáneas en regiones templadas y frías.

Propiedades nutritivas

Estas frutas son de bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono. Son especialmente ricas en vitamina C las grosellas negras y las rojas, que tienen cantidades mayores que algunos cítricos. En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio, taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante.

En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor. La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Propiedades para la salud

Los antocianos y carotenoides son abundantes en la composición de todas estas frutas del bosque. Desde el punto de vista bioquímico se caracterizan por poseer una elevada actividad antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana de los antocianos, entre otros. Estas frutas contienen, además de los antocianos y carotenoides, otros antioxidantes como la vitamina C.

La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica.

Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En dichas situaciones, el consumo de bayas silvestres ricas en vitamina C está especialmente indicado.

La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual durante los meses en los que abundan puede resultar un remedio para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal.

Los frutos cuando aún están verdes, son ricos en taninos, que les confiere esa sensación de aspereza en el paladar y resultan astringentes y refrescantes, pero una vez alcanzan su completa madurez, los taninos disminuyen y las frutas adquieren propiedades laxantes, tónicas y depurativas.

Particularmente, los arándanos son ideales para combatir infecciones y para mejorar la circulación periférica. El jugo de arándanos de la variedad roja, ejerce una sorprendente acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes causantes de las infecciones urinarias, especialmente sobre la Escherichia Coli. En caso de cistitis, se recomienda la toma de un vaso grande lleno de unos 300 mililitros de jugo fresco diario, durante uno a tres meses, como tratamiento y profilaxis.

Además, los arándanos contienen ácido químico, sustancia que se elimina y acidifica la orina, de modo que evita que se formen cálculos o litiasis renal de fosfato cálcico, no de otro tipo de cálculos.

Variedades

Grosellas Rojas

Variedades de grosellas comunes

Existen fundamentalmente tres variedades de grosellas comunes:

Variedades tempranas: Son las que se recogen a finales de junio o principios de julio. Entre estas tenemos variedades tan reconocidas como " Junnifer" con frutos rojo brillantes muy gruesos dispuestos en racimos cortos. Su sabor es muy dulce y aromático. Muy utilizada en mermeladas.

Otra variedad muy conocida es la llamada Jonkheer van Tests, un grosellero de aspecto muy vigoroso y abierto. Produce frutos rojos muy jugosos con menos aroma sobre racimos más largos que la variedad anterior. Aguanta temperaturas más frías por lo que suele plantarse en climas más continentales.

Variedades medianas: Son las que producen frutos durante el mes de julio. La variedad Blanka también madura durante la primera quincena. Es una de las variedades de color blanco más reconocidas por su gran productividad y una de las que posee más aroma y jugo.

La variedad Ben Conan produce frutos con mucho jugo y sabor que resisten muy bien las enfermedades. La variedad White Grape proporciona frutos con mucho sabor y un tamaño muy grande.

La variedad Red Lake, es una variedad que madura a mitad de este mes produciendo frutos rojo oscuros, más bien de tamaño pequeño, muy dulce y aromático. Se trata de un arbusto muy vigoroso y densamente ramificado.

Si queremos grosellas durante la segunda quincena de julio, podemos optar por la variedad Delbard Giganta, llamada así porque proporciona las grosellas más gordas del mercado.

Variedades tardías: Son aquellas que fructifican a finales de julio o durante el mes de agosto. Entre estas tenemos la Premiere groiselle-raisin que suele aparecer a principios de agosto o finales de julio o la Groiselle -raisin Industria que lo hace durante la segunda mitad de agosto.

Grosellas Negras

Otras especies de groselleros

Además de los groselleros comunes, tenemos otras especies de groselleros. Los más destacados son las siguientes:

Grosellero negro Ribes nigrum: Es una especie también de procedencia Euro-asiática. Se diferencia de la especie común por sus frutos de color negro y su aspecto menos erguido y más amplio. Sus frutos son comestibles y presentan unas propiedades similares al grosellero rojo. Grosellero de búfalos Ribes odoratum Es un arbusto que alcanza los 2,5 metros de altura. Crece en las llanuras del centro de los Estados Unidos. Presenta hojas trilobuladas que adquieren una coloración amarillo oro al llegar el otoño, por lo que se utiliza como arbusto decorativo. Produce también frutos de color negro reunidos en grandes racimos colgantes. Además de ser muy decorativo se cultiva también por sus hojas que tienen un sabor parecido al clavo, de ahí que se le conozca también como " Grosellero de clavo"

Grosellero dorado Ribes aureum

Grosellero de flor Ribes sanguineum: Arbusto caduco de hasta 3,5 m de altura procedente de Norteamérica. Tallos sin espinas. Hojas lobuladas con el envés densamente pubescente. Flores de color rosa o rojizo que nacen en primavera produciendo frutos de color negro azulado en racimos colgantes o erectos. La variedad Ribes sanguineum var. glutinosum ofrece inflorescencias más colgantes y hojas menos pubescentes. Entre los principales cultivares tenemos " Broklebankii" con flores de color rosa y hojas doradas o "White Icicle" con flores de un blanco inmaculado. Los groselleros en flor se cultivan principalmente como plantas de jardinería.

Grosellero de flor fucsia Ribes speciosum: Arbusto espinoso caduco de hasta 1,8 metros de altura. Natural de California, ofrece un aspecto muy amplio. Hojas ovaladas verde brillantes con 3 o 5 lóbulos. Florece en invierno produciendo flores colgantes pequeñas que producen frutos globosos de color rojizo.

Grosellero espinoso o uva espina Rives uva-crispa Es un arbusto espinoso y rígido de hasta 1 metro de altura. Procede del centro de Europa. Produce flores rosadas que dan paso a frutos verdosos muy ácidos que se utilizan para la confección de mermeladas y jaleas. Esta especie se ha hibridado en Norteamérica con la especie norteamericana de uva espina Ribes hirtellum con el objeto de producir variedades más resistentes al ataque del mildeu.

Fuentes

Véase También