Saltar a: navegación, buscar

Medicina tradicional

Medicina tradicional
Información sobre la plantilla
Medicina-natural-y-tradicional-150x150.jpg

La medicina tradicional es reconocida hoy como un recurso fundamental para la salud de millones de seres humanos, un acervo de información, recursos y prácticas para el desarrollo y el bienestar, y un factor de identidad de numerosos pueblos del planeta.

Amplitud de la medicina tradicional

La Medicina Tradicional se utiliza ampliamente y es un sistema sanitario que está creciendo rápidamente y de gran importancia económica. En África hasta un 80% de la población utiliza la Medicina tradicional para ayudar a satisfacer sus necesidades sanitarias. En Asia y en Latinoamérica, las poblaciones siguen utilizando la Medicina tradicional como resultado de circunstancias históricas y creencias culturales. En China, la Medicina tradicional contabiliza alrededor de un 40% de la atención sanitaria. A las personas que practican la Medicina tradicional se les conoce por lo general como sanadores tradicionales, colocador de huesos, herbolarios, etc. Las personas que practican la Medicina tradicional incluyen tanto practicantes de Medicina tradicional y profesionales de medicina alopática como a médicos, dentistas y enfermeras que proporcionan terapias a sus pacientes — es decir, doctores médicos también utilizan la acupuntura para tratar a sus pacientes. Mientras tanto, en muchos países desarrollados, se está haciendo cada vez más popular. El porcentaje de población que la utiliza al menos una vez es de un 48% en Australia, un 70% en Canadá, un 42% en EE UU, un 38% en Bélgica y un 75% en Francia.

La Medicina tradicional es a veces la única fuente asequible de atención sanitaria, especialmente para los pacientes más pobres del mundo. En Ghana, Kenia y Malí, la investigación ha demostrado que una serie de medicamentos antimaláricos de pirimetamina/ sulfadoxina puede costar mucho dinero.

Las tradiciones chinas

La teoría de la medicina china está descrita en el texto denominado Huangdi Neijing, o Libro de medicina del Emperador Amarillo. Probablemente este libro fue compilado en el siglo I a. C. y se le dio forma definitiva en el siglo XI d. C. Incorpora conceptos que se remontan a la dinastía Shang (milenio II a. C.). Entre los principales conceptos, se incluyen el yin y el yang (el equilibrio de los opuestos) y el Tao (el camino del universo), que formaron parte de la tradición religiosa taoísta. También proporciona información sobre el concepto de los elementos y los humores.

  • Los chinos distinguían cinco elementos de la naturaleza:
    • Madera
    • Fuego
    • Tierra
    • Metal y Agua

Creían que éstos se correspondían con

  • Los cinco órganos principales (yin o zang): hígado, corazón, bazo, pulmón y riñón.
  • Los cinco órganos auxiliares (yang o zu): vesícula biliar, intestino delgado, estómago, colon y vejiga.
  • Los cinco órganos sensoriales del cuerpo: ojos, lengua, boca, nariz y oídos.
  • Los cinco fluidos: lágrimas, sudor, saliva, mucosidades y orina.

Existen también muchas otras relaciones de correspondencia. Las funciones fisiológicas dependen de la interrelación entre yin y yang y del pasaje a través del cuerpo de la qi (energía), que fluye por todo el cuerpo a través de canales o meridianos. La enfermedad es el resultado de la alteración de estos procesos.

El Neijing explica el complejo arte de tomar el pulso, que era la principal herramienta de diagnóstico de los médicos chinos. También incluye una descripción clásica de la acupuntura, una de las terapias más reconocidas de la medicina china tradicional. La acupuntura consiste en insertar agujas en distintos puntos del cuerpo a lo largo de los meridianos. Se creía que la inserción y rotación de las agujas restauraba y volvía a equilibrar el flujo de qi. Otra técnica antigua utilizada para restaurar la qi es la moxibustión, la quema de manojos de la hierba artemisa sobre la piel.

Aunque se hacía hincapié en la causa interna de una enfermedad, la medicina china tradicional reconocía que los factores externos cumplían un papel importante. Un médico del siglo II d. C. llamado Zhang Zhongjing escribió el Tratado de criopatologías, que describe el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades provocadas por factores externos relacionados con la baja temperatura. En realidad, esto hacía referencia especialmente a las enfermedades infecciosas.

El tratamiento para la mayoría de los trastornos era la farmacoterapia. Un gran compendio titulado Bencao Gangmu, que se terminó de escribir en el siglo XVI, enumera todas las plantas, animales y minerales que se consideraban útiles desde el punto de vista médico. Contiene muchos tratamientos que se siguen utilizando hoy en día, que incluyen el uso del opio, la efedrina, el ruibarbo, el hierro y muchos otros fármacos. Existen evidencias de que los chinos también practicaban una forma primitiva de inmunización contra la viruela. Algunas pinturas del siglo X parecen representar a los médicos haciendo que sus pacientes inhalen el polvo de las costras de la viruela.

La cirugía, por otra parte, era prácticamente desconocida. Sólo se sabe de un único cirujano de los primeros tiempos de la historia china, un hombre llamado Hua To, que vivió en el siglo III d. C. Los registros indican que utilizaba un tipo de anestesia preparada a base de hierbas y vino. Según se cuenta, estaba a punto de extirpar un tumor cerebral a un príncipe cuando éste, desconfiado de las intenciones de Hua To, ordenó su ejecución.

Las tradiciones indias

La Ayurveda, medicina utilizada tradicionalmente en la India, saber más de ella puede ayudarnos a aliviar enfermedades y relajar nuestro cuerpo y mente.

Se basa en técnicas que tienen por objetivo aliviar dolencias y síntomas de patologías como migraña, insomnio, alteraciones del sistema nervioso y además, favorecer la digestión estomacal. La Ayurveda apunta principalmente a mantener la salud de nuestro organismo intentando alcanzar un equilibrio entre el cuerpo y la mente.

Según la tradicional medicina India, las enfermedades surgen, en su mayoría, porque se origina un desorden entre nuestro cuerpo y nuestra mente, y en menor medida, son consecuencia de la existencia de factores externos o deficiencias. Los malos hábitos, el estrés y el nerviosismo constante son causantes del desequilibrio de nuestro organismo, y es ahí donde se producen dolencias que afectan nuestra salud, según la teoría que rige la Ayurveda.

Los mecanismos usados para aliviar enfermedades y relajar son totalmente naturales, por lo que cualquier persona los puede utilizar sin sufrir efectos secundarios. Entre las estrategias usadas figuran masajes, dietas, técnicas de relajación y meditación y fitoterapia.

La Ayurveda considera a cada ser humano diferente por su constitución, formada por tres fuerzas diferentes: vata, pitta y kapha. Ellas son las encargadas de distinguir de los demás nuestra personalidad y propensión a determinadas patologías. Siempre es importante saber de qué se trata cada terapia, en este caso, ya conocemos que sus técnicas son exclusivamente naturales.

Curiosidades

  • La aplicación de ventosas es un tratamiento chino tradicional que utiliza vasos de vidrio, arcilla o bambú para crear un vacío en la piel y, de esa forma, facilitar la sanación.
  • Orígenes de la sangre

El metabolismo de los alimentos es el precursor de la formación de la sangre. Después de que los alimentos inician su proceso alquímico en el estómago, el bazo destila de dicho producto una sustancia purificada.

El Qui del Bazo transforma a continuación esa sustancia y la conecta directamente con los pulmones que, en contacto con el aire acabará de dar unas características y cualidades a la sangre, producto de la cual los organos tendrán un determinado rendimiento.De ahí la importancia de la calidad de la alimentación, de la pureza del aire que respiramos y del equilibrio emocional que tengamos. Ruth Frías. Terapeuta en MTC.

Véase también

Fuente

  • [2]. Consultado el día 22 de mayo
  • [3] .Consultado el día 15 de mayo
  • [4]. Consultado el día 13 de mayo
  • [5]. Consultado el día 2 de mayo