Saltar a: navegación, buscar

Pepi Sánchez

(Redirigido desde «Josefa Sánchez»)
Pepi Sánchez
Información sobre la plantilla
Pepi S'anchez.jpg
Pintora y escultora española
Nacimiento4 de abril de 1929
Sevilla. Bandera de España España
Fallecimiento5 de marzo de 2012

Josefa Sánchez. Pintora y escultora española de indudable talento artístico entre los pintores de su época dejando al descubierto su estilo en piedra tan elogiado por la crítica desde sus inicios como pintora hasta sus últimos días.

Síntesis Biografía

Pepi Sánchez nace en Sevilla el 4 de abril de 1929. De su padre, José Sánchez, perteneciente a Santa Cruz de Mudela, y que trabajaba como maquinista en la compañía de ferrocarriles. Su madre, Ana María Díaz, era de Constantina, provincia de Sevilla, y el abuelo materno, herrero de profesión, fue el autor de las rejas de la Iglesia del pueblo. El matrimonio, afincado en la ciudad de Sevilla, tiene ya otra hija, Dolores.

El padre fallece cuando Pepi cuenta con tan solo dos años. La joven viuda y sus dos hijas son acogidas entonces por su hermana Concha, veinte años mayor y casada con un italiano, Ernesto de Micheli Rivaro, empleado en el consulado de Italia en Sevilla, al que había conocido en Almadén de la Plata cuando él trabajaba en la administración de la mina. Esta pareja, que nunca pudo tener hijos, adoptan el papel de padres, pasando Ana María, con su carácter vivaz y alegre, a ser casi una hermana mayor más que una madre.

El tío Micheli era un hombre muy culto y cariñoso, pero por ideas anticuadas respecto a la educación , se niega a que vayan a un colegio, y pone su educación en manos de una profesora particular, doña Carmen, que acude cada día a la casa para darles clase. Las dos hermanas, Pepi y Loli, crecen así en aislamiento de otros niños.

Vocación y estudios

El tío Micheli desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de la personalidad y de la vocación pictórica de las dos hermanas. En una entrevista de 1982, Pepi cuenta:
“Me acuerdo de que salíamos mucho con él y dábamos grandes paseos (...) y en esos paseos nos hacía ver la presencia de Dios en todo lo bello, en un atardecer...” .
Gran amante y conocedor del arte de su país, el tío Micheli les hace apreciar, admirar y amar las grandes obras de la pintura italiana desde muy pequeñas. Y es así como ambas hermanas deciden que quieren ser pintoras.

La suerte hace que José María Labrador, pintor cordobés afincado en Sevilla, establezca su residencia y estudio en el piso superior de la casa.. Con tan solo 9 y 12 años respectivamente, Pepi y Loli entran en el estudio de este pintor donde empiezan a aprender a pintar. Allí coinciden con otros futuros artistas e intelectuales: Eufemiano y los hermanos José María y Francisco Moreno Galván. Labrador, sin tener en cuenta la gran diferencia en el desarrollo entre una niña de nueve años y una preadolescente de doce, decide que así como Loli tiene madera y aptitudes de pintora, Pepi simplemente no vale, que no sirve ni para calcar.

En una entrevista de 1978, Pepi cuenta sobre esos años:
“Recuerdo que Labrador le insistía una y otra vez a mi madre para que yo dejara de asistir a aquellas clases (...) Yo era muy chica y, por lo visto, debía hacerlo muy mal, ya que, mientras los demás avanzaban, yo no pasaba de copiar la hoja de parra” .
. Sin embargo, más adelante Labrador reconocerá honestamente su error, le dice a su madre:
“Doña María, me equivoqué. Me gustaría que Pepi fuera hija mía”.

En 1940 Loli ingresa en la recién creada Escuela Superior de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, de Sevilla. Una vez allí, se entera de que existe la posiblidad de asistir por libre, así es que Pepi empieza a ir a las clases. El profesor Hernández Díaz repara en ella y la anima a inscribirse. Pepi solo tiene doce años y necesita una dispensa especial del Ministerio de Educación Nacional. Pronto empieza a destacar, como demuestra el hecho de que en todos los cursos obtuviera el Premio del Estado, así como varias becas.

En 1947 termina la especialidad de pintura, y decide hacer escultura en la misma Escuela. A pesar de encantarle esta experiencia, la dificultad de mover por sí sola los pesados materiales y tener que depender para ello de sus compañeros varones la hace desistir de continuar por esta vía. En sus trabajos posteriores utilizó piedras como base para sus obras.

Su indudable talento y la admiración que causa entre sus profesores y también entre sus compañeros, quedan evidenciados por el hecho de que, cuando en 1950 se realiza una exposición para conmemorar el décimo aniversario de la fundación de la Escuela Superior de Bellas Artes Santa Isabel de Hungria, ella es elegida por y entre todos los antiguos alumnos de la institución como ganadora del Primer Premio.

Viajes

En 1951, viajan por primera vez a Italia y este viaje es quizá el más importante en su formación.. Entrar en contacto directo con las obras de los artistas cuya obra había admirado a través de láminas y libros la marca poderosamente. En 1955, Pepi obtiene el Premio “La Rábida” a la mejor exposición del año, y el dinero obtenido unido a la venta de varios cuadros, permite a ella y su hermana retornar a este país, esta vez para permanecer durante varios meses, teniendo así la oportunidad de estudiar cerámica en el estudio del conocido ceramista Nino Carusso.

En 1957, recibe una Bolsa de Viaje del Ministerio de Educación que le permite viajar por Francia e Inglaterra y disfrutar de las obras que encierran los magníficos museos de París y Londres.

Inicios de su carrera artística

Las exposiciones, individuales y colectivas, trancurren tanto en Sevilla como en otras ciudades de dentro y fuera de España. Además del óleo sobre lienzo, Pepi experimenta con la cerámica y el mosaico. Realiza varios mosaicos murales para casas privadas y en 1958, la Cruz del Campo le encarga los que decorarán su nueva fábrica en Sevilla. Asimismo, durante estos años realiza numerosos retratos por encargo, como los que la llevan a Oporto en 1954.

Su estilo se va formando a la vez que se separa de los convencionalismos de la pintura tradicional y se inserta en la llamada “Joven escuela sevillana de pintura”, junto con otros pintores salidos de la Escuela Superior de BB.AA Santa Isabel de Hunría.

Al mismo tiempo participa activamente en la vida cultural más vanguardista sevillana, asistiendo a exposiciones, conferencias y tertulias. En una de estas tertulias, “La Camilla”, en el barrio de Triana, conoce en 1955 a uno de los miembros fundadores, el escritor sevillano Manuel García Viñó.

En 1984 firma un contrato de exclusividad con el político Agustín Rodríguez Sahagún, coleccionista de arte y dueño de la galería de arte Áltex, de Madrid y de la editorial Iberico Europea de Ediciones, por el cual él se encargaría de difundir su obra a cambio de cuadros y piedras. Este acuerdo permite a Pepi dedicarse a lo que más le gusta y mejor sabe hacer, pintar, sin tener que ocuparse de esa otra parte comercial y de relaciones públicas que no casan con su personalidad. Tras la muerte de Rodríguez Sahagún en 1991, este contrato continúa con sus hijos y herederos, hasta que se rescinde en 2002, al cierre de la empresa Áltex.

En una entrevista con Carmen Pallarés cuenta lo que para ella supone esto: “Yo no he vivido esa experiencia de tener obras almacenadas en el estudio, porque todo cuanto pintaba pasaba enseguida a propiedad de Agustín, de quien recibía una cantidad generosa todos los meses, y que se encargaba de contratar las exposiciones y de las ventas y todo lo demás. Fue una oportunidad, entonces, esplendida para mí, que solo tenía que ocuparme de lo que quería, de pintar y nada más. El acuerdo económico y la exclusividad se mantuvieron durante años tras la muerte de Agustín, pero todo lo demás, pues ya no fue lo mismo. Y ahora me encuentro… desorientada, porque nunca me he ocupado de cosas que otros pintores han tenido que aprender, como buscar galerías, ocuparme de catálogos y demás, en fin, de gestionar todas las cosas personalmente. Así que no sé cómo usar bien esta libertad para decidir, ya ves, porque libertad para pintar siempre la tuve, eso sí.”Ballesol, (diciembre 2007).

Estilos

En 1964, llega a encontrar las piedras suficientes para formar un Belén. Es así como empieza su producción de pintura sobre piedra, quizá la parte más original y personal de su obra. En las navidades de 1965, la galería Neblí de Madrid organiza la primera exposición de esta técnica, compuesta exclusivamente de belenes. El éxito que supuso queda demostrado por las numerosas y entusiastas críticas y por el hecho de que todo lo expuesto se vendiera el mismo día de la inauguración.

Matrimonio

Pepi Sánchez y Manuel García Viñó se casan tras tres años después de conocerse y deciden trasladar su residencia a Madrid donde son acogidos por sus amigos el poeta Rafael Montesinos y su mujer, Marisa Calvo.

Pronto nace su primera hija, Mónica, a la que siguen en intervalos que a veces no llegan a los dos años, Patricia, Manolo, Pablo y Chema, los cuales no les impiden seguir pintando porque, en sus propias palabras, pintar para ella era tan vital como respirar. En una entrevista de 1966, afirma:
“Suelo pintar de noche, cuando acuesto a los niños. Entre organizar la casa, ayudar a las niñas en los deberes del colegio, ocuparme de los pequeños y mil cosas, se me pasa el día volando. Por eso, prefiero hacer un contrato para una exposición, porque entonces “saco” horas de donde sea y pinto. Porque la pintura es un veneno que llevo dentro de mí. Pintaría, si pudiera, día y noche”.
Durante estos años, usa como estudio una pequeña habitación de su casa, para poder al mismo tiempo cuidar de sus hijos. No será hasta 1974 que pueda permitirse un estudio independiente en un local cercano a su domicilio.

De cualquier modo, durante los primeros años de su vida matrimonial, gran parte de su obra se encuentra en el campo de la ilustración para revistas. Estos trabajos hechos por encargo y con fines claramente “alimenticios”, lejos de limitar su creatividad, prueban ser un laboratorio experimental donde se va fraguando su personalísimo estilo.

Exposiciones

  • Museos y Colecciones Públicas
  • Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.
  • Museo de Arte Contemporáneo de Toledo.
  • Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla.
  • Museo de Arte Contemporáneo de Villafamés. Castellón.
  • Museo Etnográfico de Povoa de Varzim, Oporto, Portugal.
  • Museo Nacional de Artes Decorativas. Madrid.
  • Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Guinea Ecuatorial.
  • Museo Provincial de Badajoz.
  • Museo Municipal de Huete, Cuenca.
  • Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla.
  • Escuela Superior de Santa Isabel de Hungría de Sevilla.
  • Centro Cultural Español de El Cairo.
  • Instituto Nacional de Educación Física, Madrid.
  • Ateneo de Madrid.
  • Ministerio de Educación y Ciencia, Madrid.
  • Caja de Ahorros de Córdoba.
  • Caja de Ahorros de San Fernando de Sevilla.

Muerte

En 2010 le detectan una grave enfermedad pulmonar. La serenidad de su carácter y su firme creencia en una vida mejor después de esta, le permiten aceptar con total entereza su próximo fin. Sigue pintando con la dedicación de siempre hasta prácticamente el momento de su muerte, el 5 de marzo de 2012.

Fuente