Saltar a: navegación, buscar

Nuez vómica cubana

Nuez vómica cubana
Información sobre la plantilla
Nuez vómica cubana 1.jpg
Nombre Científico:'
Reino:Plantae
Familia:Euforbiáceas
Hábitat:Se encuentra con facilidad en patios y jardines de toda la isla

La Nuez vómica cubana o Jatropha multifida (L.) Graud, como se le conoce por su nombre científico es una planta cultivada en jardines y patios como ornamental

Nombre científico

Jatropha multifida L.

Familia

Pertenece a la familia de las Euforbiáceas

Otros nombre vulgares

A esta planta también se le conoce como: Castaña purgante, ceibilla americana, chayo coral, Don Tomás, ipecacuana, piñón vómico (Cuba); Don Tomás, maná, manzano, tártago emético (Puerto Rico); coral bush, coral plant (Antillas Inglesas); cabalongo (México); chicaquil (Costa Rica); piñón, tártaro (Venezuela); yuca cimarrona (Santo Domingo), flor de coral (Brasil)

Hábitat y distribución

Esta planta originaria de la América meridional, cultivada en jardines y patios como ornamental escapada del cultivo, en algunos lugares. Existe también en Puerto Rico, las Islas Vírgenes, en las demás Antillas Mayores, y en la América tropical continental. También ha sido introducida en los trópicos del Viejo Mundo.

Descripción botánica

Es un arbusto lampiño o arbolito de hasta 6 m de altura con las ramas robustas. Estípulassetáceo-disectas, de 1 a 2 cm de largo. Hojas largamente pecioladas, de contorno casi orbicular, profundamente multipartidas, de 1.5 a 3 dm de diámetro, los lóbulos pennadamente incisos o enteros, largamente acuminados, verdes en la cara superior, blanco-glaucas debajo.

Flores monoicas, en cimas largamente pedunculadas, compuestas, de color escarlata; las masculinas en la parte superior de las cimas con un cáliz corolino 5-lobado, Los sépalos aovados, 5 pétalos libres y numerosos estambres. Las flores femeninas en las bifurcaciones inferiores de las cimas; los pétalos de 4 a 7 mm de largo, espatulados. Fruto de 2 a 3 cm de largo que se separan fácilmente en dos carpelos bivalvos.

Partes empleadas

De esta planta se utilizan en látex y las semillas

Aplicaciones

Hemos visto en el campo emplear el látex en la cura de pequeñas heridas y dicen que las hace cicatrizar rápidamente y que actúa como hemostático.

Según Standley, la savia amarilla se usa en Brasil en el tratamiento de las heridas, y las semillas tostadas para las enfermedades venéreas. Las semillas son purgantes. Dicen que las hojas se comen a veces como hortalizas.

Según Freise, en el Brasil se usa la savia y las semillas. Dice el autor citado: La savia que exuda de las heridas del vegetal se aplica sobre las contusiones y abscesos que deben ser deshinchados o abiertos; la infusión de las semillas 1g de semillas por 1000 g de agua para ser tomada por cucharadas), es purgante (cuidado necesario), y en una dosis mayor hipnótico; el aceite de las semillas (6 a 8 %) es parasiticida, usado a veces contra la sarna y los piojos.

Las semillas del piñón botija, de la tuatúa y del Don Tomás tienes propiedades purgativas, drásticas muy poderosas, de manera que muchos han dado lugar a envenenamientos fatales por haber sido comidas sin la precaución indispensable de quitarles el germen o la yemita con la parte vecina, porque en ella está la sustancia activa; saben a avellanas, y por esta razón los muchachos las apetecen y a veces los golosos o ignorantes se envenenan con ellas.

Las semillas de la Jatropha multifida o Don Tomás, han dado lugar con mucha frecuencia al envenenamiento, muchas veces fatal, por ser cultivada en todos los patios o jardines por la hermosura de su follaje y por sus primorosas florecitas encarnadas, o quizás más bien por el efecto elegante del vegetal entero, de manera que los niños, al recoger los frutos caídos al suelo, prueban la almendra de las semillas que, como saben a avellana, les gusta mucho, y llvados por su natural golosina, se envenenan.

Los síntomas de ese envenenamiento son como los del piñón botija, comidas por un labrador le causaron vómitos, deposiciones, sudor, debilidad, vértigos y hasta delirio; cuatro horas después de tomado el veneno entró en en un hospital de Londres y entonces tenía la pupila o la niña de los ojos natural, la cara pálida, las manos frías, el puso muy frecuente: le latía a 140 pulsaciones por minuto; se le administró opio y un cordial y pronto se sintió mejor. Grosourdy además atribuye a esta planta propiedades rubefacientes y antiasmáticas

Fuente