Saltar a: navegación, buscar

Juicio del Moncada

Representación plástica del juicio del Moncada
Información sobre la plantilla
JuicioMoncada.jpg
Fecha:21 de septiembre de 1953
Lugar:Sala del Pleno de la Audiencia de Oriente
Descripción:
Juicio a los asaltantes cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes
Líderes:
Fidel Castro Ruz


El juicio del Moncada, demostró que el movimiento revolucionario dirigido por el joven abogado Fidel Castro Ruz, que organizó el asalto a la segunda fortaleza militar del país, el 26 de julio de 1953,no intentaba solamente una acción militar popular para destituir un gobierno fraudulento o de facto, sino que este respondía a un programa político revolucionario que debía remover las estructuras de la nación, vulneradas por el artero golpe militar de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952.

Inicios del proceso

El juicio comenzó el 21 de septiembre del año 1953, en la Sala del Pleno de la Audiencia de Oriente.

Este; proceso que culminaría con el alegato de autodefensa pronunciado por el doctor Fidel Castro, conocido hoy mundialmente como La historia me absolverá.

La instrucción de la Causa 37 del Tribunal de Urgencia de Santiago de Cuba fue realizada por la Sala de Vacaciones. Mientras que el juicio se celebraría en la Sala Primera con sus magistrados, fiscal y personal habitual.

El autor intelectual

En el interrogatorio del Fiscal, el doctor Fidel Castro, como ya se ha dicho, asumió su responsabilidad y acató el acto acusatorio contenido en el Sumario,donde se señalaba además como autor intelectual de los sucesos del 26 de julio al supuesto emisario, Ramiro Arango Alsina.

Fidel, aún en su condición de acusado, respondió: "Nadie debe preocuparse de que lo acusen de ser autor intelectual de la Revolución, porque el único autor intelectual del asalto al Moncada es José Martí, Apóstol de la independencia cubana".

De acusado a acusador

La Sala del Pleno de la Audiencia estaba repleta de público. Según la constitución de un Tribunal de Urgencia, que se ocupaba de casos políticos, los juicios debían ser orales y públicos.

Había  gran cantidad de militares armados con bayonetas caladas , los abogados de defensa, incluidos uno para cada acusado, un grupo numeroso de periodistas locales con excepción de fotógrafos, cuya entrada fue prohibida; los empleados de la audiencia, familiares de los acusados y el público asiduo a los tribunales que quisiera entrar.

El acusado fue ,Fidel Castro Ruz, que desde el primer momento se declaró jefe del movimiento y de los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes (ciudad de Bayamo) y se conocerían posteriormente como de la Generación del Centenario.

El mismo exigió que en su condición de abogado se admitiera su propia defensa. Ante esta demanda el Tribunal tuvo que acceder, pues a políticos de oposición, juristas como él, que habían solicitado la aplicación de ese derecho, no les fue negado,aunque primeramente como está estipulado tendría primero que responder las preguntas del Fiscal y los magistrados, luego de que escuchara los cargos que había contra él.

Fien el trascurso del proceso expresó los lineamientos políticos que sostenían la acción, destacando la reivindicación de la memoria de José Martí en el año de su centenario,y mencionando elementos contenidos en el Manifiesto del Moncada a la Nación.

Al comenzar a referirse al contenido del programa, el Fiscal lo interrumpió por considerar estaba haciendo política; pero el documento constaba en el Sumario y los abogados podían conocerlo.

En síntesis, menciona que se levanta el espíritu nacional desde lo más recóndito de las almas de los hombres libres para proseguir la revolución inacabada que iniciara Céspedes en 1868, continuó Martí en 1895 y actualizaron Guiteras y Chibás en la época republicana.

En el documento se señala:"La Revolución se declara libre de trabas con las naciones extranjeras y libre también de influencias y apetitos de políticos y personajes propios. La Revolución es una entidad viril y los hombres que la han organizado y que la representan pactan con la sagrada voluntad del pueblo para conquistar el porvenir que se merece... La Revolución es la decisiva lucha de un pueblo contra todos los que lo han engañado".

Otros elementos esclarecedores del procedimiento

El  Fiscal, solo  se limitó a nombrar el artículo del Código que correspondía al delito analizado .

Fidel  comenzó a pronunciar su alegato censurando en primer lugar el sitio donde se ventilaba el proceso, denunciando los crímenes atroces, desarrollando el proceso de organización del movimiento revolucionario, la declaración exhaustiva del Programa del Moncada y la participación del pueblo; y las bases jurídicas en las cuales dejaba sentada la defensa, a partir de las doctrinas más importante del derecho, y terminó con la famosa frase: "Condenadme, no importa, la historia me absolverá".

Fuentes