Saltar a: navegación, buscar

Ian Brady

Ian Brady
Información sobre la plantilla
Ian brady.jpg
Ian Brady (imagen de archivo)
Nacimiento2 de enero de 1938
Rottenrow, Glasgow, Bandera del Reino Unido Reino Unido
Fallecimiento15 de mayo de 2017
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Otros nombresIan Duncan Stewart
Ian Brady. Fue uno de los criminales en serie más despiadados de Reino Unido. Entre 1963 y 1965, Bradley, con la ayuda de su pareja, Myra Hindley, secuestró, violó, torturó y mató a cinco niños de entre 10 y 17 años. Los enterró a todos en una pradera en Saddleworth, en Gran Manchester (noroeste de Inglaterra), desde entonces fueron conocidos como "los asesinos del páramo" (Moors Murderers). En 1966, ambos fueron condenados a cadena perpetua por tres de esas muertes, y dos décadas después confesaron otras dos. Hindley falleció en 2002 en prisión y Brady el 15 de mayo de 2017 en un hospital psiquiátrico de alta seguridad.

Síntesis biográfica

Nació el 2 de enero de 1938 en Rottenrow, Glasgow, Reino Unido. Hijo de Margaret Stewart, su madre biológica, mientras que su padre biológico se dice que fue un periodista fallecido poco antes de su nacimiento.

Su madre lo ignoró y fue criado por una familia de acogida en Gorbals, uno de los barrios más duros de Glasgow, por lo que tuvo una adolescencia complicada al sentirse abandonado por la madre.

Desde pequeño, se comportaba de manera extraña: tenía ataques de ira incontrolables que podían terminar, incluso, con cabezazos en la pared.

Desarrolló una fascinación por la ideología nazi y sus símbolos. Era llamado "el alemán" cuando jugaban a imitar la guerra con sus compañeros. Ya por aquel entonces mostraba sus tendencias sádicas torturando a niñas más pequeñas que él y torturando brutalmente a animales.

Siendo adolescente fue arrestado en dos ocasiones por robo, siendo puesto en libertad. El tercero de sus arrestos tuvo como consecuencia mudarse a vivir con su madre fuera de Glasgow. Peggy vivía en Mánchester junto con su pareja, el irlandés Patrick Brady. Esto sucedió en 1954, cuando Ian tenía 17 años y aceptó Brady como su nuevo apellido.

Era alcohólico y ludópata. Volvió a ser arrestado varias veces más, siendo condenado a dos años en la prisión de Strangeways.

En 1961, durante la fiesta de navidad conoce a Myra Hindley quien se enamoró de él, siendo este el mejor apoyo para Myra, una joven católica y estudiante que cambió radicalmente cuando su mejor amigo murió con tan solo 15 años. A partir de ahí, se convirtió en alguien débil y fácil de influenciar. Y fue en ese momento personal cuando conoció a Ian Brady.

Asesinatos

Las víctimas de Ian Brady y Myra Hindley

Según las minutas del juicio celebrado en los años sesenta, los crímenes fueron producto de la perversa imaginación de Brady. Su esposa Hindley nunca negó su responsabilidad en el destino de los niños. Fue ella quien engañó a los menores para que se subieran a una furgoneta y quien les condujo hasta su novio y observó cómo las víctimas eran torturadas, violadas y asesinadas. Desde entonces, la pareja fue conocida como los asesinos del páramo, por la zona rural cercana a Manchester (la pradera de Saddleworth) donde fueron hallados cuatro de los cinco cadáveres.

Obsesionado con el sexo y la ideología nazi, Brady quería más. No se conformaba con practicarlo, sino que dio un paso más y se obsesionó con el sadomasoquismo, hasta el punto de que Myra se convirtió en su rehén sexual.

Pero no conforme con ello, el 12 de junio de 1963 todo cambió. Siguiendo las órdenes de Brady, Myra buscó por la zona una chica para satisfacer los deseos de su pareja. Su nombre era Pauline Reade, de 16 años, a la que convenció para que le acompañara hasta una pradera en Saddleworth, en Gran Manchester. Brady les seguía en moto, para no perderlas de vista. Una vez allí, violó, mató y luego enterró el cuerpo de Pauline. Myra se convirtió en cómplice del primer asesinato de Ian Brady.

Cuatro meses después, el 23 de noviembre, volvió a matar. En esta ocasión la víctima fue un niño de 12 años, John Kilbride. Y Myra, de nuevo fue cómplice. Le buscó, le convenció y le llevó a la misma pradera, donde les esperaba Brady. Allí le violó en repetidas ocasiones. Sin embargo, un error lo precipitó todo ya que el arma que iba a utilizar para matarle no funcionó, así que optó por estrangularle. Era el 23 de noviembre de 1963.

Desde este segundo asesinato, todas las alarmas se activaron en la zona.

Sus siguientes planes tuvieron que esperar hasta el 16 de junio de 1964, cuando Brady cometió su tercer asesinato. En esta ocasión la víctima, Keith Bennett, de 12 años, fue engañado por ambos y llevado de nuevo a la ya famosa pradera, donde fue violado, asesinado y enterrado. Aunque ambos confesaron el crimen y señalaron la zona de enterramiento, su cuerpo nunca se encontró.

Tras dos niños, Brady optó en el cuarto crimen por una niña y por su víctima más joven: tenía tan solo 10 años. Lesley Ann Downey fue secuestrada por la pareja en un parque de atracciones. Pero este asesinato fue distinto a los anteriores. Brady y Myra se recrearon y crearon una especie de ritual. Le quitaron la ropa y fue fotografiada desnuda desde distintos ángulos. Después, Myra grabó los gritos de la niña mientras era violada. Tras asesinarla, no fue enterrada el mismo día de su muerte, sino al día siguiente en esa misma pradera de Saddleworth. Tanto las fotos como la grabación fueron guardadas en una maleta, que años después fue encontrada por la Policía.

Su último asesinato ocurre el 6 de octubre de 1965. La víctima, un varón: Edward Evans, de 17 años. Todo ocurrió durante un reunión familiar entre Brady, Myra y su cuñado, David Smith. Hasta la casa familiar citan a Edward, que poco después de llegar es asesinado de un hachazo en presencia de Smith, al que le cuentan con todo tipo de detalles los asesinatos cometidos. Después, piden a David Smith que les ayude a limpiarlo todo y que vuelva al día siguiente para ayudarles a enterrarlo.

Y así lo hizo. Les ayudó a cargar con el cadáver de Edward Evans pero al terminar se marchó prometiéndoles volver.

Smith acudió a la Policía y los delató. Brady y Myra fueron detenidos en su casa y acusados de asesinato, ninguno intentó huir.

Los agentes descubrieron fotos del cuerpo de la niña Lesley Ann Downye desnuda y maniatada, junto a grabaciones de sus gritos cuando pedía clemencia mientras Brady la violaba.

Durante el juicio los miembros del jurado quedaron perplejos cuando Brady describió la cinta como "inusual", sin mostrar ningún arrepentimiento.

Condena

Myra Hindley e Ian Brady en su ficha policial

El 6 de mayo de 1966 la pareja fue condenada a cadena perpetua por el asesinato de Lesley Ann Downey, de 10 años; Edward Evans, de 17, y John Kilbride, de 12. En 1987, los asesinos confesaron otros dos crímenes: el de Pauline Reade, de 16 años, y el de Keith Bennett, de 12. El cadáver de Bennett aún no ha sido hallado.

Sabedor de que jamás recuperaría la libertad, Brady intentó suicidarse varias veces e inició una huelga de hambre en septiembre de 1999, por espacio de 17 años, pero los médicos le impidieron morir. Sus abogados recurrieron la medida.

En febrero del año 2000, Brady declaró a la BBC:

"Mi decisión es pragmática y consciente. Lo único que lamento es no haberlo hecho antes. No pienso seguir con vida durante otros 40 años y mantener a un ejército de funcionarios de prisiones. A ver si salgo de este hospital de una vez en un ataúd"

Días después, la justicia británica determinó que la decisión médica de alimentarle a la fuerza por medio de una sonda gástrica era "legal, racional y adecuada"[1]. En 2013, pidió ser trasladado del hospital a una prisión en la que no fuera alimentado por la fuerza. Su petición fue rechazada.

En prisión Myra culpó a Brady de todo y dijo que estuvo sometida. En 1998 solicitó la libertad condicional pero le fue denegada varias veces. En 2002 murió entre rejas tras sufrir un ataque al corazón.

Muerte

Fallece el 15 de mayo de 2017 a los 79 años de edad en el hospital psiquiátrico de alta seguridad de Ashworth, donde llevaba ingresado desde 1985[2][3][4].

Referencias