Homínido

(Redirigido desde «Homínidos»)
Homínidos
Información sobre la plantilla
Hominidos12.JPG
Concepto:Se consideran homínidos a todos aquellos primates que son antepasados del hombre.

Homínidos. Se consideran homínidos a todos aquellos primates que son antepasados del hombre, además de incluirlo también a él. Los homínidos u homininos constituyen la subtribu de primates que se caracteriza por la postura erguida y por la locomoción bípeda. En este caso, la única especie que sobrevive es el Homo sapiens. Los homínidos como subtribu de primates surgieron hasta unos 6 millones de años; un millón de años más atrás, es decir, hasta 7 millones de años, habría existido un ancestro común entre el chimpancé y el ser humano. El término homínido es de especial importancia para aprender y conocer la real historia de la evolución del ser humano.

Origen

El primer fósil de Australopithecus ("antropomorfo del sur") fue prácticamente ignorado por varios años. Numerosos descubrimientos fósiles posteriores confirmaron la interpretación de que los australopitecinos pertenecían al árbol genealógico humano. Un cúmulo de nueva información permitió extender el horizonte de nuestros ancestros recientes para incluir a los australopitecinos y a otras especies del género Homo que se fueron describiendo posteriormente. Estos grupos constituyen lo que se denomina homínidos.

Varias características distinguen a los australopitecinos del linaje chimpancé-gorila y justifican su posición dentro del linaje de los homínidos: los humanos nos diferenciamos de gorilas y chimpancés por el andar erecto y por poseer un cerebro mayor que el de estos simios, en proporción con el tamaño corporal. También nos diferenciamos por el patrón morfológico del primer premolar. Los australopitecinos comparten con los humanos tanto el patrón bicúspide del premolar como el andar erecto, aunque el tamaño de su cerebro es aproximadamente similar al de los simios. Así, los australopitecinos son un grupo de homínidos en el que algunos caracteres distintivos ya están bien establecidos mientras que otros, como el tamaño del cerebro, retienen el estado ancestral.

Estas evidencias permitieron superar el difundido prejuicio que consideraba al desarrollo cerebral como un requisito excluyente para la incorporación de un fósil a nuestro linaje. Lucy, la "primera familia" (una notable colección de fósiles, representada por trece individuos) y otros homínidos fósiles bien conocidos, fueron descubiertos en el Triángulo de Afar, en Etiopía. Johanson sostiene que representaban una especie distinta a los previamente conocidos y los denominaron Australapithecus afarensis. Los fósiles atribuidos a la misma especie fueron descubiertos por el grupo de Leakey en Laetoli a 1.600 km de distancia, junto con un grupo de pisadas.

Comparación del cráneo y de la pelvis de un chimpancé (izquierda) y de un miembro de la "primera familia" (derecha).

Evolución de los homínidos

Los primeros mamíferos se originaron a partir de un grupo de reptiles primitivos hace aproximadamente 200 millones de años y coexistieron con los dinosaurios durante 130 millones de años. La extinción de los dinosaurios fue seguida por una rápida radiación adaptativa de los mamíferos. La evolución de los primates comenzó cuando un grupo de pequeños mamíferos, semejantes a las musarañas, trepó a los árboles. La mayoría de las tendencias en la evolución de los primates parecen estar relacionadas con adaptaciones a la vida arbórea.

Los dos grupos principales de primates vivientes son los prosimios (loris, galagos, lémures y traseros) y los antropoides (monos del Viejo Mundo, monos del Nuevo Mundo y hominoides). El análisis presentado hasta el momento sugiere que los gibones, orangutanes, gorilas y chimpancés constituyen nuestros parientes vivos más cercanos.

Los primeros miembros del grupo de los homínidos, los australopitecinos, se originaron hace más de 4,2 millones de años. Eran pequeños, tenían cráneos simiescos y caminaban erectos. Las especies descriptas hasta el presente incluyen a A. anamensis y A. afarensis, que constituyen el tronco ancestral, y dos linajes divergentes: australopitecinos gráciles -como A. Africanus- y robustos -como A. robustus, A. boisei y A. Aethiopicus-. Los australopitecinos robustos han sido actualmente asignados al género Paranthropus.

El origen de los humanos anatómicamente modernos está en discusión. Se proponen dos modelos: el modelo del candelabro y el modelo de Arca de Noé. La mayor parte de las evidencias, que incluyen el análisis genético, sugieren que los humanos modernos evolucionaron a partir de una población africana que migró hace aproximadamente 100 mil años y que, a medida que se expandía, fue reemplazando a las poblaciones europeas y asiáticas del género Homo establecidas previamente.

Introducción al proceso de hominización

La hominización consiste en una serie de características biológicas que van a provocar la aparición del hombre. Véase las características de la hominización, divididas en dos grupos:

Rasgos fisicos

El cráneo

Aumento del volumen cerebral

Progresivo aumento de la capacidad craneana. El Australopithecus tenía una capacidad craneana de 500 cc, mientras que el Homo sapiens la tiene de 1800 cc a 2000 cc.

Aumento de las circunvoluciones cerebrales

Aumentan la complejidad y el neocortex . Se ha llegado a esta conclusión estudiando moldes endocraneales, donde se pueden ver las improntas que deja el cerebro dentro del cráneo.

Desaparición de la cresta sagital

Ésta existe en individuos con fuertes músculos masticados que se sujetan en ella. Desaparece progresivamente a medida que se van haciendo omnívoros.

Desaparición de los arcos superciliares

Progresiva desaparición de la moldura que existe sobre los ojos, bajo las cejas.

Progresiva recesión de la cara

Es decir, paso del prognatismo al ortognatismo (cara plana). Para definir estas características se utilizan el siguiente método de medición: Se traza una línea desde encima de la nariz, entre las cejas, hasta el centro de los incisivos superiores. Se traza otra línea que pase horizontalmente por la parte inferior del hueso nasal hasta la parte posterior de la cabeza. Ambas líneas forman un ángulo entre sí. Si el ángulo se aproxima a 90º hablaremos de ortognatismo, mientras que si es menor de 90º hablaremos de prognatismo.

  • Hay unos umbrales. La raza negra, por ejemplo, es más prognata, sin que esto quiera decir que esté menos desarrollada, porque está dentro del umbral del ortognatismo.
  • El ortognatismo permite la visión estereoscópica, al estar los ojos en el mismo plano.

La dentición

  • Se pasa de 36 piezas dentales a 32, que son las que tenemos actualmente.
  • El paladar va adquiriendo una forma parabólica, frente a la forma rectangular de los antropoides.
  • Los caninos van reduciendo su tamaño, acercándose al de los otros dientes.
  • Desaparecen progresivamente los diastemas.

Resto del esqueleto: bipedismo

Cambios en la columna vertebral

Adquiere una forma sinuosa que la hace más flexible.

Ensanchamiento de la pelvis

La pelvis, ahora, sirve de base para el peso del resto del esqueleto. Además, como cada vez se dan a luz a crías con el cráneo más grande, en las hembras el tamaño del canal de parto debe ampliarse.

La rodilla y el pie se modifican

El pulgar se articula junto a los otros dedos. Pies menos flexibles y con más arco. En cualquier caso, y como anécdota, el arco suele ser mayor en las mujeres que en los hombres, porque facilita el cambio del centro de gravedad de su cuerpo durante el embarazo.

Desplazamiento del foramen mágnum

A medida que se va adoptando una postura más erecta, el foramen magnum se va desplazando hacia la base del cráneo.

Rasgos de comportamiento

Aparición del lenguaje

Se desarrolla la estructura física que posibilita la articulación de sonidos y, al mismo tiempo, se desarrolla la zona del cerebro donde reside la capacidad de hablar. Es difícil saber en que momento empezarían a comunicarse mediante palabras, porque se han perdido las partes físicas relacionadas con el lenguaje. Pero estudiando los moldes endocraneales del hemisferio izquierdo, en el que reside la capacidad del lenguaje, se ha observado que hay dos zonas concretas que se van desarrollando progresivamente a partir del Australopithecus.

No se ha podido llegar a ninguna conclusión sobre el momento en que aparecería el lenguaje, porque se va desarrollando poco a poco y no se sabe si lo suficiente para hablar. Es posible que un Neandertal tuviese una capacidad de articulación como un niño entre 6 y 9 años.

Fabricación de instrumentos

  • Consumo de carne cada vez mayor.

Nos vamos haciendo omnívoros, con lo cual, con menos cantidad de alimentos tomaremos más vitaminas. Además, conseguir carne supone realizar estrategias, bien de caza, bien de carroñeo. La caza mayor se desarrollaría sólo en el Paleolítico superior.

Socialización

Se va desarrollando una preparación previa al consumo de los alimentos, y la repartición de los mismos, lo que irá dando lugar a la socialización. Van siendo cada vez más conscientes de los lazos sociales, empieza a surgir el parentesco, se van estableciendo lazos afectivos cada vez más intensos.

Fuentes