Tesalia

Ciudad de Tesalia
Información sobre la plantilla
Ciudad de Grecia
Error al crear miniatura: Falta archivo

Ubicación de Tesalia
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Grecia Grecia
Población 
 • Total753 888 hab.
Tesalia.gif
Vista aérea

Es Tesalia una región de contrastes. De llanuras y montañas, de bosques y costas. Era ésta en la antigüedad una tierra cuyos ejércitos eran conocidos por la destreza de su caballería. Hoy en día, la región de Tesalia comprende una de las áreas más extensas de la Grecia peninsular, con lugares cuya hermosura y magnificencia causan fascinación. Desde los inalcanzables monasterios de Meteora, encaramados sobre unos gigantescos peñascos, hasta los característicos llanos de Tesalia; Desde la alegre ciudad portuaria de Volos hasta el legendario y misterioso monte Pelión.

Geografía

Ubicación: en el centro del país. Limita al norte con Macedonia Oriental - Tracia y Macedonia Central, el este con el mar Egeo, al sur con Grecia Continental y al oeste con Epiro. Sobre el mar Egeo se encuentran diversas islas tesalias.

Superficie: 14.037 km²

Historia

Desde Tesalia se exportaban en gran cantidad carnes y cereales. Una parte de la llanura tesalia estaba cubierta, en tiempos más remotos, de espesos bosques; es característico que, aún en el siglo v, los antiguos funcionarios, que ya habían perdido el poder y se habían convertido en epónimos (los años se denominaban con los apelativos de dichos funcionarios), eran apodados «inspectores silvestres». Entre la cordillera de Acaya y el monte Eta se extendía otra llanura, no muy grande ni tan feraz, regada por el río Esperquio. En el sur del país, en el golfo de Pagaso, estaban, bien ubicados y protegidos contra los vientos, los puertos de Iolcos y de Pagaso. La lengua de los tesalios, al igual que la de los beocios, era, en la época clásica, una mezcla de dos elementos dialectales: el dórico y el eólico. La naturaleza mixta del idioma confirma la tradición histórica según la cual Tesalia, durante la época micénica, se hallaba poblada de tribus eolias. Era, en aquel entonces, uno de los países cultos, guías de la Grecia europea, como lo hacen ver tanto los datos obtenidos en las excavaciones, como el papel que desempeña el héroe tesalio Aquiles en la Ilíada.

En la época de las invasiones dorias, los emigrados se apoderaron, como en todas partes, de las llanuras más fértiles. La anterior población eolia —"los penestai"—, aun cuando conservaron parcialmente sus territorios y sus regímenes tribales, se vieron privados de la libertad, pasando a depender del vencedor, proveyendo a éste de guerreros y pagando un tributo.

Los pobladores de Tesalia propiamente dichos se dividían en cuatro grupos. El primero lo componían los dinastas, miembros de las pocas gens nobles, poseedores de grandes latifundios, los cuales, de hecho, habían concentrado en sus manos todo el poder. Al segundo grupo pertenecían los medianos y pequeños agricultores libres, algo así como arrendatarios de los dinastas, a los cuales también prestaban servicio en el ejército en función de escuderos y guerreros, ecuestres e infantes. Este grupo no debía ocuparse en oficios artesanales y de comercio, bajo la amenaza de ser despojado de sus derechos civiles. Inclusive, para asistir a la Asamblea popular, no se reunían en la plaza del mercado, como en las otras polis griegas, reservada en este caso a los nobles tesaliotas, sino en una plaza especial, el ágora «libre», en la que estaba prohibido toda clase de comercio. El tercer grupo lo componían los artesanos y los mercaderes, personalmente libres pero carentes de derechos políticos. La situación de la masa fundamental de los productores, "los penestai", que formaban el cuarto grupo, difería poco de la de los ilotas espartanos en los siglos VII—VI a. C. Los "penestai", al igual que los ilotas, estaban vinculados a la parcela que se les había adjudicado y entregado, y poseían casas y bienes muebles; no podían abandonar su parcela y estaban obligados a entregar una parte determinada de la cosecha a su dinasta terrateniente y a obedecer sus órdenes, pero el dinasta no podía matar a los "penestai". Las rebeliones de los "penestai", al igual que las de los ilotas, eran un fenómeno ordinario.

Todas estas particularidades de la estructura social de Tesalia recuerdan a la estructura social de la Grecia homérica. La tierra estaba subdividida en parcelas (cleros). Sin embargo, estos cleros no tenían nada de común con las pequeñas parcelas de los campesinos que recibían la misma denominación en el Ática y en Beocia. En caso de guerra, todo clero debía proveer cuarenta guerreros ecuestres y ochenta hoplitas. Para suministrar semejante milicia, un clero tenía que ocupar un área de más o menos unas 1.600 a 1.800 hectáreas; es lógico suponer que tales cleros pertenecían sólo a los grandes terratenientes, de los cuales en toda la Tesalia podría haber cerca de doscientos. Con respecto a los terratenientes, todo el resto de la población libre se encontraba en situación de dependencia, recibiendo de aquéllos parcelas para ser labradas. En los tiempos de paz, cada familia noble (las más poderosas eran la de los Aléuadas en Larisa y la de los Escópadas en Farsalia), junto con sus «arrendatarios», constituía una aislada unidad política.

La nobleza tesaliota erigía fortificaciones para defender sus posesiones. Sin embargo, el peligro de rebeliones de las tribus sojuzgadas, y también el de invasiones enemigas, habían forzado a los dinastas tesaliotas a crear, ya en tiempos muy tempranos, una organización militar pantesalia. Así como los basileus griegos durante la campaña contra Troya habían formado un ejército común bajo el mando del basileus micenio Agamenón, así también los tagos (equivalentes al basileus en el lenguaje de los tesaliotas) elegían, en caso de guerra, un tago pantesalio. En tales oportunidades entraba en funciones (tanto para la elección de un tago, como también para otras necesidades), la Asamblea popular pantesalia, compuesta por todos los tesaliotas libres; mas en tiempos de paz dicha asamblea casi no se reunía y el país se disgregaba en uniones separadas entre sí, de gens o grandes familias.

La unión de tres o cuatro filai representaba en los Estados griegos primitivos, no sólo una agrupación gentilicia, sino también territorial: todos los ciudadanos de una filé, y la filé misma, se establecían juntos, tenían su basileus y en el ejército constituían un destacamento autónomo propio. Así ocurría en el Ática y, a juzgar por las palabras de Néstor, uno de los héroes de la Iliada, también en el ejército homérico. Así era en Tesalia. Aparte de ello, Tesalia estaba dividida en tetrarquías; los nombres de las cuatro eran: Tesaliótida, Pelasgiótida, Hestiótida y Ftiótida. A la cabeza de cada una de estas tetrarquías se hallaba un polemarca (jefe militar), lo cual indica que las tetrarquías eran unidades no sólo administrativas, sino también militares.

La historia de Tesalia de comienzos del primer milenio anterior a nuestra era no es conocida. Entre las tradiciones griegas se ha conservado una leyenda según la cual los tesaliotas habían intentado apoderarse de las tierras situadas al sur de su propio territorio; pero los focidios obstruyeron con un muro de piedra el paso de las Termópilas, impidiendo así el ulterior avance de los tesaliotas. Los restos que de dicho muro se han conservado corresponden, a criterio de los hombres de ciencia, a tiempos posteriores (a los siglos VII—VI a. C.).

En el siglo vi, los tesaliotas constituían una de las tribus más poderosas y desempeñaban gran papel en la política panhelénica. Ello se había manifestado en la guerra por el santuario de Apolo en Delfos, que en aquel entonces pertenecía a la Fócida. Los focidios habían resuelto cobrar derechos de entrada a los peregrinos que arribaban a Crisa, puerto de Delfos. El hecho provocó una protesta de los Estados griegos; dio comienzo la llamada «guerra sagrada», en la que tomaron parte los sicionios, los atenienses y otros, correspondiendo el papel conductor a los tesaliotas. Como resultado de esa guerra, el santuario de Delfos fue arrebatado a los focidios, Crisa fue arrasada y los tesaliotas, junto con las tribus bajo su mando, obtuvieron la mayoría de votos en el Consejo de la afictionía de Delfos.

De la misma manera, los tesaliotas desempeñaron el papel decisivo en la guerra llamada de Lelante, entablada entre dos coaliciones mercantiles: de un lado se hallaban Samos y Calcis, y de otro Mileo y Eretria. Los tesaliotas se plegaron a Calcis, que, gracias a la caballería tesaliota, obtuvo la victoria sobre el enemigo. Muy pronto, empero, los tesaliotas fueron derrotados por los beocios y los focidios. A comienzos del siglo v los tesaliotas combatieron al lado de los persas. Debido a ello no tuvieron durante todo ese siglo influencia política considerable. El nuevo ascenso de Tesalia comenzó a principios del siglo IV a. C.

Ciudad más importante

Larisa,es la ciudad más importante de Tesalia, no solo por las producciones agrícolas que hace que la región prospere, sino por el Teatro, vestigio del pasado el cual fue construido en el siglo III a.C. Es el día de hoy que las excavaciones aquí continúan maravillándonos con lo que se va descubriendo. Se cree que fue el segundo teatro de mayor tamaño de Grecia.

Fuentes