Caja negra

Revisión del 20:19 28 jul 2019 de Carlos idict (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Caja_Negra
Información sobre la plantilla
Caja negra.jpg
Concepto:Se entiende por caja en este caso, un receptáculo real, mental o virtual, la denominación de negra, suele aludir a que en ella se guardan asuntos oscuros, trágicos, ocultos o misteriosos.

Caja Negra: Este místico objeto, al que se le otorga la virtud de la indestructibilidad, ni es una caja ni su color es negro. En realidad son dos o tres cajas pintadas de vivos colores para facilitar su hallazgo tras un accidente. Se trata de un complejo mecanismo formado por tres unidades. La grabadora de conversaciones, situada en la parte delantera del aparato, la unidad de adquisición de datos técnicos, colocada en la cola del avión y que registra 60 parámetros de vuelo, desde la altura que ha alcanzado a su velocidad, pasando por temperaturas, turbulencias, etc., y la unidad grabadora, donde se registran estos datos.

Creación

David Warren creador de la Caja Negra

La caja negra fue una idea desarrollada por el químico australiano David Warren, que después de investigar en 1953 el accidente de un Comet, el primer avión comercial a reacción, desarrolló la idea de registrar las voces de los pilotos y la actividad de los instrumentos en la cabina de mando de los aviones en un sistema capaz de permanecer a salvo tras un accidente.

Inicialmente, el Departamento de Aviación Civil de Australia despreció la "caja negra" de Warren considerándola como un invento inútil. Sin embargo, en 1958, después de que un funcionario aeronáutico británico viera el dispositivo, Warren recibió el dinero necesario para su fabricación comercial. Actualmente, es un equipo indispensable en la mayoría de los aviones.

Gracias a ellas se sabe que cerca del 38% de los accidentes de aviación se produce durante la maniobra de despegue, mientras que otro 26% ocurre durante el momento del aterrizaje. El 75% obedece a fallos humanos, el 11%, a averías y el 5%, a condiciones meteorológicas adversas.

Y también una radiobaliza que se activa por impacto (lógicamente, ha de ser de una fuerza superior a una preestablecida, sino se activaria al aterrizar o con turbulencias), o también se puede activar por humedad. Al darse una de estas dos circunstancias (chapuzón o golpe fuerte), la radiobaliza empieza a transmitir una señal a una determinada frecuencia (conocida), lo que hace que con diferentes técnicas se pueda localizar el artefacto.

Utilización

Se utiliza en Ingeniería en Sistemas, Electrónica, Informática, Física, para referirse a complejos mecanismos difíciles de comprender, que producen ciertos resultados, cuyas causas parecen mágicas, por no hallarse una explicación racional y coherente. Constan de un sistema de entradas y salidas, pero es difícil saber lo que sucede en el proceso intermedio, pues las cajas están selladas.

En este mismo sentido puede aplicarse en la Psicología conductista cuando se estudian los procesos de estímulos seguidos de respuestas, sin penetrar en la investigación de los procesos mentales que manipulan los estímulos para producir las conductas de respuesta. El cognitivismo trata de develar los misterios ocultos en esa “caja negra” que quedaron encerrados desde que fuimos concebidos y durante nuestra primera infancia, para explicar por qué tras ciertos hechos, se disparan actitudes; por ejemplo, cuando alguien ve sangre se desmaya, si ve un insecto se horroriza, si alguien lo besa debe lavarse la cara, etcétera.

En las aeronaves se colocan las cajas negras, llamadas así porque revelan misterios en casos de accidentes aéreos (aunque en realidad sean anaranjadas) y son de mucha utilidad en materia probatoria, ya que registran y graban los últimos treinta minutos del viaje, pudiendo apreciarse las conversaciones en la cabina, del piloto con la torre de control, los datos del tiempo, etcétera, a fin de develar, lo ocurrido previo a la catástrofe.

Fuentes