Saltar a: navegación, buscar

Ilitía

Ilitía
Información sobre la plantilla
Deidad
Ilitía.jpg
Religión o MitologíaGriega
País o región de origenGrecia Antigua
Venerado enGrecia Antigua

Ilitía. Hija de Zeus y de Hera. Diosa de los alumbramientos. No tiene mito propio y cuando aparece lo hace sirviendo de criada para su madre. Por orden de Hera retrasa el nacimiento de Apolo y de Heracles. A veces se habla de las Ilitias como una pluralidad de la diosa.

Ilitía

Fiel criada de su madre era también la servidora de sus oidos. Así intentó impedir el parto de Leto, para evitar el nacimiento de Apolo y Artemisa, o el de Alcmena, otro de los amores de Zeus y madre de Hércules.

En ocasiones, los poetas hablan de las Ilitías, concibiéndolas como una pluralidad de genios que protegen los alumbramientos. Los pintores de vasijas que ilustraban el nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus mostraban a veces a dos Ilitías ayudando, con sus manos alzadas en un gesto de epifanía.

Vida

Fiel servidora de su madre, acudía en ayuda de las parturientas en el momento del alumbramiento, garantizando así que todo ocurriera con normalidad y éxito.

Para los griegos clásicos, está estrechamente relacionada con Artemisa y Hera. Antiguos rezos llamaban a la diosa en momentos tan críticos para las mujeres.

Diosa de los nacimientos, Ilitía, hija de la omnipotente Hera. Junto con Artemisa, a menudo se mostraba a Ilitía portando antorchas para sacar a los niños de la oscuridad hasta la luz. De hecho, su equivalente en la mitologia romana respecto a la ayuda en el parto es Lucina (‘de la luz’).

En los altares griegos, pequeñas figuritas representaban a una inmortal niñera que cuidaba de los infantes divinos, personaje que puede estar relacionado con Ilitía. El mito más importante sobre esta diosa fue cuando Hera retuvo a Ilitía, que venía desde la Hiperbórea en el lejano norte, para evitar que Leto pudiese parir a Artemisa y Apolo, pues el padre de ambos era Zeus. Los demás dioses presentes en el nacimiento en la isla de Delos enviaron a Iris para que la trajese. En cuanto Ilitía puso pie en la isla nacieron los dioses.

Mito

Leto es la madre de Apolo y Artemisa de Zeus. Ella es de la primera generación divina, hija de Ceo y Febe, ambos titanes.

Cuando Leto quedó embarazada, Hera -esposa de Zeus- sintió celos de ella y para castigarla prohibió que Leto pudiera dar a luz en cualquier parte de la Tierra. Como consecuencia, Leto andaba errante, buscando un lugar que estuviera fuera de la cólera de Hera para tener a sus hijos.

Según unas versiones, después de mucho andar, Leto encontró asilo en una pequeña isla desierta conocida como Ortigia entre los dioses donde pudo tener a sus dos hijos. Apolo -dios del sol y de la luz- y Artemisa -la diosa virgen de la cacería- nacieron en esta isla perdida, y por eso cambió sus nombre a Delos, la brillante, y además fue recompensada por los dioses, quienes le otorgaron cuatro columnas bajo ella para que siempre estuviera firme.

De acuerdo con otras interpretaciones, la maldición de Hera fue que Leto no podía parir en ningún lugar donde llegaran los rayos del sol. Ante esto, Zeus ordenó a Bóreas que llevara a Leto ante Poseidón (dios del mar), quien fabricó una bóveda con las olas del mar por encima de la isla, y así al reguardo del Astro Rey, Leto pudo tener sus hijos.

Leto tuvo que sufrir los dolores de parto durante nueve días y nueve noches, ya que si bien todas las diosas llegaron para asistirla en la empresa, Hera y Ilitía, quien era la diosa de los alumbramientos, se habían quedado en el Olimpo. Al cabo de los nueve días, todas las divinidades llamaron a Ilitía, con la condición de que si iba le regalaban un collar de oro y ámbar de nueve codos de longitud. Ante esto, Ilitía no se negó y los divinos niños nacieron.

Pero la ira de Hera era inagotable e incanzable, por lo que Leto se vio obligada a huir a la tierra de los Hiperbóreos, su residencia más común, transformada en loba. Es debido a esto que Apolo recibía el epíteto de Licógenes que quiere decir hijo de lobo.

Fuentes