Doctrina Drago

Revisión del 20:10 5 ago 2019 de Carlos idict (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Doctrina Drago
Información sobre la plantilla
Personajes destacados:
Luis María Drago
Temas relacionados:
Doctrina Calvo

Doctrina Drago. Fue anunciada en 1902 por el Ministro de relaciones exteriores argentino, Luis María Drago, en respuesta al no cumplimiento de la Doctrina Monroe por parte de Estados Unidos. Establece que ningún poder extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana a los fines de hacer efectivo el cobro de una deuda.

Antecedentes históricos

Provino de las ideas de Carlos Calvo, en su obra Derecho internacional teórico y práctico de Europa y América. La doctrina Calvo proponía prohibir la intervención diplomática hasta que no estuvieran agotados los recursos locales.

La Doctrina Drago es una respuesta a las acciones de Gran Bretaña, Alemania e Italia, quienes impusieron un Bloqueo Naval a Venezuela a finales de 1902, en respuesta a la gran deuda de Venezuela que el presidente Cipriano Castro se negaba a pagar. Frente a este ataque, Estados Unidos dijo que como país, no apoyaría a un estado que se viese afectado por ataques de potencias europeas que no se originasen con intención de recuperar territorios americanos y colonizarlos. Así surge esta Doctrina Drago, como una protesta por parte de Luis María Drago frente al actuar de Estados Unidos. Una versión modificada por Horace Porter fue adoptada en la Haya en 1907. Ésta añadió que el arbitraje y litigio deberá usarse siempre primero.

Importancia

El endeudamiento de América Latina con los países desarrollados revitaliza la doctrina del argentino, por cuanto se opone al cobro compulsivo de las deudas públicas de cualquier país sudamericano, mediante la intervención armada.

Derivaciones de la doctrina:

  • La expresión de solidaridad continental puesta de manifiesto en la posición de la República Argentina, que no tenía, en términos inmediatos, ningún interés en el episodio ni nada obtendría de su incursión diplomática, más que el respeto y la simpatía de los otros países sudamericanos.
  • La Doctrina Drago aboga por la mediación de los Tribunales de Arbitraje Internacional para dirimir asuntos vinculados con las deudas públicas. Un antecedente nada desestimable a la hora de revisar la legitimidad o no del endeudamiento argentino generado desde 1976 en adelante.
  • El gobierno de Julio A. Roca, a través de su canciller Luis María Drago, dejó en claro la firme convicción de resguardar la soberanía política de las naciones más débiles.

Escribe Drago:

“todos los Estados, cualquiera que sea la fuerza de que dispongan, son entidades de derecho, perfectamente iguales entre sí y recíprocamente acreedoras por ello a las mismas con sideraciones y respeto.”
  • Aunque aquel episodio de Venezuela a principios del XX confirmó el tránsito del intervensionismo europeo a la tutela norteamericana, la República Argentina demostró contar con una dirigencia imaginativa que convirtió la debilidad en fortaleza por medio de la inteligencia.

Fuentes