Saltar a: navegación, buscar

Iván Zamorano Zamora

Iván Zamorano Zamora
Información sobre la plantilla
Error al crear miniatura: Falta archivo

Futbolista chileno
NombreIván Luis Zamorano Zamora
Nacimiento18 de enero de 1967
Santiago, Bandera de Chile Chile
OcupaciónFutbolista
Conocido porIván Zamorano Zamora

Iván Luis Zamorano Zamora . Futbolista chileno. En su infancia, su escasa fortaleza física nunca hubiese permitido augurar ningún triunfo deportivo; pero a los 17 años comenzó a jugar ya en la Primera División chilena con el Cobresal. Después formó parte de diversos equipos: el Cobre Andino, el Bolonia de Italia, el Saint-Gall suizo y el Sevilla, un equipo de la Primera División de España.

Síntesis biográfica

Nació en Santiago el 18 de enero de 1967. Hijo mayor del joven matrimonio integrado por Luis Zamorano y Alicia Zamora, quienes vivían en la población La Legua, comuna de San Miguel.

Cuando tenía tres años, sus padres deciden trasladarse a la Villa México, ubicada en la comuna de Maipú, barrio que pasaría a convertirse en el escenario natural de su infancia y parte de su adolescencia, y donde se despertó su pasión futbolera. En toda su vida escolar se destacó en el ámbito deportivo.

Desde hace varios años, Iván Luis Zamorano Zamora ha sido la mejor figura que exhibe el deporte chileno. Los seguidores del deporte más popular del planeta saben de él. Reconocido no sólo por su brillante trayectoria por las canchas europeas, sino también por su calidad humana, fue nombrado embajador de la Unicef.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Embajador de la Unicef

Su carrera como futbolista se caracterizó por su avasallante ambición deportiva, conmovedor esfuerzo y casi obsesiva lucha contra la adversidad. Zamorano nunca tuvo grandes dotes técnicos, sin embargo llegó a triunfar a niveles insospechados.

A medida que avanzaba su carrera deportiva, Zamorano se fue convirtiendo en un exitoso hombre de negocios, sabiendo llevar con increíble inteligencia comercial su nombre, que ahora es marca conocida y registrada a nivel internacional. Además, ha sabido rodearse de personajes influyentes y asesorarse con los mejores técnicos en manejo mediático.

Su sueño por tener una familia y una estabilidad sentimental se hizo realidad, cuando el 28 de enero de 2006, nació su primera hija llamada Mía Pascale de su matrimonio con la modelo argentina María Alberó, culminando con una larga serie de romances que tuvo él a lo largo de su carrera.

Actualmente, Iván Zamorano ocupa su tiempo como exitoso empresario chileno, siendo dueño de un patrimonio económico de más de 80 millones de dólares invertidos en el Holding empresarial Del Inca Inversiones, la Ciudad deportiva Iván Zamorano, la Fundación Iván Zamorano, la empresa Pass Ball, la empresa de capacitación en alta tecnología IT Training, numerosas inversiones inmobiliarias en Chile y en el extranjero, un proyecto de universidad privada, etc. Además de continuar con algunas apariciones mediáticas que sirvan para mantener vigente su nombre y a su vez, brindar apoyo en variados actos con fines benéficos.

Trayectoria deportiva

Error al crear miniatura: Falta archivo
Excelente Futbolista Chileno

En 1985 emigró a El Salvador, para integrarse al primer equipo de Cobresal, donde juega un par de meses, pero el técnico del equipo, Manuel Rodríguez Araneda, recomienda a los dirigentes del club enviar a préstamo a Zamorano para que "acumule experiencia" en otro equipo. A comienzos de 1986 llega a préstamo a Cobreandino, elenco que militaba en la Segunda División del fútbol chileno.

Haciendo dupla con Juan Santibáñez, su fama goleadora creció a la par con las recriminaciones directivas en Cobresal por haber ignorado el talento del adolescente de Maipú. En 1987 vuelve a El Salvador, en donde se convierte en el goleador del Torneo de Apertura con 13 tantos.

Ese mismo año debuta en la Selección Chilena enfrentando en partido amistoso a la escuadra de Perú, el sábado 6 de junio. Marca su primer gol defendiendo a la "Roja" de todos. Paralelamente, sus campañas en el elenco minero comenzaron a despertar el interés de los clubes grandes y de empresarios extranjeros. Uno de estos últimos, el italiano Vinicio Fionarelli compró su pase y lo ubicó en el Bolonia italiano.

La transferencia superó los 350 mil dólares y Zamorano comenzaba su travesía por el Viejo Continente durante un atardecer de 1988. Problemas con el entrenador del Bolonia, quien discriminó a Zamorano por su aspecto físico, hicieron que el joven delantero llegara cuadro suizo de Saint Gallen, en una competencia de tercera categoría, pero que al ariete nacional serviría como la escuela ideal para su desarrollo muscular y deportivo.

En la escuadra helvética, Zamorano se transforma en un suceso y la revista Güerin Sportivo lo bautiza como "Iván il Temmible". Goleador por naturaleza, brilló durante tres temporadas y captó la atención de la mirada del exigente fútbol español. Específicamente las retinas de Vicente Cantatore, técnico que por aquellos años dirigía al Sevilla.

El Saint Gallen recibió 2,5 millones de dólares, la venta más importante que se había realizado hasta la fecha en la historia del club. Zamorano firma en el Sevilla un contrato por cuatro temporadas. En España, Zamorano se reencuentra con su madre y su hermana y comienza a escribir los capítulos más importantes de su carrera.

La mala campaña del equipo y las imponderables lesiones hacen que Zamorano tenga un rendimiento discreto en su primera temporada (90-91) y convierte sólo nueve goles, y en la temporada siguiente marca doce. Pero nuevamente sufre dos lesiones que le impiden tener continuidad como titular. Pese a todo, despierta el interés del entrenador del Real Madrid, Benito Floro.

Zamorano llega a la capital española para presentarse como nuevo refuerzo del cuadro "merengue" el 14 de junio de 1992, luego de que los madrileños desembolsaran cinco millones de dólares por su pase. En el campeonato que se extendió hasta a mediados del 93, Zamorano anotó 27 goles, y fue el segundo goleador de la Liga. Su fama crece y es elegido como el mejor jugador Iberoamericano del torneo.

En la temporada siguiente, el nuevo entrenador del Real Madrid, Jorge Alberto Valdano, anunció que no contaba con Iván y que debía buscarse otro equipo. Iván Zamorano respondió con una extraordinaria pretemporada, y acabó siendo titular del equipo desde el primer partido de la Liga hasta el último. El delantero consiguió 28 goles (ganó el Pichichi como máximo goleador del torneo) y el equipo madridista se alzó con el campeonato después de cuatro años de triunfos sucesivos del eterno rival, el FC Barcelona.

En el Real Madrid, Iván Zamorano demostró una enorme agresividad en el área, una gran capacidad de sacrificio y una excelente resolución de cara al gol. En julio de 1996 fichó por el Inter de Milán (equipo con el que ganó la Copa de la UEFA en 1998) y en diciembre de 2000 fue fichado por el América mexicano.

Durante este tiempo, aporta su trabajo a la selección chilena que clasifica para el mundial de Francia 1998, con Zamorano como el goleador de toda la fase clasificatoria sudamericana.

Zamorano consiguió convertirse en el gran ídolo de la afición futbolística de Chile gracias a sus triunfos en el viejo continente y a su habitual presencia en la selección nacional de su país. Con la selección chilena, formando una temible pareja atacante con Marcelo Salas, participó en la fase final del Campeonato del Mundo de Francia, disputado en 1998, y en la Copa América de 1999, celebrada en Paraguay. Iván Zamorano también formó parte de la selección olímpica chilena que obtuvo la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney del año 2000.

En 2000, en las clasificatorias para el Mundial de 2002 es la última vez que se juntaron en la cancha Zamorano y Salas, cuando Chile por primera vez en su historia derrota a Brasil 3-0 en el Estadio Nacional de Santiago, incluyendo un gol suyo. Para terminar su paso por la selección, se organizó una despedida aprovechando un partido amistoso en el que Chile venció a Francia por 2-1.

A finales del año 2000 se confirma la partida de Zamorano desde Italia hacia México, donde firma por el América, el club más popular del país azteca. La expectativa entre la hinchada mexicana es enorme, y Zamorano llega como un ídolo. Para confirmar su condición, Zamorano debuta en el torneo local y anota tres goles en su primer partido oficial. Es la locura.

Con el América obtiene tres títulos pero sus anhelos y promesas le reclaman desde su patria. Por fin, cumpliendo la promesa hecha a su padre, el 2003 retorna a Chile para vestir la camiseta del club de sus amores: Colo Colo.

El tiempo es un compañero implacable y empieza a hostigar. Para dar otro rumbo a su vida, ahora en el aspecto personal, Iván anuncia su retiro oficial del fùtbol en julio del 2003.

Con 34 goles, Zamorano es el segundo goleador histórico de la Selección de Chile, detrás de Marcelo Sa

Historial deportivo

  • 1986 Cobreandino (Chile)
  • 1988-1990 Saint Gallen (Suiza)
  • 1990-1992 Sevilla (España)
  • 1992-1996 Real Madrid (España)
  • 1996-2000 Internazionale (Italia)
  • 2000 América (México)
  • 2003 Colo Colo (Chile)

Títulos

  • 1987 Campeón Copa Chile, Cobresal
  • 1993 Campeón Copa del Rey, Real Madrid
  • 1994 Campeón Supercopa Europea (Real Madrid)
  • 1995 Goleador Liga Española (Pichichi)
  • 1995 Campeón Liga Española (Real Madrid)
  • 1998 Campeón Copa Uefa (Internazionale)
  • 2000 Campeón en México
  • 2003 Vicecampeón Colo Colo, Apertura

Fuentes