Museo Británico de Londres

Museo Británico de Londres
Información sobre la plantilla
Museo Británico de Londres 1.jpeg
Es el mayor museo del Reino Unido
Información geográfica
PaísBandera de Inglaterra Inglaterra
CiudadLondres
Información general
Construcción1753
Inauguración15 de enero de 1759
TipoCultural
Información visitantes
Direccióncalle de Great Russell

Museo Británico de Londres. Es uno de los museos más célebres del mundo, gracias a su impresionante colección arqueológica fruto del largo dominio y expansión del imperio británico y su expolio en los cinco continentes.

Historia del Museo

Sir Hans Sloane
Los orígenes del Museo Británico se sitúan en las colecciones del eminente médico y naturalista Sir Hans Sloane (1660 – 1753). Sir Sloane cedió su museo de 80.000 objetos, su herbario y su biblioteca al rey George II, para el pueblo británico, a cambio de la suma de 20.000 libras para sus hijas.

Mediante el acta del Museo Británico de 1753, el Parlamento instituyó una colecta de fondos para el museo por medio de una lotería pública. El 15 de enero de 1759, el Museo Británico abrió sus puertas al público.

El museo ha permanecido abierto desde entonces, con la excepción de las dos guerras mundiales, durante las cuales se evacuó parte de la colección. Sus horarios de apertura se han ampliado progresivamente y el número de visitantes ha pasado de unos 5.000 al año, a más de cinco millones en la actualidad.

Inicios

Desde sus inicios, el Museo Británico fue una institución novedosa: gobernada por un patronato responsable frente al Parlamento, con colecciones que pertenecen a la nación y con admisión libre y gratuita para todos. El acta fundacional indicaba que se debía facilitar la entrada a la institución a "toda persona estudiosa y curiosa", y, durante toda su historia, el museo ha combinado el disfrute del público con el estudio y la pedagogía.

Desde su apertura, el museo ofreció una sala de lectura que proporcionaba acceso a la biblioteca, y se contrató a estudiosos para que se ocuparan del cuidado y la catalogación de las colecciones. La primera "sala para estudiantes", la dedicada a los grabados y dibujos, abrió sus puertas en 1808.

Colecciones fundacionales

La colección fundacional constaba esencialmente de libros, manuscritos y objetos relativos a la historia natural, con algunas antigüedades (monedas, medallas, grabados y dibujos), y etnografía. El museo se ubicó inicialmente en una mansión del Siglo XVII, que pronto se quedó pequeña como resultado de la rápida expansión de las colecciones.

En 1823 la donación por Jorge IV a la nación de la importante biblioteca de su padre (la King's Library), constituyó el catalizador para la construcción del actual edificio neoclásico, diseñado por Sir Robert Smirke. La primera fase quedó prácticamente completa en 1852, seguida en 1857 por la sala de lectura circular, erigida en el patio central diseñado por Smirke.

Siglo XIX

El Siglo XIX fue una época de expansión popular para el museo, que atrajo a numerosos visitantes de toda edad y condición, especialmente en días festivos. Si bien el trabajo científico del museo prosiguió durante este período, con la publicación de una magnífica serie de catálogos, muchos conservadores se interesaron en hacer el museo más atractivo para el público, impartiendo conferencias y mejorando las exposiciones. La primera Sinopsis (guía) popular de las colecciones se publicó en 1808.

Adquisiciones

El museo participó intensamente en excavaciones en el extranjero. Sus colecciones asirias constituyeron la base del desciframiento de la escritura cuneiforme, del mismo modo que la adquisición de la Piedra de Rosetta había resultado en la comprensión de la escritura jeroglífica.

En la década de 1880, las colecciones del museo de historia natural se trasladaron a un nuevo edificio en South Kensington, donde formarían, más adelante, el Museo de Historia Natural.

Siglo XX

Durante el Siglo XX, en especial en su segunda mitad, los servicios públicos experimentaron una enorme expansión. La primera guía básica del museo se publicó en 1903; en 1912 se introdujo el primer punto de venta; en 1911 se contrató al primer guía conferenciante; en 1964 se contrató un diseñador de exposiciones a tiempo completo, a lo que siguió un activo programa de renovación de las galerías. En 1970 se instituyó un servicio pedagógico, y en 1973 se fundó la editorial del museo.

Primeras piezas

Inicialmente, contó con 80 mil curiosidades, entre plantas, fósiles, monedas y medallas. Era una edificación inspirada en la arquitectura griega, con columnas jónicas y un gran pórtico. El espacio del lugar no era suficiente para las posesiones de este y hubo que trasladar a otros museos, algunas de sus colecciones. Actualmente este museo tiene una colección de 7 millones de objetos. De ellos solo se exhibe una parte.

Consta de tres niveles en los que se encuentran muchísimas antigüedades pertenecientes a Grecia y Roma. Entre las esculturas, las más famosas son las del Partenón, las cuales se extrajeron de Atenas en el año 1801. En ese entonces Grecia formaba parte del Imperio turco. Esas piezas han sido solicitadas varias veces por el gobierno griego.

Galerías

Las galerías del rey Eduardo VII, inauguradas formalmente en 1914, la galería Duveen (1939 y 1962) y la nueva ala (1978) ofrecieron nuevas instalaciones públicas, oficinas, áreas de exposición y espacio de almacenaje para la biblioteca. Sin embargo, esto no fue suficiente para resolver el problema de falta de espacio del museo, por lo que siguieron realizándose propuestas para la transferencia de colecciones.

En 1973, la biblioteca pasó a formar una institución independiente: la Biblioteca Británica, que en 1998 se trasladó a su propio edificio en St. Pancras.

El Gran Atrio de la reina Isabel II, que abrió sus puertas en diciembre de 2000, se creó en parte del espacio liberado por la transferencia de la Biblioteca Británica. En su centro se encuentra la Sala de Lectura, restaurada.

Otras obras

Otras obras que el Museo Británico exhibe, son esculturas del Imperio Asirio, entre los que podemos mencionar los toros alados con cabeza humana, ubicados en la entrada de las salas de antigüedades de Asia Occidental. Las salas egipcias, dotadas de Momias, esculturas y una gran cantidad de artefactos, extraídos de las tumbas, son algunas de las piezas que han hecho el museo más famoso.

Entre sus magnificas obras, no se puede dejar de mencionar la piedra Rosetta, la cual fue la clave interpretar los jeroglíficos. Esta piedra con sus inscripciones en jeroglíficos egipcios y escrituras demótica y griega, la encontraron en el año 1799, en el Delta del río Nilo.

De la colección romana los tesoros y las artesanías celtas, son de las obras más importantes, de igual modo el hombre Lindow, hallado en el 1984, el cual se conservo en la tierra por 2 mil años. También, la Vasija de Portland del Siglo I construida en Alejandría. Esta se quebró por accidente y fue necesario reconstruirla en el 1845. En las galerías orientales, se encuentran obras chinas de marfil y porcelana, provenientes del sureste de Asia. Además, una asombrosa colección de dioses hindúes, Buda y otras piezas. En cuanto a los objetos árabes, tienen trabajos en cerámica, vidrio y metal.

Historia de la Colección Egipcia

El museo fue incrementando su colección gracias a la aportación de colecciones particulares, y consigue que una asociación llamada Sociedad de Egipto les regale una momia.

Por el conocido Tratado de Alejandría se trae a Londresla piedra Rosetta, e igualmente se requisa a los franceses una estatua de Sekhmet. Ambas piezas pasaron a formar parte de la colección de Montague House.

Luego, gracias a la intervención de Salt, Bruckhardt y Belzoni se consiguió el gran coloso de Ramsés II que se exhibe en la sala central. Para entonces (1816) existe una ley egipcia que permite la salida de Egipto de objetos faraónicos, siempre que éstos no se dañen.

El éxito que tuvo por entonces la exposición de Belzoni en Londres hace que el museo pida a Salt la colección. Pero como sus objetos no son considerados obras de arte, sólo le ofrecen 2.000 LE. Por esta mísera cantidad vende solo una parte, quedándose con la tapa del sarcófago de Seti I, que ahora se encuentra en el Soane’s Museum. Sólo por esta pieza cobra lo mismo que por el resto de la colección vendida al Montague House.

La construcción del actual edificio es obra de Robert Sammit. En origen no tuvo el aspecto actual, sino que fue ampliándose a medida que las obras fueron incrementándose. La primera construcción es la actual galería de estatuaria de 1843. En el piso superior aloja las piezas menores, así como los sarcófagos y momias.

Samuel Birch organizó el material por fichas y códigos numéricos:

ES = esculturas egipcias del 1 al 1000 ER = no esculturas del 10.000 al 10.999

pero esta numeración pronto resulta insuficiente con la llegada de manuscritos y papiros, donados sobre todo por Anthony Harris.

Nueva numeración En 1870 nace una nueva numeración (JE) seguida del número correlativo de llegada. La numeración sigue a cargo de Birch. En 1955 se separan en dos departamentos el Próximo Oriente Asiático y Egipto, y se cambia la numeración a la actual EA (Egyptian Antiquities).

Bajo la dirección de Wallis Budge llegan distintos papiros, entre ellos el famoso Papiro de Ani. Por aquel entonces se crea igualmente la Egypt Exploration Society.

El Museo Británico cuenta en la actualidad con unas 75.000 piezas egipcias.

Véase también

Fuentes