Saltar a: navegación, buscar

Relato

Relato
Información sobre la plantilla
Relato.jpg
Concepto:El relato es la acción realizada por el hombre de contar, referir o relatar algo, es decir, dar a conocer un hecho o suceso de la vida. Es contar o comunicar una historia o sucesos de forma ordenada para que otros la conozcan y aprecien.
Relato. Es un estructura discursiva, caracterizada por la heterogeneidad narrativa y el contenido histórico como fuente de carácter mas propio de la subjetividad del autor. A la hora de enfrentarse a los hechos reales. Los relatos son historias del pasado contado por testigos del momento.

Qué es un relato

Un relato no es un cuento, ni una novela corta, aclarado este punto podemos definirlo como una breve narración en el que se trata de un único tema, bien de ficción, raros o sugerentes, extraños, insólitos. Normalmente no tienen límites, se acercan más a lo sobrenatural que a lo real, aunque también puede tratarse de una realidad increíble.

Consistencia de un relato

Consiste en contar una historia sin reflejarla en toda su extensión, compactándola y poniendo el énfasis en determinados momentos, que suelen ser decisivos para el desarrollo de la misma, dejan la tarea de componer los detalles que podrían ser considerados "superfluos" y que, junto a los hechos narrados en el relato, compondrían un cuadro mayor.

Un relato no se comienza dando detalles ni descripciones lentas, sino en el ajo de la cuestión, en un punto interesante, álgido, con una anticipación.

Los buenos relatos atrapan al lector desde la primera frase, y no le sueltan hasta la última, dejando huella en el lector.

Los mejores relatos son aquellos que se leen sin dificultades.No cabe un relato dentro de otro relato, para eso está la novela.Contar relatos viene de una intima necesidad del subconsciente, se disfruta mientras se escribe, más que cuando se leen, cuando empezamos no sabemos como acabarán ni debe preocuparnos. El relato deja espacio para el asombro pero no para la meditación.El armazón del relato no se debe ver, es como un plato sin huesos, un anzuelo que se ha de tragar entero el lector sin que se dé cuenta de su dolor. El relato deja espacio para el asombro y la meditación. El armazón del relato no se debe ver, es un anzuelo que se ha de tragar entero e lector, sin que se dé cuenta El relato es relato es acción, acción, acción.

Cómo escribir un relato

1- Elige un tema

Elige un tema y capta una escena concreta. Un relato debe ser corto por lo que no debes contar cada detalle del argumento. Céntrate en la escena y trabaja sobre ella. Para que quede en la mente del lector, un relato debe cubrir una historia en poco tiempo.

2- Narrador

Es importante que el tipo de narrador que escojas (omnisciente, tercera persona) sea único. No cambies de registro o despistarás a tus lectores y la lectura no tendrá sentido. El cambio de narrador es más propio de las novelas pero, en un relato, el narrador debe ser siempre el mismo.

3- Personajes

Elije tu personaje o personajes y no tardes en presentarlos. No cargues el relato de personajes, tres como mucho. Y, sobre todo, no escondas detalles sobre su personalidad, edad o nombre, el lector de un relato debe saber desde el principio quien interviene en la escena.

4- El cambio

Todo relato tiene una introducción, desarrollo y un cambio final. Sin cambio, no hay relato. Algo en la escena del relato debe cambiar y, para ello, debe pasar algo. No hace falta que mates a nadie, el cambio puede ser de cualquier índole, pero perceptible para el lector. Es lo que va a sorprender y a hacer el relato efectivo.

5- Indicios

Para provocar el cambio en el relato, no puedes hacerlo sin previo aviso. Los personajes, la escena misma o el narrador debe dar algún indicio de lo que va a pasar. Eso sí, debes ser sutil, para que no se desvele la historia.

6- Técnicas de desbloqueo

El escritor siempre se enfrenta a momentos como el temido horror a la página en blanco. Si te pasa, tómalo como algo natural. Para salir de esta situación existen técnicas de desbloqueo muy útiles. La más sencilla y efectiva es la técnica del ‘Me acuerdo’. Rememora una historia de tu infancia, cualquiera, y escríbela comenzando por esa frase, “Me acuerdo…”. Verás como, a partir de esa historia, descubrirás miles de posibilidades. Hay grandes relatos de célebres escritores que empiezan así.

7- Corrector

Por último, y para que nada estropee tu relato, pásalo por un corrector de ortografía para evitar faltas e incoherencias. Cuida las puntuaciones, las tildes y otras reglas de composición fundamentales para que tu relato sea un éxito.

Fuentes