Saltar a: navegación, buscar

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes (Granma)

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes
Información sobre la plantilla
Casa natal Cespedes.JPG
Constituye el primer recinto museológico de Granma y ostenta la condición de Monumento Nacional
Información geográfica
PaísBandera de Cuba
CiudadGranma
Información general
Inauguración30 de septiembre de 1968
TipoInstitución cultural
Información visitantes
DirecciónCalle Maceo No. 57 e/ Mármol y José Joaquín Palma. Ciudad de Bayamo

Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes. Fue la casa que vio nacer a Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria cubana. En su interior se pueden ver detalles de la revolución de 1868 contra las tropas españolas, así como objetos y documentos originales que permiten conocer diferentes facetas de la vida del prohombre. Premio Nacional de Conservación en el 2014.

Ubicación

Se encuentra ubicado en el centro histórico urbano de la ciudad, en la calle Antonio Maceo, número 57, entre José Joaquín Palma y Donato Mármol, en el reparto El Cristo, justo frente a la Plaza de la Revolución (antigua Plaza de Armas) de la añeja villa de Bayamo.

Características arquitectónicas

La construcción de los muros del primer nivel data de finales de Siglo XVIII. La planta es en forma de "C" y su estructura está constituida por gruesos muros de ladrillo y argamasa, revestidos con enlucido de cal y yeso. Los pisos están cubiertos con losas de barro, de forma hexagonal y rectangular, a la usanza de la época y el techo actualmente es de tipo plano, sistema de viga por tabla muy sencillo.

El acceso al interior del edificio se realiza a través de tres altas puertas de madera de dos hojas, que dan entrada al salón principal. Esta habitación está delimitada por tres arcos de medio punto ornamentados con archivoltas y se comunica con las habitaciones interiores y con una fresca galería abierta al patio interior.

La galería está sostenida por siete pilastras de orden toscano y corre a lo largo del pequeño patio, el cual se haya ambientado por una fuente de estilo neoclásico, dos grandes cráteras de hierro montadas sobre sendos pedestales y jardineras con plantas de adorno. También aparecen una estatuilla y dos bancos de mármol.

Una recia escalera de caoba de dos ramas con pasamanos y barandas, iluminada por un óculo elíptico, conduce al segundo nivel de la casa. Este nivel fue construido en 1833 y tiene mayor riqueza artística. Sus altas paredes están decoradas con cenefas de diferentes tonalidades, además de disponer de molduras, escocias y una carpintería más acabada.

El corredor está limitado por una balaustrada de madera torneada y pies derechos que sostienen la cubierta. El balcón corrido de la fachada, forjado en hierro, tiene inscriptos el año de fabricación y los apellidos de la propietaria del inmueble y del artífice. Tres puerta-ventanas de tablero liso a dos hojas y rematadas por lunetas policromas dan acceso a dicho balcón y completan los elementos arquitectónicos ornamentales del inmueble.

Las características sustanciales descubiertas en la casa no responden a un estilo único dentro de la arquitectura colonial cubana. Esto se debe a que sus dos niveles fueron construidos en épocas diferentes y también a las transformaciones que ha sufrido por las restauraciones a lo largo de los años. Sin embargo, se puede asociar de manera general al estilo mudéjar, que predominaba en la zona sur de España durante el siglo XV y que fue trasplantado a Cuba después de la Conquista. Este consiste en una acertada combinación entre la solidez en el trazado de plantas y los materiales de construcción usados en cimientos y muros; y la variada ornamentación de fachadas e interiores, con aprovechamiento óptimo de la luz natural y los espacios para la circulación del aire.

Todas estas particularidades hacen al inmueble muy atractivo desde el punto de vista estético, y despiertan el interés de estudiosos de la historia y el arte cubanos, así como a bayameses de todas las edades amantes de la cultura local y visitantes de otras latitudes, que quedan impresionados con la belleza de esta antigua casa señorial.

Reseña histórica

Céspedes.jpg
Amén de sus valores intrínsecos como único inmueble de dos pisos sobreviviente al histórico incendio de la ciudad de Bayamo durante la primera Guerra de Independencia, la casa fue protagonista de varios acontecimientos de relevancia para la cultura local y nacional. En ella vio la luz, el 18 de abril de 1819, Carlos Manuel Perfecto del Carmen de Céspedes y del Castillo, quien andando el tiempo se convertiría en Padre de la Patria cubana, iniciador de la larga contienda por la independencia nacional y la justicia social.

Los primeros propietarios de la casa fueron precisamente los padres de Céspedes, quienes la mantuvieron en su poder durante no menos de 40 años; pues se conoce con certeza que en 1830 le vendieron la propiedad a José Manuel Medina, criollo que ostentaba el cargo de Intendente de Hacienda de la ciudad.

En la casa también nacieron tres hermanos de Carlos Manuel de Céspedes, a saber: Francisco Javier de Céspedes, Ladislao de Céspedes y Borja de Céspedes, en ese orden. Durante todo este período, el inmueble sólo poseía la planta baja, y es presumible que entonces mostrara un techo de tejas criollas a dos aguas, como era característico de la arquitectura de la época, así como un aljibe, en el lugar donde actualmente se encuentra la fuente.

El piso superior le fue añadido en 1833, por la familia Medina-Sánchez, dos años después de que sus muros fueran testigos del nacimiento de otro grande de la historia bayamesa: Tristán de Jesús Medina y Sánchez, sacerdote con grandes dotes para la oratoria y consagrado patriota vinculado a la lucha por la independencia.

El incendio de Bayamo, que destruyó totalmente la información documental atesorada en archivos particulares y oficiales, ha dificultado establecer con exactitud una continuidad en la propiedad del inmueble, pero se sabe que entre 1844 y 1853 la casa fue habitada por Francisco Sánchez Perdomo, cuñado del antes mencionado Intendente de Bayamo. A partir de ese momento hay un vacío informativo, mas en 1877 la casa aparece registrada a nombre de don José Masía, comerciante natural de Manzanillo, quien poco después la vendió a doña Teresa Catasús y Font, ciudadana española residente en Bayamo.

En 1894 pasa a manos de Mariano Castells Ferrar, y a partir de entonces habitaron en ella diversas personas y fue utilizada además con otros fines, tales como la celebración del primer culto de la Congregación Bautista de que se tenga noticia en Bayamo (1902) y la instalación de un Instituto de Primera y Segunda Enseñanzas (1909- 1912).

Desde 1909 era propiedad de Elpidio Estrada, Registrador de la ciudad, quien la cedió a la Municipalidad en el año 1915 para ser usada como Oficina de Correos y Telégrafos. Al morir Estrada, en 1919, la propiedad pasó por diversas manos, por concepto de heredad, arriendo, hipoteca; hasta terminar como patrimonio personal de Raúl Romagosa, último propietario conocido.

En 1959 el Gobierno Revolucionario la intervino, por tratarse de una propiedad privada que ejercía una función pública (en este caso, Oficina de Correos) y pasó a ser definitivamente propiedad del estado cubano.
La Demajagua.jpg

En 1962 fue declarada inhabitable por las autoridades, debido a su avanzado estado de deterioro, y clausurada. Tres años después se comenzó un proceso de restauración capital que permitiría abrir sus puertas como Museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes el 30 de septiembre de 1968, apenas unos días antes de la celebración del Centenario del Grito de Independencia, protagonizado por el gran prócer bayamés en La Demajagua. Nueve años después de estar brindando sus servicios como museo, el 12 de enero de 1978, el inmueble fue oficialmente declarado Monumento Nacional.

Actividad museográfica

Desde el punto de vista museográfico, esta institución presenta una exposición centrada en la vida y obra de Carlos Manuel de Céspedes, como figura cimera de la historia nacional. Muestra al público visitante un gran número de objetos y documentos originales que dan a conocer diferentes facetas de la actividad de este personaje.

El museo también brinda los servicios de asesoría metodológica y consulta bibliográfica a estudiantes, profesores y especialistas de diversas ramas del saber, interesados en aumentar sus conocimientos sobre historia y cultura, con énfasis particular en la personalidad de Céspedes.

La exposición se distribuye en once salas; las primeras ocho se encuentran ubicadas en la planta baja y están totalmente dedicadas a Carlos Manuel de Céspedes y su familia.

Las tres salas restantes se hallan en la planta alta del inmueble, y muestran una recreación de los ambientes interiores de una típica casa de familia burguesa de finales del siglo XIX y principios del XX. Al conjunto se añaden también dos cocinas amuebladas a la usanza de la época. Finalmente, existen tres habitaciones en el piso superior que están provisionalmente destinadas a oficinas, y que se incorporarán al montaje museográfico cuando las condiciones materiales lo permitan.

Véase también

Enlaces externos

Fuentes

  • Bayamo. En el crisol de la nacionalidad Cubana.
  • Documentos del Archivo Histórico de Bayamo.