Saltar a: navegación, buscar

París

Ciudad de París
Información sobre la plantilla
Ciudad de Francia
<span/>
Bandera de París
Bandera

Escudo de París
Escudo

EntidadCiudad
 • PaísBandera de Francia Francia
 • Isla de FranciaParís
 • FundaciónEntre 250 a.n.e. y 200 a.n.e.
Población (2007) 
 • Total2,193,031 hab.
GentilicioParisiense o parisino
Mapa de París

París. Capital de Francia y de la región de Isla de Francia. Constituida en la única comuna unidepartamental del país, está situada a ambos márgenes de un largo meandro del río Sena, en el centro de la Cuenca parisina, entre la confluencia del río Marne y el Sena aguas arriba, y el Oise y el río Sena aguas abajo.

París_ciudad_capital

Breve caracterización de la ciudad

La ciudad de París dentro de los límites administrativos tiene una Población estimada de 2 215 197 habitantes en el 2007. Sin embargo, durante el Siglo XX, el área metropolitana de se expandió más allá de los límites de la comuna. La zona urbana, la segunda más grande de Europa, tenía una población estimada de 11.800.000 habitantes en el 2006.

La región de París (Isla de Francia) es, junto con Londres, el centro económico más importante de Europa. Con 500,8 mil millones de euros, (630 mil millones de dólares), produjo una cuarta parte del Producto Interior Bruto (PIB) de Francia en 2006.

La Défense es el primer barrio de negocios de Europa, alberga la sede social de casi la mitad de las grandes empresas francesas, así como la sede de veinte de las 100 más grandes del mundo. París también acoge o ha acogido a muchas organizaciones internacionales como la UNESCO.

La ciudad es el destino turístico más popular del mundo, con más de 26 millones de visitantes extranjeros por año. Suele considerarse como la ciudad más hermosa, elegante y espectacular del mundo por contar con muchos de los monumentos más famosos y admirados del orbe: la Torre Eiffel, la Catedral de Notre Dame, los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo, la Basílica del Sacré Cœur, de Los Inválidos, el Panteón, el Arco de la Defensa, la Ópera Garnier o el barrio de Montmartre, Disneyland Paris, entre otros. También alberga instituciones de reconocimiento mundial: el Louvre, el Museo de Orsay y el Museo Nacional de Historia Natural de Francia.

Historia

La Antigüedad: bajo el signo de los Galos

Aunque el emplazamiento de París está ocupado por el hombre desde hace 7 000 años, la historia de la ciudad comienza realmente a escribirse en el Siglo III a.n.e. En aquella época, la tribu gala de los Parisii decide instalarse en la isla de la Cité, punto de paso estratégico hacia el norte del país y el comercio del estaño. Consciente del reto estratégico del emplazamiento, Julio César envía sus tropas a aplastar a los Galos y se apodera del lugar. En el año 52 a.n.e. ocurre la Batalla de Lutecia. Después, la ciudad es reconstruida por los ocupantes sobre la Cité y, en la orilla izquierda, a lo largo de la pendiente norte de la Montaña Santa Genoveva.

Lutecia adquiere forma. En los Siglos I y II, se construyen el antiguo anfiteatro y las termas de Cluny. Las termas son alimentadas por un acueducto que recorre el Bièvre, un río que después discurre bajo la ciudad. El monumento es el reflejo de un modo de vida típicamente romano. En el año 280, la ciudad es destruida por las invasiones bárbaras. Desde el Siglo IV, Lutecia es rebautizada con el nombre de París. En el año 451, un acontecimiento marca a su vez las memorias de forma duradera: la religiosa Santa Genoveva consigue desviar la codicia de Atila, rey de los hunos. Se convertirá en la patrona de París.

La Edad Media: en el centro del reino de Francia

En el año 508, Clodoveo, rey de los francos, hace de París la capital de su reino. En el Siglo VIII, el centro del imperio carolingio se desplaza hacia el nordeste. Pero la ciudad adquiere una nueva dimensión con Hugo Capeto. Este conde de París es elegido rey de Francia en el 987 y funda una nueva dinastía, los Capetos. Después, Luis VI el Gordo edifica una fortificación, el Châtelet, en torno al Grand-Pont restaurado (el actual Pont au change). En 1163 comienza la construcción de la Catedral Notre-Dame (que finalizó en 1345).

Después, Felipe Augusto, gran urbanista, dejó su huella rodeando París con murallas y construyendo la fortaleza del Louvre. Bajo su reinado se consagró París como capital. En el Siglo XIII, París es la ciudad más poblada (aproximadamente 200.000 habitantes) y la más rica de Occidente.

En esta época, la ciudad es administrada por un solo hombre, el preboste del rey. En 1268 la poderosa corporación de los barqueros adopta su lema, Fluctuat nec mergitur (el barco es azotado por las olas pero no se hunde), que más tarde se convirtió en el de París. En el Siglo XIV, la municipalidad dispone de una autoridad real. Pero será regularmente metida en vereda por el poder real en los siglos siguientes. En el Siglo XV, París es ocupada por los ingleses duante dieciséis años.

La época moderna: nacimiento de las plazas reales

A mediados del Siglo XVI, bajo el reinado de Francisco I, la capital se embellece con construcciones renacentistas, como el nuevo Louvre y El Ayuntamiento. En esta época, surgen varios monumentos, como el Museo de historia natural y el Palacio de Luxemburgo. A partir del rey Enrique IV, la ciudad debe honrar a su soberano y exaltar su poder. Así, surgen las plazas reales: la Plaza Dauphine para Enrique IV, la Plaza de la Concordia para Luis XV, la Plaza de los Vosgos paraLuis XIII, etc. En 1648, comienza la Fronda, la rebelión del pueblo, que se prolongará hasta 1653. En 1680, Luis XIV abandona el Palacio del Louvre, hasta entonces mansión de los reyes de Francia, para instalarse en Versalles, al oeste de París. Allí morirá después de 72 años de reinado.

La Bastilla: símbolo de la Revolución

El 14 de julio de 1789, los parisinos sublevados por la presión del rey sobre la nueva asamblea formada por el Tercer Estado, asaltan la Fortaleza de la Bastilla, símbolo del absolutismo. Este acontecimiento inaugura la Revolución francesa y el declive de la monarquía de derecho divino en Francia. El 17 de julio, Luis XVI adopta en el Ayuntamiento la bandera nacional tricolor con los colores de París (azul y rojo) y la del rey (blanco). Jean-Sylvain Baillo es el primer alcalde. Es elegido el 15 de julio de 1789. La República se proclama por primera vez en 1792. En 1793, Luis XVI y la Reina María Antonieta son ejecutados en la Plaza de la Concordia. Después, el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte pone fin al Directorio y a la Revolución.

Desarrollo urbano y represión de La Comuna

Napoleón es consagrado emperador en Notre-Dame en 1804. París le debe el Canal del Ourcq, la construcción de los muelles, la excavación de los alcantarillados, la numeración de las casas, etc. Las barricadas se erigen en la capital: es la revolución de Julio, que derroca a Carlos X en 1830.

Seis años más tarde, bajo Luis Felipe, se finalizan las obras del arco de triunfo de l’Étoile. La revolución de 1848 culmina con la proclamación de la II República. En 1852, el segundo Imperio ve como la capital se transforma bajo la batuta del prefecto Haussmann.

Duplica el ancho de las vías de circulación, generaliza las aceras, etc. También hace acondicionar 2.000 hectáreas de bosque y plantar 90.000 árboles a lo largo de los ejes viales. Asimismo desarrolla una red de alcantarillado de unos 500 km.

Las cinco estaciones se finalizan en 1847. Entre 1855 y 1880, el precio de venta de los edificios aumenta un 136%. En 1870 se proclama en el ayuntamiento la III República. Los prusianos invaden París. La Comuna es aplastada en el transcurso de la semana sangrienta. Balance: de 20 a 30.000 víctimas, la tercera parte de la ciudad ha ardido y el ayuntamiento ha sido destruido. París, en estado de sitio, pierde su estatus de capital durante un tiempo.

En 1873, primer congreso orientalista. En 1889, se inaugura la Torre Eiffel durante una exposición universal. En 1910, París se inunda en una crecida centenal del Sena.

París y las dos guerras mundiales

Durante la Primera Guerra Mundial, París se salva de la ofensiva alemana al ganar la batalla del Marne. En cambio, la ciudad no escapa a la ocupación alemana de 1940 a 1944. El Estado colaboracionista dirigido por el Mariscal Pétain, se instala en Vichy.

En Londres, la Francia libre se organiza en torno al general de Gaulle. En 1942, 12.000 judíos son detenidos y agrupados en el Velódromo de Invierno para ser deportados. París es liberada el 25 de agosto de 1944. Al día siguiente, el general de Charles de Gaulle desfila por los Campos Elíseos. La ciudad se ha salvado: el comandante alemán Dietrich von Choltitz, encargado de la defensa de París, ha desobedecido la orden de Hitler de demoler los monumentos de la capital.

De la torre Montparnasse al regreso del tranvía

En los años 60 se erigen en la ciudad las torres de inmuebles. En mayo de 1968, tiene lugar la revolución estudiantil en torno a la universidad de La Sorbona (distrito 5). Al principio de los años 70, se finalizan el bulevar periférico, la Torre Montparnasse y el Palacio de Congresos.

En 1977, Jacques Chirac es elegido alcalde de París: es el primero desde 1871. Siguen floreciendo numerosos monumentos: la Ópera Bastilla, el Arco de la Defensa, el Estadio de Francia, etc. En 2001, la nueva municipalidad, dirigida por Bertrand Delanoë, se hace cargo de la ciudad. En diciembre de 2006, regresa el tranvía en el sur de París: ¡el primero que circula por la capital desde hace 69 años!

Geografía

París está situado en el norte de Francia, al norte de la gran curva del río Sena. En el centro de la ciudad destacan dos islas que constituyen su parte más antigua, Île Saint-Louis y la Isla de la Cité. En general, la ciudad es relativamente plana, y la altitud más baja es de 35 metros sobre el nivel del mar.En París destacan varias colinas, siendo la más alta Montmartre con 130 metros.

La última gran modificación del área de París ocurrió en 1860. Además de la anexión de terrenos periféricos y de darle su forma moderna, en esta modificación se crearon veinte arrondissements (distritos municipales), en forma de espiral y siguiendo el sentido de las agujas del reloj. De los 78 km² que abarcaba París en 1860, la ciudad se amplió a hasta los 86,9 km² en la década de 1920. En 1929 los parques forestales Bosque de Boulogne y Bosque de Vincennes se anexaron oficialmente a la ciudad, lo que conformó su área actual de 105,4 km².

El área demográfica se extiende mucho más allá de los límites de la ciudad, formando un óvalo irregular con extensiones de crecimiento urbano a lo largo de los ríos Sena y Marne hacia el sudeste y este, así como a lo largo del Sena y del río Oise al noroeste y norte. Más allá de los principales suburbios, la densidad de población desciende bruscamente: una mezcla de bosques y de zonas agrícolas con una serie de ciudades satélites distribuidas de manera dispersa y relativamente uniforme. Esta corona urbana, cuando se combina con la aglomeración de París, completa el área urbana de París, que abarca un óvalo 14.518 km², un área cerca de 138 veces mayor que la de París.

Demografía

París es el centro de un área metropolitana con 11.174.740 habitantes (1999), la Segunda de la Unión Europea tras Londres. La ciudad suma un total de 2.193.030 habitantes (2007), población menor a la de su máximo demográfico que fue en 1921. No obstante, en los últimos años ha vuelto a crecer como ha sucedido en otras grandes metrópolis. La mitad de los habitantes menores de 15 años es de ascendencia extranjera, en particular de origen magrebí y de otras antiguas colonias francesas del África subsahariana.

La población de París era de 25.000 habitantes en el año 59 a. C.., número que aumentó hasta los 80.000 en 150. Tras las invasiones francas la ciudad perdió población contando con 50.000 habitantes en 510 y llegando al mínimo en el año 1000, tras las invasiones vikingas, llegó a contar con un total aproximado de 20.000 habitantes.

A partir de los años 1950, la población de París sufrió un importante descenso, a pesar de un aumento en la vivienda, pero desde 1999 el descenso se detuvo. El último censo muestra un crecimiento de + 2,5% entre 1999 y 2006.

El tamaño promedio de los hogares ha descendido en París: el declive de la convivencia de las generaciones de adultos y un menor número de hijos por pareja ha sido durante mucho tiempo la principal explicación. Sin embargo, la disminución de tamaño del hogar se debe principalmente a la atracción que los adultos jóvenes sin hijos tienen, ya que pueden disfrutar del ocio y el empleo en la capital y sufragar los gastos de inmuebles de pequeñas superficies.

En contraste, las parejas con niños tienden a migrar a los suburbios, cuyas casas son más adecuadas y más baratas. Esta dinámica de cercanías de París y el resto de su región explica por que el 58% de los hogares tienen una o dos habitaciones.

Economía

París es uno de los motores de la economía mundial. En 2006, el PIB de la Región de París, fue estimado por el INSEE en 500 mil millones de Euros. Si se tratara de un país, esta región sería la decimoséptima economía más grande del mundo (hasta el 2006), con un PIB casi tan grande como el de los Países Bajos. Aunque en términos de población, la zona urbana de París representa menos del 20% del área urbana de Francia, el PIB alcanza el 28,4% del total. En cuanto a zonas urbanas, según las Naciones Unidas, su PIB es el quinto más grande del mundo después de Tokio, Nueva York, Los Ángeles y Chicago, y el primero de Europa. Su PIB es comparable al PBI de pequeños países del primer mundo.

La economía de París es extremadamente diversa y todavía no ha adoptado una especialización dentro de la economía global (semejante a Los Ángeles con la industria del entretenimiento, o Londres y Nueva York con servicios financieros). París es esencialmente una economía de servicios: el 45% del PIB de la región de París está compuesto por servicios financieros, inmobiliarios y soluciones de negocios.

Casi la mitad del PIB de la Región de París se genera con el sector empresarial y los servicios financieros. El sector financiero del país se concentra en esta ciudad. La región de París sigue siendo una de las potencias manufactureras de Europa, debido al gran tamaño de su economía, con un cambio de la industria tradicional a la alta tecnología.

Su economía se sostiene fundamentalmente en la fabricación de maquinarias de todo tipo. Es de destacar también la producción de artículos de lujo, como la alta costura, las joyas y los perfumes. En su puerto sobre el Atlántico en la ciudad de El Havre, moviliza el cuarto mayor volumen de tonelaje en Europa. El sector agrícola francés se mueve mayoritariamente en esta ciudad, que posee la mayor bodega de mercancías agrícolas del mundo.

Dentro de la región de París, la actividad económica es más intensa en la porción central del departamento Hauts-de-Seine y en el triángulo entre la Ópera, La Défense y Val de Seine. Hauts-de-Seine se ha convertido en una especie de extensión del centro de París, con 873.775 trabajadores a finales de 2005, más de la mitad que en la ciudad de París propiamente dicha (1.653.551 empleados a finales de 2005).

Cultura

París ha sido el centro cultural y artístico más relevante de la historia occidental. En ella nacieron, se formaron o desarrollaron sus carreras figuras francesas de la talla de René Descartes, Voltaire, Victor Hugo, Émile Zola, Alexandre Dumas, hijo, Edgar Degas y Claude Monet entre otros.

Desde comienzos del Siglo XIX y hasta finales de la década de 1960, París fue el centro mundial del arte. Este periodo recibió su brillo de emblemáticos representantes del arte francés como Braque, Duchamp o Matisse y varios artistas extranjeros como Samuel Beckett, Brancusi, Bertolt Brecht, Luis Buñuel, Ernest Hemingway, James Joyce, Pablo Picasso y Igor Stravinski.

En esta época hubo un progresivo desplazamiento de los centros creativos por diferentes barrios de la ciudad: desde Montmartre, cuna del cubismo, a Montparnasse, escenario de la bohemia de entreguerras y del surrealismo, hasta Saint-Germain-des-Prés, centro del movimiento existencialista asociado con Jean-Paul Sartre, y finalmente al Barrio Latino, escenario del Mayo francés. Todos estos núcleos conservan su preeminencia dentro de la vida cultural de la ciudad.

Muchos son los autores que han desarrollado sus historias teniendo a la capital francesa como escenario. Tal es el caso de Rayuela, (1963) de Julio Cortázar y París era una fiesta (1964) de Ernest Hemingway. Además, la ciudad cuenta con el mayor contenido de obras de arte, distribuido en sus numerosos museos y colecciones privadas. Dentro de estos tesoros el más destacado es La Gioconda, una pintura de valor incalculable.

Fuentes