Saltar a: navegación, buscar

Jubo

Jubo
Información sobre la plantilla
Jubo.jpg
Clasificación Científica
Nombre científicoAlsophis cantherigerus cantherigerus (Bibron)
Reino:Animalia
Orden:Squamata
Familia:columbridae

El Jubo. Es el más común de todos nuestros ofidios, está distribuido por toda la Isla, le sigue en tamaño al majá, que puede crecer más de un metro y medio, y al igual que este no es venenoso, pertenece a las boas de pequeña talla. Jubo, el nombre con la cual se le designa popularmente a esta serpiente, es de origen indio.

Características

Se caracteriza por ser muy activo y por la rapidez de sus movimientos ondulatorios que los realiza a un lado y otro con las diversas partes del cuerpo que es cilíndrico y alargado; su boca es muy extensible, se articula la mandíbula inferior con el cráneo. Aunque casi siempre cuando se le puede ver tiene la parte anterior del cuerpo elevada y la boca abierta, creemos que lo hace para intimidar a sus posibles enemigos de los que procura librearse de distintas formas, puede combatir vigorosamente con valentía o emprender la fuga, enmascarándose en los lugares en que se encuentra.

Por lo general es inofensivo y huye con la presencia del hombre que lo considera beneficioso para la agricultura al ingerir insectos y roedores perjudiciales, por ello debemos protegerlos y no matarlos. No se les debe dar crédito a los rumores que por desconocimiento se tejen en su contra. Entre sus principales enemigos tenemos al mismo hombre y a las rapaces diurnas y nocturnas, entre otras. Su color es pardo aplomado, con manchas negras en la parte superior de la cabeza, el vientre es claro. Su carne es comestible.

Hábitat

Habita en todo Cuba y puede encontrarse en las sabanas, potreros y debajo de las piedras, así como en los bosques cercanos al agua.

Reproducción

Es ovíparo. La puesta puede variar de 6 a 18 huevos alargados, de envoltura lisa y de consistencia flexible, blandos.

Alimentación

Se alimenta de presas vivas, que engulle al acto; a diferencia del majá, no las mata, se las traga viva. Come ratones, pájaros, pollos pequeños, lagartos y hasta cangrejitos.

Curiosidad

Cuando la víctima es una rana (una de sus presas favoritas) se oyen sus chillidos, aún después de ser tragada viva.

Fuentes

  • Fernández Ricardo, Luis Hugo. Maravillas de la Zoología,Reptiles 1. Editorial Academia. La Habana, 2007.