Saltar a: navegación, buscar

Plinio Apuleyo Mendoza

Plinio Apuleyo Mendoza
Información sobre la plantilla
Plinio apuleyo.jpg
Nacimiento1932
Tunja, Bandera de Colombia Colombia
PadresPlinio Mendoza Neira

Plinio Apuleyo Mendoza .Periodista y escritor colombiano. Hijo del abogado Plinio Mendoza Neira. Estudió ciencias políticas en la Universidad de La Sorbona de París. Desempeñó el cargo de primer secretario de la embajada de Colombia en Francia.

Ha ejercido el periodismo desde su regreso a Colombia, donde en 1959 fue nombrado director de la agencia de noticias Prensa Latina. Ha colaborado con una veintena de medios impresos, como por ejemplo el periódico El tiempo y digitales, como el programa de televisión Personajes, con el cual obtuvo, junto con sus hermanas, el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. Ha sido galardonado con varios premios de periodismo. También ha sido embajador de su país en Italia y Portugal.

Obras

  • El desertor (1974)
  • Años de fuga (1979) Premio de Novela Plaza y Janés
  • La llama y el hielo (1984)
  • Los restos del poder
  • Zonas de fuego
  • Nuestros pintores en Paris (1990)
  • El solo sigue saliendo (1993)
  • El desafío neoliberal
  • Entre dos aguas

En co-autoría:

Plinio y Gabo. El olor de la guayaba

Plinio Apuleyo y Gabriel García Márquez (Gabo)

El olor de la guayaba es una prolongada conversación del escritor y periodista Plinio Apuleyo Mendoza con su viejo amigo Gabriel García Márquez lo que da ocasión a éste para desgranar con vivacidad sus remembranzas, juicios, opiniones y convicciones sus contenidos van mucho más allá: en El olor de la guayaba bien pueden encontrarse las claves de un proceso, creador y creativo, de singular riqueza. De la mano de Mendoza, García Márquez desvela el mundo que refleja su obra hasta transfigurarlo con la magia de la palabra: la calidez y el color del Caribe, el universo mítico de sus pobladores, la extraña mentalidad de sus extraños prohombres y caudillos. Una obra en la que el compromiso con la emoción y el compromiso con la razón se dan la mano, para ofrecer la más sugerente aproximación a un ser que de puro complejo puede permitirse el lujo de ser nítido.

Fuente