Diferencia entre revisiones de «Casa del Mudo Celestino»

Línea 7: Línea 7:
 
|localización= Calle Santa Rosa, [[Pinar del Río]], {{Bandera2|Cuba}}
 
|localización= Calle Santa Rosa, [[Pinar del Río]], {{Bandera2|Cuba}}
 
|inauguración=[[1942]]  
 
|inauguración=[[1942]]  
}}'''La Mansión,''' sería este que conoce todo pinareño con el nombre de "la casa del mudo Celestino.
+
}}'''La Mansión.''' Sería este que conoce todo pinareño con el nombre de "la casa del mudo Celestino.
  
 
== Historia ==
 
== Historia ==
  
Aseverar esto en una ciudad que desde [[1811]], con el Palacio de Aguilar, o después con los de Gustavo, o Guasch, o Porta, han marcado pautas en la historia de la arquitectura local, resulta significativo... porque esta mansión no tuvo parejas aspiraciones; tampoco se propuso emular con instituciones como La Colonia Española, Patria o Liceo; las cuales ocuparon inmuebles también conocidos como palacios: de Computación, de Cristal y de los Matrimonios, respectivamente.
+
Aseverar esto en una ciudad que desde [[1811]], con el Palacio de Aguilar, o después con los de Gustavo, o Guasch, o Porta, han marcado pautas en la historia de la arquitectura local, resulta significativo porque esta mansión no tuvo parejas aspiraciones; tampoco se propuso emular con instituciones como La Colonia Española, Patria o Liceo; las cuales ocuparon inmuebles también conocidos como palacios: de Computación, de Cristal y de los Matrimonios, respectivamente.
  
 
Sin embargo, esta casa bien pudiera haber ostentado el título de palacio, al menos de manera popular, pues nada tiene que envidiarle a los inmuebles anteriores atendiendo a sus líneas arquitectónicas, armónicas y peculiares; y también sería plaza cultural en la localidad, sitio donde se reunieran importantes intelectuales, en tertulias de viernes por la tarde.
 
Sin embargo, esta casa bien pudiera haber ostentado el título de palacio, al menos de manera popular, pues nada tiene que envidiarle a los inmuebles anteriores atendiendo a sus líneas arquitectónicas, armónicas y peculiares; y también sería plaza cultural en la localidad, sitio donde se reunieran importantes intelectuales, en tertulias de viernes por la tarde.
Línea 21: Línea 21:
 
== Su Dueño ==
 
== Su Dueño ==
  
Culto e inteligente, [[José María Celestino Rodriguez Valle]], fue el dueño de la mansión, se dice que la casa la mandó a construir su padre; pero en realidad ya había muerto aquel, en circunstancias no muy claras, en [[abril]] de [[1936]]; y el inmueble se construye en fecha posterior, en [[1942]]. De manera que todo el mérito parece ser del dibujante emprendedor que, si bien no tenía la facultad del habla, era bastante desenvuelto en los negocios, sin ser usurero como su tío ni tener tanta habilidad como su padre; ello lo demuestra además la fundación y desarrollo de la granjita avícola local que le pertenecía. "la pollera de Tinito", como la bautizó el pueblo.
+
Culto e inteligente, [[José María Celestino Rodriguez Valle]], fue el dueño de la mansión, se dice que la casa la mandó a construir su padre; pero en realidad ya había muerto aquel, en circunstancias no muy claras, en [[Abril]] de [[1936]]; y el inmueble se construye en fecha posterior, en [[1942]]. De manera que todo el mérito parece ser del dibujante emprendedor que, si bien no tenía la facultad del habla, era bastante desenvuelto en los negocios, sin ser usurero como su tío ni tener tanta habilidad como su padre; ello lo demuestra además la fundación y desarrollo de la granjita avícola local que le pertenecía. "la pollera de Tinito", como la bautizó el pueblo.
  
 
Y no solo era la casa de nueve habitaciones rodeadas de amplio corredor y patio interior bellamente ornamentado, también su patio con sus aceras y jardines, los frutales al fondo y su glorieta a un costado componían la estancia y condominio familiar que había surgido inicialmente como casa quinta o de recreo, al borde de la Ciudad. Toda esa prestancia, sin embargo siempre estuvo matizada por un elemento significativo: esa casa se construyó sobre un cementerio, revolvió huesos de tibias y fémures en sus cimientos, los frutales tuvieron entre sus raíces algún muerto desconocido, restos que en [[1903]] o en los años posteriores no fueron trasladados para el nuevo cementerio católico o metropolitano.
 
Y no solo era la casa de nueve habitaciones rodeadas de amplio corredor y patio interior bellamente ornamentado, también su patio con sus aceras y jardines, los frutales al fondo y su glorieta a un costado componían la estancia y condominio familiar que había surgido inicialmente como casa quinta o de recreo, al borde de la Ciudad. Toda esa prestancia, sin embargo siempre estuvo matizada por un elemento significativo: esa casa se construyó sobre un cementerio, revolvió huesos de tibias y fémures en sus cimientos, los frutales tuvieron entre sus raíces algún muerto desconocido, restos que en [[1903]] o en los años posteriores no fueron trasladados para el nuevo cementerio católico o metropolitano.

Revisión del 13:12 8 mar 2011

La Mansión
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica
Parq mansion.jpg
La casa del mudo Celestino Pinar del Río
Descripción
Localización:Calle Santa Rosa, Pinar del Río, Bandera de Cuba Cuba
Datos de su construcción
Inauguración:1942

La Mansión. Sería este que conoce todo pinareño con el nombre de "la casa del mudo Celestino.

Historia

Aseverar esto en una ciudad que desde 1811, con el Palacio de Aguilar, o después con los de Gustavo, o Guasch, o Porta, han marcado pautas en la historia de la arquitectura local, resulta significativo porque esta mansión no tuvo parejas aspiraciones; tampoco se propuso emular con instituciones como La Colonia Española, Patria o Liceo; las cuales ocuparon inmuebles también conocidos como palacios: de Computación, de Cristal y de los Matrimonios, respectivamente.

Sin embargo, esta casa bien pudiera haber ostentado el título de palacio, al menos de manera popular, pues nada tiene que envidiarle a los inmuebles anteriores atendiendo a sus líneas arquitectónicas, armónicas y peculiares; y también sería plaza cultural en la localidad, sitio donde se reunieran importantes intelectuales, en tertulias de viernes por la tarde.

Su Diseño

Quizá sea el único inmueble que en Cuba recuerde por su diseño la mansión asturiana tradicional de aquella nobleza, a la que perteneció Juan Carlos Borbón, condiscípulo de sangre azul por cierto, que debe haber influido en la educación y admiración por las bellas artes en el joven pinareño, mudo de nacimiento, hijo de Blanca Valle y Celestino Rodríguez, cuando éste realizó estudios, allá en España antes de habitar esta mansión, justificando el nombre popular que conocemos.

Su Dueño

Culto e inteligente, José María Celestino Rodriguez Valle, fue el dueño de la mansión, se dice que la casa la mandó a construir su padre; pero en realidad ya había muerto aquel, en circunstancias no muy claras, en Abril de 1936; y el inmueble se construye en fecha posterior, en 1942. De manera que todo el mérito parece ser del dibujante emprendedor que, si bien no tenía la facultad del habla, era bastante desenvuelto en los negocios, sin ser usurero como su tío ni tener tanta habilidad como su padre; ello lo demuestra además la fundación y desarrollo de la granjita avícola local que le pertenecía. "la pollera de Tinito", como la bautizó el pueblo.

Y no solo era la casa de nueve habitaciones rodeadas de amplio corredor y patio interior bellamente ornamentado, también su patio con sus aceras y jardines, los frutales al fondo y su glorieta a un costado componían la estancia y condominio familiar que había surgido inicialmente como casa quinta o de recreo, al borde de la Ciudad. Toda esa prestancia, sin embargo siempre estuvo matizada por un elemento significativo: esa casa se construyó sobre un cementerio, revolvió huesos de tibias y fémures en sus cimientos, los frutales tuvieron entre sus raíces algún muerto desconocido, restos que en 1903 o en los años posteriores no fueron trasladados para el nuevo cementerio católico o metropolitano.

Ubicación

La heredad limitaba con uno de los 25 barrios que se unían al principal de Pinar del Río ya desde julio de 1719, cuando queda constituido el Partido de San Rosendo de Pinar del Río, se trataba del barrio de La Concepción y esta zona por alta y por realenga entre antiguas posesiones recibía el nombre de "Hatillo de La Concepción", así pasó a manos de la iglesia primero y a manos de sacerdote de manera particular y por ello el Padre Antonio Llópiz se vió obligado a pagarle en 1839 al Padre Moreira Galván para inaugurar allí el segundo cementerio separado de la iglesia en Pinar del Río. Después del cierre del cementerio, las tierras pasaron de mano en mano: Barreras, Fernández Morell, José Peón, hasta que, beneficiándose con la compra de hipotecas no cumplidas o saldadas, técnica ya habitual en el caso de Don Celestino Rodríguez, estas tierras pasaron a sus manos y la vega de Celestino, como fue conocida en lo adelante, quedó dispuesta como terreno para el proyecto y construcción de la casa de esparcimiento y recreación con la cual había soñado la familia.

Actualidad

En la actualidad sólo queda el caserón en área abierta, desvencijado, se destruyó la glorieta, un camino o terraplén cruzó el emplazamiento, perdidos los jardines y apenas con árboles frutales, pide a gritos una intervención que salve al menos lo que queda, que decida la conservación del inmueble como elemento patrimonial, que proteja su entorno al menos con árboles detrás y jardín al frente, que limite su área teniendo en cuenta las necesidades urbanas que seguramente decidirán que el resto de la antigua vega se una al desarrollo constructivo habitacional que ya viene ascendiendo la colina del antiguo Hatillo, lo que sin duda alguna exige una armónica y adecuada parcelación; y una inteligente disposición de los inmuebles que se edifiquen en su entorno.

Fuente