Saltar a: navegación, buscar

Tabique nasal

Para otros usos de este término, véase Septum (desambiguación).
Tabique nasal
Información sobre la plantilla
Tabiquenasal.jpeg
Tabique nasal. Estructura laminar osteocartilaginosa ubicada en la parte media de la pirámide nasal, de disposición vertical y anteropos-terior, forma la pared interna de ambas fosas nasales.

Estructura

El tabique nasal o septum nasal está formado por un esqueleto óseo y cartilaginoso compuesto por:

  • lámina perpendicular del etmoides
  • cartílago cuadrangular o del tabique
  • vómer.

Es de tipo respiratorio, pseudoestratificada cilíndrica ciliada, cubierta por moco, con un corion grueso y muy vascularizado.

El tabique nasal está irrigado por los dos sistemas carotídeos:

  • La región posterior y media del tabique es irrigada por la arteria esfenopalatina (por su rama interna o nasopalatina), rama de la arteria maxilar interna, rama de la carótida externa.
  • La región anteroinferior del tabique está irrigada por la arteria del subtabique, rama de la arteria facial, rama de la carótida externa.

Las arterias etmoidal anterior y etmoidal posterior, ramas de la arteria oftálmica, rama de la carótida interna, irrigan la región anterosuperior y posterosuperior del tabique nasal, respectivamente.

Función

El tabique nasal cumple la función específica de sostén de la pirámide nasal, permitiendo la correcta fisiología nasal, cuyas funciones principales son: función ventilatoria, función olfatoria y función fonatoria.

Transtornos fisiopatológicos

  • Desviación septal.- Consiste en la alteración anatómica del eje vertical del tabique. Puede ser dependiente de parte cartilaginosa, de parte ósea o de ambas. Puede ser de tipo anterior o posterior o anteroposterior o focalizada en una pequeña zona. Generalmente produce obstrucción nasal unilateral. Puede ser congénita o adquirida (generalmente postrau-máticas).

El tratamiento es netamente quirúrgico, mediante una septum-plastía.

  • Espolones septales.- Son un tipo de desviación septal localizada, en forma de punta o espolón, generalmente dependiente de tejido óseo u osteocartilaginoso. Suelen producir obstrucción nasal parcial.

El tratamiento también es quirúrgico por una septumplastía.

  • Fractura del tabique.- Consiste en una solución de continuidad a nivel del esqueleto del septum nasal. Puede afectar tanto tejido óseo como cartilaginoso. Siempre es de origen traumático.

El tratamiento es la reducción quirúrgica si es reciente o la septumplastía si es antigua.

  • Luxación del tabique.- Consiste en la dislocación o desarticulación total o parcial de cualquiera de las partes del esqueleto osteocartilaginoso del septum nasal. Las más frecuentes son a nivel anterior o columelar y a nivel de las uniones osteocarti-laginosas.

Se trata mediante una reducción quirúrgica si es reciente o una septumplastía si es antigua.

  • Perforación del septum nasal.- Se llama así a la comunicación entre ambas caras del tabique, atravesando los planos mucosos y cartilaginoso. Suele producirse por un proceso inflamatorio, degenerativo o tumoral o yatrogénicamente post- cirugía o postcauterizaciones.

El tratamiento es la reparación quirúrgica mediante sutura o injerto.

  • Infecciones.- El septum nasal puede ser asiento de diversos procesos infecciosos agudos o crónicos como estafilococias, estreptococias, micosis, leishmaniasis, tuberculosis.

El tratamiento va a depender de la etiología de cada infección.

  • Várices Septales.- Son dilataciones vasculares que suelen ubicarse en la región anterior del septum nasal, en la denominada región de Kiesselbach, que por su fragilidad producen hemorragias nasales o epistaxis, principalmente en niños.

El tratamiento es la cauterización química o eléctrica de las várices.

Fuente