Saltar a: navegación, buscar

Tiburón Morales

Tiburón Morales
Información sobre la plantilla
Tiburon-755x490.jpg
El sonero Eduardo (Tiburón) Morales , cantante del conjunto Son 14.
NombreEduardo Morales
Nacimiento17 de octubre de 1935
Francisco Guayabal, Bandera de Cuba Cuba
OcupaciónMúsico.
Obras destacadasLa deje Llorando
PremiosMedalla 25 años de trabajo del SNTC
Tiburón Morales.Eduardo Morales Orozco Nace en el poblado aledaño al Central Amancio Rodriguez, antiguo Francisco Guayabal,el 17 de octubre de 1935.Carismático músico cubano, líder del conjunto santiaguero Son 14, ha logrado amplio nivel de popularidad en toda la isla y también el exterior, fundamentalmente en Venezuela, México y Colombia. La voz peculiar de este legendario ha contribuido a que la orquesta mantenga su sello y siga siendo una de las principales agrupaciones soneras del país, abordando el género con un concepto distintivo del ritmo, sin perder el sabor tradicional.


Historia

A Eduardo Morales Orozco, o Tiburón. Era pelotero del equipo Granjeros, de Camagüey. Estuve ocho años en la Serie Nacional de Béisbol. Jugaba los jardines y primera base. Cuando alguna orquesta le tocaba a mis compañeros, la gente decía: «Que cante Tiburón». Y yo cantaba. Tiburón que es como lo conoce medio mundo, la suerte lo acompaña siempre. Cuando de muchacho nadaba, y abría la boca desmesuradamente, jugó pelota en el “Granjeros” y embarcaba los juegos para irse a cantar; cantaba en los grupitos y en grupos, y embarcaba las actuaciones para irse a jugar pelota. Así y todo, ni peloteros y artistas jamás le hicieron daño. Viene con Adalberto a Santiago de Cuba, arman entre ellos Son 14 con la complicidad de más de un santiaguero, y este pueblo hoy lo quiere y lo idolatra como si el cantante hubiese nacido en Chicharrones, Los Hoyos o en el Tivolí. Sin lugar a dudas es un hombre de suerte. Y además: es un hombre del son.

El descubrimiento musical de Tiburón Morales ocurre una noche de marzo en el Salón del Son de Santiago de Cuba, esa enigmática ciudad donde la música tradicional pervive en su matiz más clásico. Se quedó allí luego de darle la vuelta a una ceiba misteriosa en la barriada del Tivolí.

Llegó junto a Adalberto Álvarez para cantar en un nuevo grupo. Se había despojado antes de los spikes, el bate y la pelota, y caminó hacia el montículo de la música. Se llevó consigo su imagen de hombre espontáneo, su gran sentido del humor y conservó la melena y el sombrero —que sin él una piensa: ya no se parece a aquel guajiro nacido en Guayabal (pueblo costero que pertenece actualmente a Las Tunas).Da su voz en El son de la madrugada, después insiste con una entrada rumbera en A Bayamo en coche, y conquista al público.

De tiburón a Son 14

Tiburón Morales y Son 14
Siempre estaba en el estadio Cándido González, de Camagüey. Iba frecuentemente con el difunto Ubaldo Canes —quien trabajó después en Son 14 y marcó pautas como tumbador para los que vinieron detrás, porque ayudó a formar la sonoridad de la orquesta con su ritmo.

«Adalberto me escuchaba cantar cuando se iba la luz en el estadio. Un día le dije que me diera un chance en el conjunto, pues me comentaron que faltaba uno. ¡Pero qué grupo! Queríamos que la agrupación fuera camagüeyana, pero allí no encontramos quién nos ayudara.

Tiburón Morales y Adalberto Álvarez (ambos a la izquierda) junto al resto del grupo Son 14 en los años 80. Foto: Expósito «Finalmente pudimos crear Son 14 en 1978, en Santiago de Cuba. Nos gustó esta tierra, que es de rumba y son. Además, aquí pude jugar pelota. No fue difícil acostumbrarme. Me agradó la gente

Son 14

Fundado en 1978 por Tiburon (el tiburón), uno de los soneros principales de Cuba, Adalberto Alvarez y Lázaro Rosabal, son 14 es uno de los grupos musicales más importantes de América latina para cultivar el son. Los medios del son 14 allí son 14 en la banda y esto es un retruécano en el género conocido como ‘ son’. La banda ha registrado unos 12 álbumes y ha viajado Francia, Gran Bretaña, Suiza, Suecia, Finlandia, Monte Carlo y los E.E.U.U..

Han puesto título con Oscar_D’León, También han ganado varias premios de la música en sus 21 años de la existencia. Cubanía, álbum del son 14’s segundo para la música de Tumi era un álbum bien medido el tiempo.

Siempre tuve fe en el grupo. Porque su primer director era un talento. Siempre le dije: «Haz números que tengan guía y déjame un pedacito para yo hablar de montes y tú verás adónde vamos a llegar». Y Son 14 fue al Guzmán. Acabamos con el tema Calle Enramada. Después nos medimos con Irakere, que eran muchachos como nosotros. Nos hicimos sentir.

Él le hacía falta a la cultura cubana. Lo compartimos. Yo me quedé con Son 14. Entre nosotros no ha habido problemas. Adalberto se fue para La Habana, pero es prácticamente mi jefe. He trabajado con él tanto en Cuba como en el extranjero.

El son se fue de Cuba

Considera que el Son no se ha ido. Nunca. Vemos cómo el ministro de Cultura, Abel Prieto, nos plantea que defendamos esta música, amén de que también coexista con la foránea. Pero a veces observamos cómo esa otra melodía tiene prioridad y, sin embargo, fuera de la nación no la escucha nadie.

Existe creatividad, la hay. Cándido Fabré es uno de ellos. Es una locomotora de ideas. Juan Formell y Adalberto ni hablar. Pupy (César Pedroso), Pancho Amat y Manolito Simonet son grandes. El son no va a morir nunca. Es la existencia nuestra. Es la música más bailable del planeta.

Le pusieron salsa para lo comercial, para no reconocer que esa música era de Cuba. Porque hasta en eso, allá afuera, se aprovecharon con sus satélites para cambiarle el nombre. Pero esto es son cubano. Si le quitas la tumbadora y el bongó, será otra cosa. Los grandes de este continente, a veces nos piden: “Con permiso de los cubanos, vamos a ganarnos la comida con su música. Esto no es salsa, es son”.

Lo han hecho artistas del Gran Combo de Puerto Rico. El género no muere, porque si lo hace perece la bandera y el himno. Eso nos dejaron antecesores como Miguel Matamoros. Mira con cuántos soneros ya cuenta esta orquesta, cuántos jóvenes hay que no conocieron a Matamoros, pero ahí están. Formell, Adalberto y muchos otros les han inculcado la cubanía a sus músicos. Hemos representado a Cuba y llevamos nuestra sonoridad a todas partes. Los artistas llevamos al mundo el mensaje de la Revolución.


Biografía

El 17 de octubre de 1935 nació en Francisco Guayabal, o sea que da lo mismo y está bien, si se dice que es camagüeyano o tunero de nacimiento.

A partir de 1970 comienza a trabajar como cantante en varios grupos de aficionados en su provincia, Las Tunas, entre ellos la Orquesta ¨La típica¨ y tuvo el placer de cantar junto a Benny Moré y la Orquesta Aragón en presentaciones que realizaban en la provincia.Posteriormente se traslada a Camaguey dosde integra agrupasiones como: ¨Inspiración¨ y ¨Maravillas de Florida¨.Luego junto a Adalberto Álvarez funda el Conjunto ¨Avance Juvenil. En 1978 se traslada a Santiago de Cuba y También con Adalberto Álvarez funda el Conjunto ¨Son 14¨.Lo cierto es que nadie osaría discutir que la consolidación como cantante, como voz líder es con el Son 14 fundado entre él, Adalberto y otros soñadores que hicieron realidad la utopía en 1978 en esta misma ciudad que hoy celebra el Festival Internacional MatamoroSon y le rinde homenaje a Adalberto, a Son 14 y a Eduardo Morales.

Junto a ¨Son 14¨ participó en diversos eventos y festivales en Cuba y en el extranjero mostrando la riqueza y viveza de la música popular bailable cubana. Obtuvo varios premios de interpretación en concursos como: ¨Adolfo Guzmán¨y en los Festivales del Son.

Ha representado a Cuba en: Festivales Internacionales de Varadero, Feria de Barquisimeto (Venezuela), Festival de la Salsa (México 1990), Festival Cartagena 1995, entre otros.

Ha compartido escenarios junto a prestigiosas figuras de la música a nivel mundial como: Oscar de León, Bob Marley, La Masiel etc.

Entre las condecoraciones recibidas se encuentran: Mejor Trabajador del Sindicato de trabajadores de la Cultura, Medalla 25 años de trabajo del SNTC, Distinción 488 Aniversario de la Fundación de la Villa de Puerto Príncipe (Camaguey)

Hoy el popular intérprete se regodea en lo que ha sabido cultivar con tesón. Tiene el carisma que millones ambicionan, pero que a él le nace, porque eso de ir en el automóvil y detenerlo y bajarse a saludar a cualquiera que le extiende la mano solo lo hace quien es grande de corazón.

De entre las personalidades y agrupaciones a las que está consagrado el actual “MatamoroSon, están Son 14 y está Tiburón. Es, en el caso del cantante, un reconocimiento a una extensa hoja de servicios en pro de la música popular cubana, del son, de la cubanía a lo largo de 35 años oficialmente, sobre los escenarios. Recuerdos hay miles, de sus peripecias como artista nacido de lo más íntimo del pueblo. Cuba, en especial Santiago de Cuba porque fue aquí donde ocurrió, rememora siempre la noche en que el salsero Oscar D’León actuó en el “Guillermón Moncada”.

El venezolano estaba en la cúspide; parecía como que nadie podía enfrentársele y Tiburón sacó la cara por Cuba, por Santiago, y también le sacó un susto al León. “A Bayamo en Coche”, “Son Como Son”, “Las Hojas Blancas”, “Calle Enramadas”… estos y muchos otros temas podrán ser interpretados por cualquier vocalista, pero jamás superarán el sello personalísimo que les imprimió Tiburón Morales.

Como su carrera, ya su discografía como cantante puede calificarse de amplia. Y si alguien lo duda, Eduardo Morales aparece en álbumes como Conjuntos famosos de Cuba, Grandes voces del son cubano, Los grandes temas de Arsenio Rodríguez, Mis cincuenta preferidas…

Santiago de Cuba por medio del Festival Internacional MatamoroSon saluda a Tiburón Morales. La ciudad que más música genera y consume lo tiene desde hace años como algo muy apreciado, sin lugar a equivocaciones, el mejor premio.

Homenaje

Una feliz noticia para el mundo musical cubano acaba de conocerse, y es la producción de un fonograma homenaje a una de las agrupaciones soneras más emblemáticas de los últimos años: Son 14. Convocado por la casa discográfica EGREM, y bajo el título de “30 Años de Son 14″, este proyecto cuenta con la excelente producción discográfica del maestro Ricardo Leyva, quien revive una de sus pasiones más grandes al homenajear a un grupo que lo marcó musical y humanamente desde muy joven. Para este disco, el maestro Leyva se hizo acompañar de versátiles artistas de diversas agrupaciones y estilos, pero que sienten el son como lo más genuino del universo musical cubano. Así se insertan nombres como Jorge Leliebre (violín, Los Van Van), Manolito Simonet (piano, director del Trabuco), César “Pupy” Pedroso (piano, director Los que Son Son), Pancho Amat (tres, director Cabildo del Son), Mayito Rivera (cantante, Los Van Van) y muchos más. La buena nueva fue hecha pública en los modernos estudios EGREM de 18 (están situados en la barriada habanera de Miramar, en la calle 18), y para ello fue convocado un grupo de amigos, músicos, ejecutivos, musicólogos y especialistas para “degustar” algunos temas del citado disco. Cabe destacar también la presencia de directivos de Luz Producciones, empresa que asumirá la producción para la salida al mercado del disco, razón por la cual y en opinión de Rafael González (director adjunto de la EGREM), el mismo llevará impreso el sello “100% hecho en Cuba”.

Notables son los aportes musicales de Leyva en este homenaje a Son 14,como lo son una sui generis versión del conocido “Son de la madrugada”, donde se mezcla el lirismo de una orquesta de cuerdas con el vigor de los tambores folklóricos del grupo Addaché de Matanzas.

También sobresale el pianismo de Pupy, como epílogo del disco en el tema “A Bayamo en coche”, o el dúo entre Mayito Rivera y Angel Bonne. Y para no dejar dudas sobre la riqueza musical de Son 14, el alma de la banda, Eduardo “Tiburón” Morales, tiene un protagonismo excepcional, demostrando su plena capacidad vocal y su emblemático carisma gracias a sus improvisaciones y a su timbre sonero.

En opinión de algunos, entre los que me encuentro, la realización de este disco reafirma la búsqueda de la identidad sonera en Cuba, un poco desvirtuada en años recientes, la cual se retoma precisamente perpetuando a una de las más conocidas agrupaciones de su tipo en el país. Este concepto, enfocado en atraer y “reconectar” al mercado internacional con el producto musical cubano, debe primar en las nuevas producciones a realizarse este año, que a su vez tendrán como objetivo su participación en la venidera feria Cubadisco 2011, según nos explica Élsida González, directora de Música de EGREM.

Son 14 fue fundado en 1978 por el maestro Adalberto Álvarez, destacado pianista y compositor cubano, y ha tenido una carrera de excelencia en estos 30 años de trabajo, iniciada con el LP “A Bayamo en coche”, un fonograma salido en 1979 y que fue producido por el maestro Frank Fernández, con el cual quiso, y posteriormente logra, revolucionar el lenguaje musical de aquellos años y que fue seguido de cerca por músicos salseros de toda Latinoamérica y Estados Unidos. Definitivamente, “A Bayamo en coche” hace despertar al son cubano, y lo relanza hacia una definitiva carrera a nivel nacional e internacional gracias a su frescura y a la innovación musical lograda por el binomio Frank Fernández-Adalberto Álvarez. Su voz líder y fundadora siempre ha sido el carismático Tiburón Morales, imprimiéndole su sello y llevando su peculiar manera de cantar a más de 80 países en todo el mundo.

En estos momentos, el disco está en su etapa final, la masterización, la cual debe concluir a principios de febrero. Terminado esto, entrará en proceso de diseño para luego iniciar su ya último y definitivo trayecto en fábrica, en territorio cubano.

Fuente

Enlaces externos

https://www.ecured.cu/Daniel_Carmenate

https://www.ecured.cu/index.php?title=Barbaro_Perez_Aponte&action=edit