Saltar a: navegación, buscar

Juan de la Aba­­día el Viejo

Juan de la Abadía
Información sobre la plantilla
Retablo del Salvador de Broto2.png
NombreJuan de la Abadía
NacimientoBandera de España España
Otros nombresJuan de la Abadía el Viejo
OcupaciónPintor

Juan de la Abadía. Pintor español perteneciente al estilo hispano-flamenco en Aragón.

Biografía

Documentado en Huesca, donde tiene abierto su taller entre 1469 y 1498 en que se sitúa la fecha de su muerte. A partir de 1489 colabora con él en el taller su hijo Juan de la Abadía el Joven e incluso los dos juntos llegan a contratar los retablos de Lastanosa (1490) y San Pedro de Biescas (1493). Gudiol establece la hipótesis de la formación catalana de Juan de la Aba­­día el Viejo y de su colaboración en algunos retablos barceloneses con Pedro García de Benabarre, con quien el estilo de Juan de la Abadía el Viejo muestra puntos de contacto, al igual que con el de Jaume Huguet.

La etapa más conocida de su actividad corresponde a las dos últimas décadas de su vida, de las que se conserva un mayor número de obras documentadas, entre ellas los retablos de Sorripas, de El Salvador de Broto, Huesca (Museo de Zaragoza) o de Santa Catalina de la iglesia de la Magdalena de Huesca (muy disperso); si bien, es el momento en que cuenta con una amplia colaboración de taller. A esos últimos años corresponde también el Retablo de santo Domingo de la ermita de Almudévar, Huesca (1490), que sirvió como punto de partida a Post en 1941 para designar a este pintor como Maestro de Almudévar, pocos años antes de que Ricardo del Arco diera a conocer su identidad en 1945.

Desde las primeras obras documentadas en tierras oscenses, como el Retablo de santa Quiteria de la iglesia del castillo de Alquézar, se puede constatar el interés que Juan de la Abadía el Viejo tuvo en representar los plegados angulosos de las telas, mucho más duros en sus últimas obras, como también es más intenso el modelado. El pintor muestra a las figuras con un carácter un tanto rudo, aisladas y fuertemente modeladas, con sus rostros realistas dotados de gran expresividad. Las dos tablas con las que Juan de la Abadía el Viejo está representado en el Museo del Prado debieron de formar parte de un retablo dedicado a san Antonio Abad y fueron adquiridas en el año 2001.

Estilo

Sus obras tienen un estilo gótico hispano flamenco, influenciado por Jaume Huguet y Pedro García Benabarre, por lo que se supone un posible origen catalán. Alunas de las obras documentadas de este pintor se encuentran los retablos de Santa Catalina (1490) de la iglesia de la Magdalena de Huesca, Salvador en la ermita de Broto, actualmente en el Museo de Zaragoza y el de Santo Domingo en Almudévar (Huesca).

Obras

  • Escenas de la vida de san Antonio Abad, óleo sobre tabla, 190 x 57 cm (en dep. en el Museo de Zaragoza) [P7769].
  • El Milagro De La Mula Arrodillada, Óleo sobre tabla con crestería original en madera tallada y dorada. Medidas: 55 x 49 cm. Medidas con crestería: 76 x 58 cm.
  • Retablo del Salvador de Broto, 1490-98, Juan de la Abadía, el Viejo, Museo de Zaragoza.

San Miguel pesando un alma

San Miguel pesando un alma2.jpg

Esta pintura sobre tabla que actualmente se expone en el Museo de Arte de Cataluña procede de la iglesia parroquial de la localidad oscense de Liesa. Al museo llegó en 1932 con la colección Plandiura, quien la había adquirido con antelación. Se atribuye a Juan de la Abadía y por lo tanto, fue realizada a finales del siglo XV.

En la parte inferior de la tabla un ángel asiste a una figura femenina vestida, mientras que el demonio intenta inclinar el platillo donde hay una figura masculina desnuda, todos a menor tamaño que la figura del titular. La pintura está resuelta a la manera de otros trabajos atribuidos a La Abadía, conocedor de la pintura flamenca con la que está relacionada la solución dada a los pliegues del manto y de la túnica de San Miguel.

Compositivamente, usa las alas del arcángel para reforzar en curva el distintivo religioso de la aureola, subrayando de esta forma la importancia del mismo. Las alas, la rigidez geométrica del pavimento y la artificiosa solución dada a la capa del arcángel, abierta como si estuviera agitada por el viento, contribuyen a formar una composición muy simétrica y geometrizada, y como tal artificiosa, artificiosidad a la que contribuyen poderosamente los plegados acartonados de inspiración flamenca. Estos convencionalismos geometrizados dan al conjunto un carácter de abstracción icónica de inspiración similar a las representaciones bizantinas, en lo que a búsqueda y apoyo en la irrealidad tienen para aumentar y conseguir una apariencia extrarreal, lo cual incuestionablemente está conseguido mediante soluciones formales diferentes a los de esta concepción estilística.

Galería

Fuentes