Saltar a: navegación, buscar

José Braulio Alemán

José Braulio Alemán
Información sobre la plantilla
Jose.jpg
General de Brigada
NombreJosé Braulio Alemán Urquía
LealtadEjército Libertador Bandera de Cuba

Nacimiento26 de marzo de 1867
Santa Clara, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento15 de enero de 1930
Rancho Boyeros, La Habana, Bandera de Cuba Cuba

José Braulio Alemán Urquía. General de brigada del Ejército Libertador; ayudante del generalísimo Máximo Gómez; paladín incansable en la guerra y en la paz del progreso, la cultura y la dignidad de su Patria, participante de la Guerra de 1895.

Datos biográficos

Nació en Santa Clara, el 26 de marzo de 1867. Realizó sus estudios en La Habana, en los colegios San Francisco de Asís y en el Real Cubano, pasando después a la Universidad, donde se matriculó en la escuela de Derecho. Mas no llegó a terminar su carrera; hombre de pensamiento y de acción, atraído por las letras de molde, abandonó sus estudios universitarios para consagrarse a la carrera del periodismo.

Vida laboral

En Santa Clara, su tierra natal, fundó un periódico independiente, El Horizonte, desde cuyas columnas vertió a torrentes el tesoro inagotable de su claro pensamiento y dio escape a las inquietudes, anhelos y rebeldías de su espíritu. Perseguido en varias ocasiones por sus pronunciamientos liberales y clausurado, al fin, definitivamente su periódico por los sicarios de la tiranía colonial, hasta 1886, a virtud de la nueva Ley de imprenta, no le fue posible obtener permiso para fundar otra publicación.

La Protesta fue su nuevo órgano publicitario, desde el cual arremetió con redoblado vigor y entusiasmo contra los yerros, vicios y atropellos del Gobierno Metropolitano; y, especialmente, contra el General Esponda, Gobernador de Santa Clara. Cuarenta y tres procesos y numerosas prisiones en la cárcel de esta plaza, serían en el balance total de aquella valiente jornada campaña periodística.

Dirigió más tarde las publicaciones de matiz separatista, La Defensa y El Porvenir. Muy joven aún se inició en la fracmasonería, en la que ocupó a los 21 años de edad, el cargo de Venerable Maestro de la Logia Modelo No 150. Su recto carácter y su gran prestigio de hombre digno y ejemplar, eran reconocidos hasta por sus más encarnizados enemigos y adversarios.

Participación en la Guerra de 1895

Delegado del Partido Autonomista en Santa Clara, al ponerse de acuerdo con José Martí a raíz de la fundación del Partido Revolucionario Cubano en 1892, le dio el golpe de gracia al autonomismo en aquella región. De carácter enérgico y celoso cumplidor del deber, en 1895 se lanzó a la manigua rebelde, para conquistar por medio del espada los ideales que había defendido con la pluma. El general José María Rodríguez, le ofreció el mando de la Brigada de Cienfuegos, honor que renuncio, prefiriendo formar un regimiento propio, El Villa Clara, al que dio tan perfecta organización que fue ascendido al grado de teniente coronel.

Su ascenso en las filas del Ejército Libertador fue rápido, ganado por el valor y la inteligencia. Mandó las brigadas de Villa Clara, Sagua y Cienfuegos. En 1897, bajo el gobierno del general Bartolomé Masó, ocupó el cargo de Inspector General del Ejército Libertador, en cuyas funciones logró que el general Máximo Gómez, a sugerencias suyas, dictase el célebre Decreto, por el cual se condenaba a la pena de muerte, como traidores, a cuantos viniesen al campo de la revolución con proposiciones de sometimiento. Por aplicación de este decreto fue fusilado el teniente coronel Ruiz, cubano íntimo amigo del coronel Néstor Aranguren, Jefe de la Brigada del La Habana, quien se vió en la dolorosa disyuntiva de tener que dar cumplimiento a esta Resolución. En 1901 fue elegido delegado de la Convención Constituyente, en la que se distinguió por su patriotismo y clara visión del futuro, o poniéndose a que figurarse en nuestra Carta Magna el apéndice de la Enmienda Platt.

En la república libre quiso integrarse a sus labores periodísticas; pero sus amigos lo llevaron al Gobierno Provincial de Las Villas. Renunció a este alto cargo poco después, cuando la Intervención Americana, no deseando ostentar representación pública alguna, bajo un estandarte que no fuera el de la estrella solitaria.

En los inicios del gobierno del general Machado, se presentó a Cuba en México, en calidad de Ministro Plenipotenciario, donde dejó una estela luminosa de imborrables recuerdos y afectos. De este cargo pasó seguidamente a ocupar la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes, cargo en el que su laboriosidad y grandes iniciativas, dejaron un surco profundo con la creación de distintos centros docentes de enseñanza superior y elemental, tales como el Dispensario de Higiene Infantil, Museo de Historia Natural, Escuela Técnica Industrial de Rancho Boyeros y diversas instituciones culturales más, que como jalones de luz señalan su paso por esa Dependencia del Estado.

Muerte

Su muerte, ocurrida en la plena madurez de su talento, el 15 de enero de 1930, en Rancho Boyeros, privó a la Patria de uno de sus más eficientes servidores, precisamente, en la hora más dramática de su historia, pues vivo él, quizás muchas lágrimas de dolor y mucha sangre inútilmente derramada habría sido posible ahorrar a la República, en los días aciagos que siguieron a su desaparición.

Fuentes

  • Multimedia hechos y personajes de la Historia de Cuba 2002.
  • Libro Precursores y fundadores, Autor: Benigno Vázquez Rodríguez Prólogo: Dr. Néstor Carbonell, Retratos: Prof. Augusto G. Menocal. Editorial Lex, La Habana, 1958.