Saltar a: navegación, buscar

Programa de Trabajadores Sociales

Trabajadores Sociales
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba
Trabajadores Sociales.jpeg
Programa que acomete importantes tareas para el desarrollo económico y social del Cuba.
Fundación:Septiembre del 2000
País:Cuba

Programa de Trabajadores Sociales. Surgido en septiembre de 2000 por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, está integrado por profesionales que actúan en los diferentes ámbitos de la vida social, vinculados a individuos, grupos y comunidades en cada contexto, para prevenir y transformar situaciones problemas sobre la base de la participación y la movilización de recursos humanos e institucionales.

Historia del trabajo social en Cuba

Los orígenes del Trabajo Social en Cuba, se remontan a las prácticas benéficas, filantrópicas y de caridad que fueron originándose desde el período colonial. Prácticas implementadas fundamentalmente desde las instituciones religiosas y las sociedades de ayuda mutua, o cofradías, que agrupaban personas con intereses comunes, ya de trabajo o de religión, formándose vínculos de alianza para el socorro en caso de enfermedad o muerte. Esta tendencia también tuvo sus expresiones en los africanos y sus descendientes, y otros sectores de inmigrados en el SXIX, las cuales se encuentran poco investigadas. La característica fundamental de esta etapa es benéfico - asistencial.

Durante la segunda mitad de este siglo, van a ser creadas en Cuba las Casas de Beneficencia y Piedad, los hospitales de caridad y otras instituciones regidas por las Juntas de Beneficencia locales.

Durante la República Neocolonial, la asistencia estuvo marcada por dos modalidades fundamentales: el sostenimiento de iniciativas privadas ya con intereses filantópicos o reigiosos y la apropiación del modelo norteamericano de asistencia social, a decir de Ezequiel Ander Egg, un modelo "aséptico y tecnocrático", cuya práctica de "parches" prioriza el tratamiento individual sobre el contexto familiar y social del individuo.

En 1938 se funda el Patronato de Asistencia Social, con el objetivo de apoyar las gestiones que venía haciendo la Sociedad Lyceum para lograr fundar la escuela de Trabajo Social en el país, gestiones que culminan con la creación de la escuela en 1943, anexa a la Facultad de Ciencias Sociales y Derecho Público de la misma universidad.

Con la Constitución de 1940 se reconoce por primera vez los derechos sociales de forma constitucional; la responsabilidad del Estado en la institucionalización de la Asistencia Social corresponda al Ministerio de Salubridad.

Ello conlleva a la creación de la primera Asociación de Asistentes Sociales de Cuba, en 1947. Las acciones sociales realizadas en el período fueron fundamentalmente asistencialistas.

Sin lograr que la formación académica en Trabajo Social se aproximara a los niveles alcanzados en otros países de la región, en 1956 el gobierno de entonces encabezado por el Presidente Fulgencio Batista y Zaldívar, defensor a ultranza de los intereses yanquis por razones políticas vinculadas a la lucha insurreccional en la Isla cierra las universidades públicas, con lo cual se interrumpen los estudios de Trabajo Social.

Hasta ahora las prácticas de beneficencia como antecedente del Trabajo Social en Cuba, se encuentra en estudio.

Después de 1959

Al triunfar la Revolución Cubana en 1959, las circunstancias socio – económicas radicalmente cambiaron a consecuencia de las nuevas estrategias y funciones de desarrollo del naciente Estado revolucionario y esto por supuesto imprime su huella en el proceso de formación y ejercicio del Trabajo Social en Cuba.

El nuevo Estado asume las responsabilidades de recuperar los bienes malversados y la atención a los problemas sociales acumulados décadas atrás.

Para ello, son creadas nuevas instituciones gubernamentales tales como el Ministerio de Bienestar Social (1959), que puso fin a la falta de articulación y vínculo entre los organismos estatales y se centralizó la labor de asistencia social en una sola entidad. También el Trabajo Social fue ejecutado por las organizaciones de masas, alcanzando estas un papel preponderante en esa etapa, posibilitando la participación comunitaria de la población en la solución de sus problemáticas sociales.

Al reanudarse los estudios universitarios en la Isla, el Instituto de Servicios Sociales reabre la formación solo para estudiantes que continuaban los estudios que habían sido interrumpidos por el cierre de la carrera en el gobierno anterior.

Con la Reforma Universitaria la carrera de Trabajo Social fue descontinuada. Ello conllevó a una dispersión del ejercicio en varios Ministerios, organizaciones sociales y particularmente conllevó a que el ejercicio se realizara por personas sin la debida calificación para ello, carente de los contenidos teórico – metodológicos que la profesión demanda para el ejercicio.

Se desintegra el Ministerio de Bienestar Social en 1961, pasando el Trabajo Social a otros organismos, como la Junta central de Coordinación, Ejecución e Inspección (JUCEI); al MINED, al MINSAP; al MININT entre otros.

En la década del 70 se fortalece el proceso de institucionalización del gobierno cubano. Se consolida el proceso de perfeccionamiento y ajuste de las políticas sociales del proyecto revolucionario.

En 1971 se abre la primera Escuela para la formación de técnicos medios de Trabajo Social en la provincia de Camagüey por parte del MINSAP.

En Ciudad de La Habana en 1972 se inaugura la Escuela de Trabajadores Sociales especializada en Psiquiatría, experiencia que fue extendiéndose paulatinamente a otras regiones del país. Se produce en 1978 una explosión de técnicos graduados de estas escuelas y se agrupan en la organización científica llamada Sociedad Cubana de Trabajadores Sociales de la Salud (SOCUTRAS), única asociación de este perfil en Cuba.

En 1992 se constituye el Grupo Nacional de Trabajo Social con representantes de los Ministerios de Salud Pública, de Trabajo y Seguridad Social, de Educación, del Interior y de la FMC con la finalidad de crear planes comunes y mantener intercambios para proponer acciones concretas en conjunto.

En 1995 el departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Camagüey inicia la maestría en Trabajo Social, programa único de su tipo en el país para egresados de las Ciencias Sociales y Humanísticas.

Mediante el esfuerzo conjunto del MINSAP y la FMC, promovido por la compañera Vilma Espín, en 1998 se abre la Licenciatura en Sociología con especialización en Trabajo Social, en la Universidad de La Habana.

Después del 2000

En el año 2000 en medio de la compleja situación social del país, agravada por las consecuencias de casi dos décadas de Período Especial, que provocó circunstancias que significaban grandes riesgos para la estabilidad social y la vialidad del proyecto revolucionario, se crea por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el Programa de Trabajadores Sociales, con la intención de desarrollar el Trabajo Social en Cuba, demandando un ejercicio profesional competente profesionalmente y comprometido con el proyecto ideo-político de la Revolución.

Luego de 10 años de intensa labor en las más disímiles tareas: Estudio de niños bajo peso, estudio genético en coordinación con el Centro de Genética y Biotecnología, Estudio de personas pensionadas y asistenciadas, Campamentos de verano para niños con necesidades especiales, Estudio de personas discapacitadas, estudios de población en zonas de difícil acceso, apoyo a la Misión Milagro, desarrollo de la Revolución Energética en Cuba, colaboración internacional, y otras tareas de alta sensibilidad, el Programa de Trabajadores Sociales fue fusionado al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en el que desarrollan tareas de asitencia social.

Actualmente se aboga por la apertura de la carrera de Trabajo Social, o la reapertura de la Carrera de Sociología con salida al Trabajo Social.

Misión

Trabajar en la sociedad por la igualdad de oportunidades, el desarrollo espiritual, la integración y la responsabilidad social de todos los ciudadanos. En su quehacer han de destacarse por la sensibilidad humana y el sentido de la justicia.

Objeto social

Promover una acción social concientizadora – transformadora, centrada en las personas y orientada a la transformación de las causas que condicionan las desigualdades y los problemas sociales fuentes de malestar en cada contexto. Movilizar recursos humanos e institucionales para la satisfacción de necesidades e incrementar el bienestar de la población.

Investigar e intervenir en las situaciones problemas identificadas en un contexto dado y realizar una labor de animador y educador social con individuos y grupos como sujetos de autotransformación. Contribuir a la implementación de las políticas y servicios sociales y al desarrollo comunitario articulado con las estrategias de desarrollo local. Promover el desarrollo de la profesión del trabajo social como un proyecto ético político, comprometido con la ideología emancipadora de la Revolución y su proyecto social.

Objetivos

  1. Diagnosticar en cada circunscripción la situación social de más del 70% de las familias.
  2. Garantizar la atención social a las familias en situación de vulnerabilidad ante el proceso de reducción de plantillas infladas y las medidas para la eliminación de subsidios.
  3. Priorizar el trabajo social con familias en las que algunos de sus integrantes está en riesgos o se vinculan a indisciplinas sociales o delitos.
  4. Desarrollar proyectos de trabajo social comunitario en las 338 localidades identificadas como las de mayores complejidades sociales en el país.
  5. Desarrollar en cada provincia, proyectos de trabajo social comunitario de referencia, orientados a elevar la calidad de vida de los adultos mayores.
  6. Desarrollar acciones de capacitación orientadas a elevar las competencias profesionales del 30 % de los cuadros, especialistas y dirigentes del trabajo social; y del 25 % de la fuerza total de trabajadores sociales.
  7. Implementar en el trabajo social la política establecida por el país de uso más racional de los recursos humanos, financieros y materiales.
  8. Desarrollar un sistema de control a la práctica profesional del trabajo social que garantice llegar con una frecuencia mínima de dos veces al mes a cada trabajador social.

Preceptos éticos

  1. Actuar con fidelidad a la Patria. Contribuir conscientemente a defender la obra de la Revolución y el socialismo, ser fieles a sus principios y valores, defenderlos al precio de cualquier sacrificio.
  2. Cultivar la honradez, el honor y la dignidad. Rechazar enérgicamente prebendas u ofertas que atenten contra ello. Abstenerse de utilizar su cargo para obtener ventajas y privilegios ilegítimos.
  3. Cumplir como cuestión de honor, los compromisos contraídos como miembros del Programa de Trabajadores Sociales.
  4. Cumplir y fomentar la disciplina y el respeto consciente de las normas éticas y legales de la sociedad, y las que se establezcan en el Programa en correspondencia con las responsabilidades de los trabajadores sociales.
  5. Caracterizarse por la sencillez y la ausencia de todo rasgo de ostentación y de hábitos consumistas, ajenos a los ideales de justicia social por los que deben luchar los trabajadores sociales.
  6. Practicar el respeto a la dignidad de las personas, sobre la base del valor intrínseco del ser humano, con independencia de su condición económica, cultural, educacional, de salud, sexo, creencia religiosa, edad, ideología, situación jurídica, color de la piel, o de cualquier otra índole.
  7. Ser veraces en los informes que se rinden sobre el trabajo y con la información dada a la población en cumplimiento de su desempeño como trabajador social.
  8. No realizar promesas infundadas. Analizar las posibilidades de solución de los problemas, sobre bases objetivas y cuidar de no crear falsas expectativas en las personas.
  9. Respetar y cuidar la privacidad de las informaciones de las personas, obtenidas en razón del desempeño del trabajo social, y al propio tiempo, proteger y viabilizar la información que se requiera en interés de la atención a los problemas sociales.
  10. Defender los principios de justicia social. Trabajar con responsabilidad y creatividad revolucionaria en función de las transformaciones sociales que se correspondan con los fines de justicia social y en el empeño de que no quede un solo ciudadano abandonado a su suerte en la sociedad.

Ámbitos de actuación

  • Todas las comunidades del país (demarcación de los consejos populares)
  • Instituciones educacionales
  • Establecimientos penitenciarios

Funciones profesionales

  1. Realizar y mantener actualizada la caracterización y el diagnóstico social en su ámbito de actuación;
  2. Conocer y atender de manera directa e integral a personas y grupos sociales en correspondencia con sus necesidades;
  3. Diseñar, implementar y evaluar sistemas de acciones orientados a la prevención y transformación de problemáticas sociales y sus causas;
  4. Realizar una labor de educación social con individuos y grupos orientada al desarrollo de sus capacidades para que sean sujetos de auto transformación.
  5. Participar en espacios para la coordinación de la atención integrada a problemáticas sociales;
  6. Contribuir a la implementación de políticas y servicios sociales;
  7. Promover, diseñar, coordinar y participar en proyectos de transformación social;
  8. Gestionar con las instituciones que corresponda, la respuesta a necesidades y la atención a problemáticas sociales.

Fuente