Saltar a: navegación, buscar

Héctor Ruiz Pérez

Héctor Ruiz Pérez
Información sobre la plantilla
Hector ruiz.jpg
Nacimiento10 de agosto de 1941
Meyer, Trinidad, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento1961
Trinidad, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Héctor Ruiz Pérez. Primer mártir de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) en el municipio de Trinidad. Del antes y el después escribe la historia, de la memoria de los muertos que abrazaron las causas más justas.

Síntesis biográfica

Nació en el seno de una familia humilde, en el período en que Cuba atravesaba por una difícil situación económica, política y social durante el año 1941. Todo se produce el 10 de agosto de ese año, durante el alumbramiento de Luisa Pérez, que trae al mundo un hermoso niño a quien nombraría Héctor Ruiz Pérez. Su padre Sandalio Ruiz, hombre humilde y generoso, padre de dos hijos más; orgulloso de engendrar la semilla que más tarde defendería con su sangre la patria de Martí, Mella y Fidel.

Héctor asistió a clases hasta alcanzar el 6to grado y transitó por varias escuelas, aunque nació en Méyer lugar donde en el Siglo XVIII existiera un ingenio azucarero que se inserta en el actual Valle de Los Ingenios declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura , UNESCO, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

No cursó la Enseñanza Básica por la situación humilde en que vivió la familia, pero su afán de superación lo llevaron a obtener mayores calificaciones, se hizo chofer y estudió por correspondencia Mecánica.

Trayectoria

Transcurren los años y con el triunfo revolucionario comienza una nueva etapa de lucha, el enemigo se organizó específicamente en la zona montañosa del Escambray, alentado y ayudado por los Estados Unidos. Es el lugar y el momento justo en que este joven con aproximadamente 18 ó 19 años comienza a andar por el camino correcto.

El 2 de diciembre del 61, de regreso a Sancti Spíritus y con la idea de llegar a Santa Clara, Héctor se despide de Muñoz y de otros compañeros sin aceptar la comida en el Hotel Canadá, al llegar a la Pedrera a sólo 26 kilómetros de Trinidad es atacado por bandas contrarrevolucionarias, era un peligroso atentado, se escucharon disparos, caen dos compañeros, el chofer muere instantáneamente; era Héctor Ruiz Pérez, el joven que conducía el jeep.

Centenares de personas acompañaron los restos de quien fuera el primer mártir de la juventud trinitaria en el Circulo Social Obrero que más tarde llevaría su nombre. El pueblo, con consignas revolucionarias y la bandera cubana, condujo el féretro hasta el cementerio municipal de la ciudad, allí despidió el duelo y dijo: Hoy yace aquí un joven que aunque muerto continuará alumbrando el camino de miles de jóvenes y con su sangre inmortalizará la política sanguinaria de la contrarrevolución auspiciada por la CIA desde los Estados Unidos. La tierra por la que luchaste te dará abrigo eterno.

Testimonio

Su imagen serena y tranquila, su actuar indetenibe y enérgico, lo llevaron a contar con personas que lo admiraron en el mismo instante de conocerlo. Uno de ellos es Jorge Muñoz Villafaña, un hombre alto, fuerte, con mirada profunda y ojos empañados por el recuerdo y con voz ahogada nos expresó: Ese joven audaz, de buena presencia, perteneció a la Patrulla Juvenil, prestó servicios de acción y sabotaje en 1960. En este año recuerdo que se efectuó la XIX Plenaria Municipal de la AJR __ sería por el primer trimestre y allí estaba él como miembro de la Asociación __ah, caramba se realizó en el Motel Las Cuevas.

Orlando Miranda Arteaga, de tez negra y con ojos grandes acompañados de sus lentes y con una amplia sonrisa, sin apartarse de su búsqueda de tornillos, puntillas nos dice: …Lo conocí, claro que sí, después de venir de Méyer lugar donde nació, vivió en la Reforma Urbana , cerca de mi casa, era dispuesto, no rechazaba tarea alguna-¡ ese muchachito tenía un sino de líder!. ¡Recorcholis!.- Todo esto no lo hacía diferente pues reía y sabía jugar pelota muy bien sin dejar de cumplir con sus obligaciones.

El ejemplo de sus padres, personas humildes, revolucionarias y trabajadoras lo forjaron desde pequeño. Con su mirada respetuosa y su admiración Muñoz continúa: … ese día, ese día no se me borra, a las 4 ó 5 de la tarde llegó un jeep con una valiosa colección de Literatura, no obras cualquiera sino: La Fortaleza de Brest-Litovsk , Así se templó el Acero , La carretera de Borokodán y la Revista Mella ; todo fue descargado y colocado en un pequeño almacén de la Sede Regional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Su destino, muy fácil, los Comités Agrarios y los Comités Obreros. Todo esto contribuiría al fortalecimiento de la conciencia y la ideología con un costo mínimo. … Nos interrumpe al recordar un dato importante: - formó parte de las Milicias Nacionales Revolucionarias y de la Brigada de Alfabetizadores.

La Historia recuerda las fechas y no olvida a sus hombres, los junta y multiplica en el hacedor esfuerzo de la espontánea lucha de las causas justas, por ello se unen el 2 de Diciembre dos momentos importantes alejados en el tiempo; pero con un mismo objetivo: la soberanía del pueblo cubano. Los años 1956 y 1961 marcan pautas en el acontecer revolucionario de nuestro pueblo.

Bibliografía

  • Archivo I. Centro de Documentación del Museo Nacional de la Lucha Contra Bandidos. Trinidad.
  • Entrevista al combatiente, Arteaga Miranda, Orlando, miembro de la entonces AJR y combatiente del Ejército Rebelde.
  • Entrevista al combatiente, Villafaña Muñoz, Jorge, miembro de la entonces AJR y combatiente del Ejército Rebelde.

Fuentes