Saltar a: navegación, buscar

Jacaranda

Jacaranda
Información sobre la plantilla
Jacaranda.jpg
Nombre Científico:'
Reino:Plantae
División:Magnoliophyta
Clase:Magnoliopsida
Orden:Lamiales
Familia:Bignoniaceae
Tribu:Tecomeae
Género:Jacaranda
Especie:Jacaranda mimosifolia

Jacaranda (conocido también como el árbol lila). Género de unas cuarenta especies de árboles y arbustos de la familia de las bignoniáceas, típicos de la América intertropical y subtropical, que prosperan preferentemente en zonas con un buen régimen de lluvias, aunque pueden implantarse y prosperar en zonas más templadas.

Es un árbol ornamental muy apreciado en todo tipo de jardinería. Su exquisito color liláceo, su porte ligero y su talla media lo convierten en una especie ideal para paseos urbanos de la costa mediterránea.

Otros nombres

Jacarandás, jacarandaes, jacarandas, gualandayes o tarcos.

Distribución

El Jacaranda crece de forma espontánea en los países de América del Sur como el Brasil o la Argentina, dónde hoy podemos encontrar magníficos ejemplares centenarios. Su plantación y cultivo se ha extendido a la zona mediterránea y peninsular, aunque dónde la especie tiene más éxito es en aquellos lugares de clima suave, con pocas heladas, dónde no se aprecien cambios de temperatura muy bruscos.

Jardinería

Cuidados

El jacaranda no precisa de suelos especiales, aunque sí requiere un clima moderado. Es mejor evitar plantarlo en aquellas zonas que padecen heladas de manera habitual, puesto que los ejemplares jóvenes pueden llegar a morir en situaciones extremas. Aunque es un árbol caducifolio, son apenas 8 semanas de la primavera las que se presenta desnudo de hojas.

Jacaranda - Flores

Sus bellísimas flores, que se agrupan en racimos liláceos de gran vistosidad, tienen una larga duración, hecho que aún lo hace más apreciable como árbol decorativo. Sus hojas son muy parecidas a las de los helechos o mimosas, opuestas, bipinnadas, de 15 a 30 cm de largo, con 16 o más pares de divisiones.

Riego

La exuberancia del jacaranda está bastante relacionada con el riego que le proporciones. Para que un ejemplar esté magnífico y exuberante, durante la época de crecimiento es recomendable regar asiduamente, en primavera unas dos veces por semana y en veranos calurosos de temperaturas extremas, cada día. Cuando hace mucho calor, es mejor hacerlo a primera hora del día o a última hora de la tarde, para evitar que la planta se queme con el sol.

Poda

El jacaranda prácticamente no necesita ningún tipo de poda de formación ni de mantenimiento. La única precaución que debemos tomar es eliminar las partes más secas. Lo podemos hacer en cualquier época del año. La poda no es sinónimo de mejor floración, o sea que no es necesario darle cuidados específicos.

Abonado

Durante la época de crecimiento, el jacaranda requiere un abonado idéntico y genérico para árboles. No es una especie muy delicada, y el abonado es mejor aplicarlo una vez al mes durante la época de crecimiento.

Un truco que ayuda a endurecerle y superar los primeros fríos en sus primeros años de vida es incorporar sulfato de potasio al suelo unas dos veces al año. Más o menos se recomienda unos 20 gr. de producto por cada metro cuadrado de copa.

Reproducción

Este árbol se multiplica por semillas o esquejes de leño semimaduro. El momento de plantarlo mediante semillas es en primavera, aunque también puedes hacerse en otoño. La reproducción mediante semillas es muy sencilla si se tiene cuidado y se respeta la temperatura ideal para la siembra, que es entre los 20 y los 30 ºC.

Principales enemigos

El pulgón, con todas sus variedades, es el peor enemigo del jacaranda. Es su punto débil, puesto que tanto sus panículas florales como los brotes son atacados con frecuencia por estos insectos. En caso de ataque, aplicar algún producto acorde con la plaga y especie.

Fuentes