Saltar a: navegación, buscar

Historia del ron en Cuba

Historia del Ron en Cuba
Información sobre la plantilla
Roncubano.jpeg
Concepto:Un trago de un buen ron cubano siempre será una de las mejores maneras de que la celebración se convierta en fiesta del espíritu y del cuerpo, porque beber ron ―si no se exagera― otorga categoría cultural al hacer un brindis. Incluso más que la cerveza, tendiente a la bulla y la expansión.

Historia del Ron en Cuba. Se remonta a 1493 en su segundo viaje a América, Cristóbal Colón trajo los primeros plantones de la caña de azúcar. En un inicio fueron los indígenas quienes descubrieron sus virtudes, al exprimir los tallos para tomar el dulce jugo. Después el trapiche, las refinerías y los ingenios trabajados por esclavos africanos se encargaron de multiplicar la producción. Ya a fines del siglo XVI Cuba era considerada la reserva azucarera del mundo. El mundialmente conocido licor, obtenido como subproducto de la dulce planta, preside celebraciones, encuentros amorosos y otros momentos felices… aunque también suele estar presente en cuitas sentimentales.

Historia

La historia del ron cubano es tan antigua como la colonización misma, pues es un producto extraído de la caña de azúcar que trajera a la Isla el Almirante en su segundo viaje a este Continente. Lo que sigue es conocido, las raíces de la caña procedente de Islas Canarias prendieron en la virgen y fértil tierra cubana donde encontró un microclima ideal para crecer, fundamentalmente alrededor de las aldeas aborígenes y hatos mercedados.

Existen muchas versiones sobre los orígenes del ron, como la que desde 1650 en esta área del Caribe había un ron que fabricaban los piratas y corsarios que merodeaban por la zona y que denominaron “rumbillion”.

En Cuba, en cambio, se cuenta que con el exterminio de sus primeros habitantes, hacia el siglo XVI, y con la llegada de los esclavos negros arrancados de sus tierras, continuó la historia.

Se dice que los esclavos acostumbraban a beber lo que llamaron “guarapo”, obtenido de la fermentación de la yuca y el maíz. Luego, pasaron a extraerle el jugo a la caña de azúcar, que una vez fermentada, daba origen a un licor fuerte. El líquido se obtenía a través de rudimentarios aparatos, pero más tarde se utilizó el trapiche en ingenios y centrales; el guarapo se transformó en alcoholes y de ellos surgió el aguardiente.

Apetecido por su transparencia y agradable olor, destilación tras destilación vino a surgir el ron. Pero no fue hasta el siglo XIX que se convirtió en una bebida de calidad y competente.

Destilerías

Surgen entonces en el país diversas destilerías y marcas. Se construyeron destilerías en Cárdenas, Santiago de Cuba, Cienfuegos y La Habana. Varias marcas se impusieron en el mundo, entre ellas, las llamadas Matusalem, Jiquí, Bocoy, Campeón, Obispo, San Carlos, Albuerne, Castillo, Bacardi y Havana Club.

Ron Bacardi

Don Facundo Bacardí descansa junto al alambique primitivo de su fábrica en Santiago de Cuba. 1862

En 1862, en la ciudad de Santiago de Cuba, los hermanos Bacardí adquirieron una de las destilerías de la ciudad y adoptaran como símbolo de sus rones al murciélago. Resulta que al principio vendían el ron envasado en recipientes de un galón que habían sido empleados originalmente para una firma de aceite de oliva que tenía un murciélago como marca de fábrica. Los compradores comenzaron a pedir el ron del murciélago, y así nació, una célebre marca cubana en sus orígenes.

La Bacardí se estableció como la mejor y mayor exportadora durante casi todo el siglo XIX y parte del XX. Una de las principales leyes del Gobierno revolucionario que triunfó en 1959 fue la nacionalización de las grandes empresas privadas. Los dueños de la Bacardí emigraron y, aunque se llevaron la marca, no lograron llevarse ni obtener en el exterior, el buen sabor del ron cubano, “que quedó en nuestro suelo, los cañaverales, el viento, el sol, las mieles finales, el alcohol, los barriles y la herencia del proceso tecnológico”, al decir de un reconocido escritor de esta nación del Caribe.

Ron Matusalem

Para conocer un ron nos tenemos que remontar a su nacimiento, 1872, donde los hermanos españoles Benjamín y Eduardo Camp, junto a un tercer socio, Evaristo Álvarez, se embarcan en una aventura fascinante: Crear el ron más suave y de alta calidad que se hubiera probado nunca. Abrieron una destilería de ron inspirándose en el proceso de elaboración y añejamiento de brandys y coñacs, crearon una fórmula secreta, cuidadosamente guardada, que pasó de generación en generación.

Así, nace en Santiago de Cuba, Ron Matusalem. Un nombre que, casi 140 años después, sigue siendo mundialmente conocido como sinónimo de calidad y excelencia. A finales del siglo XIX, Ron Matusalem había cambiado el mundo del ron para siempre. El licor del pasado es reemplazado por una copa lisa, suave y refinada, que se sigue desarrollando junto con un profundo sentido de identidad cultural.

El ron Matusalem gana el primero de muchos premios internacionales que acumula a lo largo de su historia. Recibe los máximos honores en 1881, 1904 y 1911, y trabaja con el objetivo de conseguir el mejor reconocimiento en el siglo XX y en el XXI. Cuba gana su independencia en 1898. A pesar de la Guerra Española-Americana la compañía continúa creciendo.

Anuncios del Ron Matusalem, década 1950
.

El ron de la época dorada de Cuba, Matusalem fue una de las estrellas de los años de esplendor cubano. La Ley Seca atraía al turismo americano al país caribeño, que vivía una etapa de glamour. La Habana, considerada "el París de las Américas", era una ciudad cosmopolita llena de espectáculos y fiestas. En 1960, con la llegada al poder de Fidel Castro y el cambio de régimen, la familia se exilia y empiezan las tensiones por el control de la marca.

Claudio Álvarez Salazar, bisnieto del fundador, comienza sus estudios de medicina en la década de los 70, cuando varios grupos lucharon por el control de la marca Matusalem.

En la década de 1990, tras una exitosa carrera de medicina, el Dr. Claudio Álvarez litíga por el control de la compañía. Un acuerdo extrajudicial en 1995 le otorga el control de la misma. A principios de los noventa, cuando la familia Álvarez recupera el control de la compañía, la producción se centra únicamente en la elaboración de variedades premium, en el segmento alto de la gama de rones.

Actualmente, el ron Matusalem se produce y embotella íntegramente en República Dominicana. El sol, el clima y la excelente calidad de la caña de azúcar son las bases óptimas para conservar la Fórmula Original y seguir fabricando Ron Matusalem bajo los más altos estándares.

El ron premium del siglo 21, en 2002 el ron Matusalem es relanzado como una gama de rones de alta calidad. Así, alcanza unos niveles de excelencia extraordinarios y es acogido por el público más selecto.

Nacionalización de las industrias

Transcurre el tiempo, dieciséis años después nace el Havana Club, y con posterioridad al Triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, fueron nacionalizadas todas las industrias cubanas de bebidas y licores. Las marcas, fueron transferidas al Estado Cubano, con una excepción: La Compañía Ron Bacardí, había transferido las marcas a una de sus empresas en el extranjero dos años antes de la nacionalización.

Havana Club, ron de Cuba

Desde entonces se reorganizó y amplió la industria ronera cubana, surgió de nuevo la antigua marca “Havana Club” —fundada en Cárdenas en l878— dedicada a la exportación, y cuyo emblema es La Giraldilla, una estatuilla que simboliza la ciudad de La Habana.

A partir de l993 esta marca se presenta bajo la firma franco-cubana Havana Club International S.A.—la empresa francesa Pernod-Ricard se encarga de su distribución mundial— y produce los Añejos Blanco, Tres Años Especial, Reserva siete años y Quince años, además de las más jóvenes Cuban Barrel Proof y el Extra Añejo Máximo, todos de gran aceptación nacional e internacionalmente.

Durante un buen tiempo Havana Club estuvo sola en el mercado mundial. En la actualidad, otras marcas cubanas no menos importantes han logrado potenciarse en el mundo, entre ellas: Mulata, Caney, Arecha, Legendario, Varadero, Santero y Caney.

Maestro Ronero

Detrás de los secretos de uno de los mejores rones del mundo, existe un hombre imprescindible, el maestro del tiempo y de su universo de sabores, el amo y señor de la bodega, el Maestro Ronero, que conoce a cada uno de los toneles como el pastor a sus ovejas…”

Primer Maestro Ronero de Havana Club, José Navarro

En una ocasión, conversando como el Primer Maestro Ronero de Havana Club, José Navarro, santiaguero de origen, ingeniero químico de profesión y quien ha trabajado en la industria ronera del país desde muy joven, nos habló de su trabajo y afirmó que en el ron cubano no había secreto alguno en su fabricación, que su calidad no se debe a una fórmula bien guardada en caja fuerte, sino solamente a “una cultura heredada y transmitida de generación en generación, de cubano a cubano, de corazón a corazón...”.

Cuba parece tener el don de la caña de azúcar y del ron, pues esta gramínea crece de manera admirable en nuestra tierra y la melaza que se le extrae, es de una calidad única, con una microflora natural que hace de nuestro aguardiente algo verdaderamente especial, enfatizó Navarro.

Luego de enumerar las diversas etapas por las que se pasa para llegar al ron, destacó el aporte que hace el hombre, principalmente en la figura del Maestro Ronero.

Alto especialista en su trabajo, José Navarro reconoce los valores de sus compañeros y señala que estos no sólo poseen elevados conocimientos técnicos, además de ser capaces de identificar y seleccionar las materias primas, así como hacer diseños de equipos e introducir mejoras tecnológicas, manteniendo en cada acción la calidad histórica de los rones nacionales sin esencias ni artificios.

Éste identifica paso a paso el ron, cada etapa del proceso de elaboración hasta llegar a la mezcla final, realizada con toda la creatividad que nace de su identidad, cultura y mestizaje…

Al Maestro Ronero en Cuba preferimos llamarle Maestro del ron cubano, ya que esta categoría implica una identificación permanente y directa con la herencia y cultura ronera en nuestro país, concluyó.

Mojito cubano

Dentro de los 15 mejores tragos del mundo ―del Old Fashioned, Gin & Tonic al Manhatan―, estén tres cubanos, dice mucho: el Daiquiri, el Mojito y el Cubalibre.

Fuente

  • Artículo: Historia del Ron. Disponible en: Mi país. Consultado 6 de agosto de 2013.
  • Artículo: Don Facundo Bacardí. Disponible en: La Jiribilla. Consultado el 6 de agosto de 2013.
  • Artículo: Componente Ron cubano. Disponible en: Cubaweb. Consultado el 6 de agosto de 2013.