Saltar a: navegación, buscar

Epiro

Información   sobre la plantilla
Nombre oficial: Epiro
Epiro.jpg
Mapa o ubicación de
Gobierno
Capital:
 • Población:
Ioannina
98 000 habitantes
Características Generales
Superficie:9203 km² km²
Población350 000 habitantes hab
hab/km²

Epiro es la región más montañosa de Grecia ya que gran parte de su territorio está cubierto por la cordillera del Pindo, cuyos montes están tapizados de abundantes bosques y espesa vegetación. Se sitúa en la parte más occidental de la península balcánica, en las aguas del mar Jónico.

Historia antigua

El período más importante de su historia antigua de Epiro fue el reinado de Pirro a finales del siglo IV y principios del siglo III a. n. e. En el 146 a. n. e., Epiro fue invadida por el Imperio romano (con capital en Roma). En el siglo IV n. e. pasó al Imperio bizantino (con capital en Bizancio). En el año 1430, Epiro cayó bajo el poder del Imperio otomano, que más tarde lo convirtió en parte de un vilayato turco. El distrito al este del río Arta fue cedido por los turcos a Grecia en 1881.

Al finalizar la primera Guerra balcánica, en 1913 ―unos ochenta años después que el resto del territorio― Epiro se convirtió en parte de la actual Grecia. En ese momento la población era una amalgama de etnias, idiomas, religiones y costumbres; había griegos, turcos, albaneses, macedonios y pueblos nómadas y, además, cada grupo con sus minorías cristianas o turcas. En 1944, la zona norte del Epiro fue incorporada a Albania.

Guerras Pírricas

Entre el 280 y el 275 a. n. e., el rey Pirro llevó a cabo dos grandes campañas en un esfuerzo por proteger y extender la influencia griega en el oeste del Mediterráneo: una, contra el poder emergente de la República romana, que amenazaba las colonias griegas del sur de Italia, y otra contra Cartago, en un renovado intento por mantener la influencia griega en Sicilia.

La concentración bajo un mismo mando de las ciudades griegas de Italia y de Sicilia tuvo como consecuencia inmediata la coalición de Cartago y Roma. Pirro consiguió desembarcar sin obstáculos en Sicilia, levantando inmediatamente el sitio de Siracusa, reunió en poco tiempo todas las ciudades griegas de la isla, liderando la confederación siciliana, y arrebató a los cartagineses casi todas sus posesiones. Cartago apenas pudo mantener la fortaleza de Lilibea gracias a su escuadra. Tras conquistar Sicilia inició la construcción de una poderosa flota en los astilleros de Siracusa, con el fin de servir de lazo entre todas sus posesiones y garantizar su seguridad. Sin embargo, su política interior minó su poder, al gobernar como un rey absoluto y no respetar las asambleas ciudadanas y establecer las leyes sin más regla que su propia voluntad. Por ello algunas ciudades sicilianas se pusieron nuevamente de acuerdo con Cartago.

Creyendo asegurado su poder en Sicilia, Pirro reanudó las hostilidades en Italia, pero sufrió una derrota naval que precipitó la caída del Reino sículo-epirota. Las ciudades sicilianas abandonaron a Pirro y se negaron a suministrarle hombres y dinero. Finalmente fue derrotado en Benevento y regresó a Epiro, dejando una pequeña guarnición en Tarento. Posteriormente continuó su lucha contra Macedonia, ayudando a las ciudades griegas del Peloponeso a librarse del yugo macedonio. Resultó muerto en una emboscada en Argos. Tras su muerte, en el año 272 a. n. e., Tarento se entregó a Roma.

Ioannina

La ciudad de Ioannina es la capital del Epiro y el centro comercial, administrativo y cultural más importante de la región. Se sitúa en la orilla occidental del lago Pambiotis o Pamvótida, a 104 km del puerto de Igoumenitsa (en el mar Jónico), a 466 km de Atenas a través de Patrás y el Peloponeso y a 533 km de Atenas pasando por Trikala y Metsovo.

La economía se basa en los servicios, la ganadería, la producción de mármol, la platería y el turismo.

El casco antiguo destaca por sus estrechas callejuelas y edificios antiguos. En la Plaza Mayor se pueden admirar numerosos edificios públicos y militares como el Museo Arqueológico.

En una pequeña península que penetra en el lago se sitúa la antigua Ciudadela de Ioannina que constituyó el núcleo originario de la ciudad. Se conservan las antiguas murallas y varios edificios de la época turca en su interior como el antiguo palacio de los pachás turcos, actualmente sede del Museo Municipal donde pueden verse colecciones de joyas y trajes típicos de Epiro y la Mezquita de Fetiyé con su característico minarete, frente a la cual están los restos del mausoleo de Alí Pachá.

Al norte de la ciudadela, se encuentra la mezquita de Aslan Aga, la biblioteca turca y la antigua sinagoga.

En una pequeña isla situada en el centro del lago, a la que se accede mediante un agradable paseo en barca, se sitúa un pequeño y pintoresco pueblo y los monasterios de Ayos Nikólaos y de Pantaleimon.

Fuentes