Disfunción del nervio tibial

Revisión del 10:31 9 abr 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)


Disfunción del nervio tibial
Información sobre la plantilla
Difusion del nervio tibial.JPG
Es una pérdida del movimiento o la sensibilidad de la parte inferior de la pierna debido a daños en el nervio tibial
Región de origen:nervio tibial

Disfunción del nervio tibial. Es una pérdida del movimiento o la sensibilidad de la parte inferior de la pierna debido a daños en el nervio tibial.

Nombres alternativos

Neuropatía del nervio tibial posterior; síndrome del túnel tarsiano

Causas

Un problema en el funcionamiento de un solo grupo de nervios, como el nervio tibial, se denomina mononeuropatía. Las causas usuales son:

  • Traumatismo directo.
  • Presión prolongada sobre el nervio.
  • Presión sobre el nervio por estructuras corporales cercanas.
  • El atrapamiento crea presión sobre el nervio al pasar a través de una estructura angosta.
  • El daño puede destruir la vaina de mielina del nervio que protege y aísla el nervio o parte de la neurona (el axón). Este daño reduce o impide el movimiento de impulsos a través del nervio.
  • El nervio tibial a menudo se lesiona por presión a raíz de un ligamento sobre la parte interna del tobillo. Una lesión o enfermedad de estructuras cercanas a la rodilla también puede dañar el nervio tibial. Este nervio también se puede ver afectado por enfermedades que dañan a múltiples nervios, tales como diabetes.

La disfunción del nervio tibial es una forma inusual de neuropatía periférica y ocurre cuando hay daño al nervio tibial, una de las ramificaciones inferiores del nervio ciático de la pierna. Este nervio suministra el movimiento y la sensibilidad a la pantorrilla y los músculos del pie.

Síntomas

  • Cambios en la sensibilidad en la parte inferior del pie y los dedos del pie.
  1. Entumecimiento, hormigueo u otras sensaciones anormales
  2. Dolor
  3. Debilidad de los músculos del pie
  • Debilidad de los dedos del pie o del tobillo.

Exámenes que se realizan para detectarla

Se hará una evaluación de las piernas para diagnosticar la disfunción del nervio tibial. El médico también elaborará una historia clínica. Algunos de los exámenes para la disfunción del nervio tibial son:

  • EMG (un registro de la actividad eléctrica en los músculos).
  • Biopsia del nervio.
  • Exámenes de conducción nerviosa (registro de la actividad eléctrica a lo largo del nervio).
  • Los exámenes también pueden abarcar pruebas de sangre, radiografías o gammagrafías.

Tratamiento

  • Los analgésicos de venta libre pueden servir para el dolor leve (neuralgia). Otros medicamentos abarcan:
  1. Gabapentina, fenitoína, carbamazepina, pregabalina, duloxetina o antidepresivos tricíclicos como nortriptilina que pueden reducir los dolores punzantes que algunas personas experimentan.
  2. Los analgésicos opiáceos, como morfina y fentanilo, se pueden necesitar para controlar el dolor intenso.
  • Siempre que sea posible, se deben evitar o minimizar los medicamentos para reducir el riesgo de efectos secundarios.
  • Los ejercicios de fisioterapia le pueden ayudar a algunas personas a mantener la fuerza muscular.

En algunos casos, no se requiere tratamiento y los pacientes se recuperan por sí solos. La pérdida grave de la sensibilidad puede llevar a que se presenten llagas (úlceras) e infecciones en el pie y en los dedos.

Pronóstico

Si se puede encontrar y tratar la causa de la disfunción del nervio tibial, los pacientes se pueden recuperar completamente. Algunas personas pueden tener una pérdida de movimiento o sensibilidad parcial o completa. La neuralgia puede ser muy molesta y durar mucho tiempo.

Posibles complicaciones

  • Deformidad en el pie (de leve a grave).
  • Pérdida del movimiento en los dedos del pie (parcial o completa).
  • Lesión del pie recurrente o inadvertida.
  • Pérdida de la sensibilidad en el pie o los dedos (parcial o completa).

Fuentes