Herpesvirus Simiae

Revisión del 11:05 16 jul 2015 de Carlos idict (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Herpesvirus Simiae (Herpesvirus B)
Información sobre la plantilla
Enf Herpesvirus S.jpeg
El virus se encuentra comúnmente entre los monos macacos, incluyendo los macacos rhesus

Herpesvirus Simiae (Herpesvirus B): El virus se encuentra comúnmente entre los monos macacos, incluyendo los macacos rhesus, los macacos de cola de cerdo, y los macacos cangrejeros (también llamados cangrejero o macacos de cola larga), cualquiera de los cuales pueden albergar infección por el virus B de latencia y parecen ser huéspedes naturales al virus. Los monos infectados con el virus B por lo general no tienen o sólo síntomas leves. La infección por el virus B es extremadamente rara en los seres humanos, sin embargo, cuando ocurre, la infección puede resultar en daño neurológico severo o encefalomielitis fatal si el paciente no fue tratado después de la exposición.

Distribución geográfica y ocurrencia

Monos rhesus.jpeg

La infección ocurre naturalmente entre primates del género Macaca en Asia. El reservorio principal es el mono rhesus, Macaca mulatta. En la India se ha observado que la incidencia de la enfermedad aumenta durante y después de la estación del monzón. De los monos verdes de África (Cercopithecus aethiops) se aisló en virus herpético muy similar e idéntico (virus SA-8). El Herpesvirus Simiae no ocurre naturalmente en las selvas de América: Primates de otros géneros pueden adquirir posiblemente la infección por contacto, al reunirlos con especímines infectados del género Macaca, en centros de investigación o de producción de biológicos.

Historia

El herpesvirus B fue identificado por primera vez en 1932 tras la muerte del Dr. William Brebner, un joven médico que fue mordido por un mono mientras investigaba el virus que causa la poliomielitis. Poco después, Brebner desarrolló eritema localizado, seguido de linfangitis, linfadenitis y, en última instancia, mielitis transversa. Tejidos neurológicos obtenidos durante la autopsia del Dr. Brebner revelaron la presencia de un agente ultrafiltrable que parece similar al VHS, este aislante se denominó originalmente "virus W”. Dentro de un año de la muerte de Brebner, el Dr. Albert Sabin identificó un agente unfilterable del mismo tejido, que más tarde se llamó virus B. Sabin describe con más detalle la letalidad del virus B, mostrando que la infectividad fue independiente de la vía de inoculación. Además, se observó que el virus B induce respuestas inmunológicas similares a HSV- 1, así como similitudes compartidos para PVH herpesvirus -2 y Langur, otros dos herpesvirus alfa de primates no humanos. En 1959, el virus B fue identificado como el agente causal en 17 casos humanos, 12 de los cuales resultó en la muerte. Aproximadamente 50 casos habían sido identificados por el año 2002, aunque sólo 26 fueron bien documentados. El caso más reciente identificado del virus B se produjo en 2008, por el Nacional B Virus Resource Center en Atlanta, GA. Las mejoras en el manejo de casos humanos se han hecho en las últimas décadas. Viajar a un área donde los macacos son conocidos portadores del virus e interactuar en estrecho contacto en áreas tales como templos plantea un riesgo de exposición. Sin embargo, incluso en las zonas endémicas, los casos humanos son raros. No ha habido casos conocidos de virus de Herpes B de los viajeros.

Ocurrencia en el hombre

Es rara, desde el primer aislamiento del virus en 1934, se conocen unos solo 20 casos. La enfermedad se presentó en personas que manipulaban monos o sus tejidos en los centros de investigación o de producción de vacunas. La incidencia más alta se registró en 1957, a raíz del aumento en el uso de monos rhesus para la producción de vacunas contra la poliomielitis, en los últimos años estos monos se sustituyeron, en gran parte, por monos verdes africanos.

Ocurrencia en los animales

En monos rhesus recientemente capturados se puede encontrar una tasa de reactores a la prueba de seroneutralización de 10 a 20%., pero después de juntarlos en núcleos cerrados la tasa puede alcanzar, en uno 2 meses, a 90 o 100%. Otras especies de Macaca y especialmente el mono cinomolgo son muy susceptibles y se infectan fácilmente.

Enfermedad en el hombre

El herpesvirus simiae produce en el hombre una enfermedad altamente letal. Se conocen solo 3 pacientes que sobrevivieron a la enfermedad y los 3 quedaron con secuelas neurológicas. El hombre probablemente no sea muy susceptible al virus, teniendo en cuenta el gran número de monos que se manejan y el número de mordeduras inflingidas a las personas que los atienden. Sin embrago, dada la alta mortalidad observada en individuos con manifestaciones clínicas, esta infección merece un interés y una vigilancia especiales. El periodo de incubación no es bien conocido, pero se estima entre unas y cinco semanas a partir de la exposición. Si la infección se produce por mordedura o rasguño, puede haber vesiculación en el punto de la herida, seguida de linfangitis y linfadenitis. La enfermedad generalizada se manifiesta por fiebre, cefalalgia y náusea. Los síntomas neurológicos se inician por dolores musculares, vértigo, espasmos diafragmáticos, dificultad en la deglución y dolores abdominales, más tarde hay parálisis fláccida de las extremidades inferiores, la que se extiende a las extremidades superiores y al tórax, terminando con un colapso respiratorio. Las manifestaciones de encefalitis o encefalomielitis pueden durar de 3 a 21 días. La histopatología es similar a la de la infección generalizada por Herpesvirus hominis en niños, con lesiones de encefalitis, mielitis y focos de necrosis en hígado, bazo, ganglios linfáticos y glándulas suprarrenales.

Enfermedad en los animales

Herpesvirus monos.jpeg

La enfermedad en los monos produce una enfermedad benigna, que pasa muchas veces desapercibida. La enfermedad es similar a la producida por herpesvirus hominis en el hombre (herpes simple). La infección primaria ocurre en animales jóvenes. La lesión más común se localiza en la boca, comúnmente sobre la lengua, y consiste en una vesícula que al romperse deja una úlcera que se cubre de una costra necrótica fibrinosa. Todo el proceso no dura más de 7 a 14 días, y no deja cicatrices ni afecta el estado general del animal. Si no se anestesia al animal y se le examina cuidadosamente la boca, las lesiones pueden pasar desapercibidas. La erupción puede presentarse también en el borde mucocutáneo de los labios y a veces en conjuntiva y en la piel.

La enfermedad en monos cinomolgos, parece ser más severa que en el monos rhesus. Muchos de los monos infectados se constituyen en portadores de virus de por vida, eliminado el agente en forma intermitente por la saliva. El virus también ha sido aisladote cultivo primario de riñón de animales sin lesiones macroscópicas. En Inglaterra en un laboratorio de producción de vacuna antipoliomielítica, se encontró un 2.3% de monos con lesiones linguales entre 14, 000 animales examinados, alojados en ambientes comunes. Histológicamente las lesiones consisten en degeneración y necrosis de las células epiteliales, en las que se pueden observar corpúsculos de inclusión dentro de los núcleos. En el sistema nervioso central se pueden observar necrosis de las neuronas y gliosis, así como una pequeña infiltración linfocítica perivascular.

Genoma Viral

El genoma del virus B se secuenció completamente en 2003 a partir de un aislado que se encuentra en un macaco rhesus. Como todos los virus de herpes, el genoma del virus B contiene ADN de doble cadena y es de aproximadamente 157 kpb de longitud. Secuencia de análisis sugieren que el virus B y HSV tipos 1 y 2 más probable es que se separaron de un ancestro común durante la evolución de estos patógenos. Cada gen de la glicoproteína codificada, incluyendo gB, gC, gD, gE y gG, tiene aproximadamente 50% de homología con el VHS, con una predilección ligeramente superior hacia el VHS-2 sobre el VHS-1.

Fuente de infección y medio de transmisión

El principal reservorio natural es el mono rhesus, Macaca mulatta. Otros monos del mismo género, especialmente el mono cinomolgo M fascicularis, pueden ser fuente de infección para el hombre. Se ha registrado también un caso humano por mordedura de un mono verde africano que cohabitaba con monos rhesus. La infección se transmite dentro de una colonia de monos por contacto directo, contaminación con saliva de alimentos y agua, mordeduras, rasguños y probablemente por aerosoles. El hombre contrae la infección por mordeduras o abrasiones de la piel contaminadas con salivas de monos, y posiblemente también por aerosoles con puerta de entrada por la conjuntiva, nariz o faringe. Se conoce un caso de infección accidental de laboratorio por rotura de un frasco con cultivo de riñón de mono.

Papel de los animales en la epidemiología

El hombre es un huésped accidental. El herpesvirus Simiae no se transmite de hombre a hombre. La infección humana depende siempre de la fuente de animal, siendo el mono rhesus el huésped natural del virus.

Diagnóstico

En todo individuo con signos de encefalitis que estuvo en contacto con monos o sus tejidos, debe considerarse la posibilidad de infección por herpesvirus simiae. La mayor parte de los casos humanos fueron confirmados post mortem por aislamiento del virus del cerebro o de la medula oblongada. Cuando la duración de la enfermedad permite la aparición de anticuerpos, se puede hacer el diagnostico mediante la prueba de seroneutralización. En los monos aparecen anticuerpos fijadores del complemento y neutralizantes, después de la infección primaria. Los títulos declinan con el tiempo. El diagnóstico se puede hacer por serología y por aislamiento del virus. Dado el riego que significa el manejo del virus, el diagnóstico debe efectuarse solo en algunos laboratorios bien equipados. Entre 1987 a 2004 la tasa de mortalidad ha disminuido, en gran parte debido a la adición de nuevas formas de tratamiento y un mejor diagnóstico. Ha habido un total de 5 víctimas mortales relacionadas con el virus del herpes B en este periodo de tiempo.

Control

Todos los monos recientemente importados deben ser puestos en cuarentena por 6 a 8 semanas y todo animal que tenga lesiones herpetiformes debe ser eliminado. Los animales no deben ser mantenidos en grupos grandes, y se debe evitar la cohabitación de M. mulatta con otras especies. Se recomienda alejar no más de 2 monos por jaula. Una vez comprobado el estado de portadores y la eliminación intermitente el virus por los mismos, el mejor método de control sería la eliminación de los reactores a la seroneutralización con repetición periódica de la prueba. El personal que atiende a los monos debe estar provisto de ropa protectora y toda herida o mordedura debe ser tratada pronta y adecuadamente. Se deben observar medidas estrictas de seguridad en el laboratorio donde se trabaja con tejidos de monos.

Fuente