Saltar a: navegación, buscar

Poliomielitis

Polimielitis
Información sobre la plantilla
Poliomielitis.jpeg
Es una enfermedad viral que puede afectar los nervios y llevar a parálisis total o parcial.
Vacuna:Vacuna de la polio.

La poliomielitis (o simplemente polio) es una enfermedad transmitida por un virus. Fue descrita por primera vez en el siglo XIX, pero no fue hasta principios del siglo XX cuando se clasificó la enfermedad según su gravedad y se comprendió el mecanismo de acción del virus. Después de la Segunda Guerra Mundial, el estadounidense Jonas Salk desarrolló la primera vacuna contra la poliomielitis que consiguió controlar la enfermedad. Más tarde, el polaco Albert Bruce Sabin modificó la vacuna para hacerla efectiva por vía oral, que todavía se usa hoy.

Descripción

La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Matias Catonni Piccinini en 1840. Durante las epidemias agudas de polio a principios del siglo XX, se definieron varias categorías de poliomielitis para clasificar la extensión y seriedad de la enfermedad. Dos patrones básicos de infección por polio se describieron: una de menor cuantía, que no afectaba el sistema nervioso central (SNC), llamado polio abortivo, y la enfermedad mayor, con parálisis o no.

La poliomielitis empezó a controlarse en 1949 cuando el bacteriólogo John Franklin Enders logró hacer crecer los virus en laboratorio dentro de tejidos. Basándose en esa técnica el epidemiólogo Jonas Edward Salk desarrolló una vacuna para los tres tipos de poliomielitis conocidos. Tras las pruebas clínicas pertinentes que demostraron que era segura, en 1954 se empezó la inoculación. La vacuna Salk, como se le conoce, es inyectable.

En 1964 se autorizó otra vacuna que había sido desarrollada por Albert Bruce Sabin. Se la llamó trivalente porque atacaba a los tres tipos de virus mencionados. A diferencia de la vacuna de Salk ésta se administraba por vía oral, por lo que muy rápidamente la Sabin sustituyó a la Salk.

En muy poco tiempo hubo campañas masivas de vacunación y como consecuencia de todo ello, el 21 de junio de 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado a la Región Europea libre del virus de la polio. Esta región está formada por 51 países y 850 millones de habitantes. El último caso, en esta región, se dio en Turquía en noviembre de 1998. En 1988, la OMS emprendió un programa mundial de erradicación. “Cuando iniciamos la campaña de erradicación en 1988, la polio dejaba paralíticos todos los días a más de mil niños”, informó la doctora Gro Harlem Brundtland, la entonces directora general de la OMS, quien añadió: “En 2001 hubo mucho menos de mil casos en todo el año”. La polio ya solo está activa en menos de diez países, pero se necesitarán más fondos para erradicarla por completo.

La poliomielitis provoca parálisis del sistema nervioso, que puede ser más o menos extensa. Esto sólo ocurre en un 0,5-1% de los casos y cerca del 95% de los casos son completamente asintomáticos. Aunque estas cifras podrían dar la impresión de que la poliomielitis es una enfermedad de poca importancia en la mayoría de los casos, no es así. El que haya un alto porcentaje de casos asintomáticos permite que el virus se distribuya fácilmente entre la población, y de esa manera el número de casos de parálisis se multiplican. Además, otro aspecto negativo de la polio es que no tiene ningún tratamiento efectivo, tan sólo se puede esperar a que la enfermedad pase y que las secuelas que deje sean las menos posibles.

La población más afectada son los niños menores de 5 años, lo que incrementa el drama que supone esta enfermedad para las familias, y también para los países afectados, que ven mermada su población más joven. El único método de control de la enfermedad es la vacunación. Gracias a la campaña de vacunación iniciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1988, la polio se ha conseguido erradicar en casi todos los países del mundo, tan sólo quedan unas pocas regiones del mundo donde el virus persiste en 2013. Estas regiones se encuentran en Afganistán, Nigeria y Pakistán.

Factores de riesgo

Los siguientes factores aumentan su probabilidad de desarrollar polio:

  • Falta de vacunación o vacunación incompleta
  • Viajar a países donde la polio todavía es común (áreas de África y de Asia)

Causas

La polio es causada por el poliovirus. Usted puede adquirir el virus debido al contacto con:

  • Una persona infectada
  • Saliva o heces fecales infectadas
  • Agua o aguas residuales contaminadas

El virus ingresa al cuerpo a través de la boca. Se traslada hasta los intestinos, donde se reproduce rápidamente. El virus se traslada por la sangre y el líquido linfático. Ataca y elimina áreas del sistema nervioso.

Síntomas

Si experimenta alguno de estos síntomas, no suponga que se debe a la polio. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Contacte con su médico si experimenta estos síntomas.

Enfermedad menor

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Enfermedad que dura aproximadamente una semana

Enfermedad mayor

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Cuello rígido
  • Dolor de cuello
  • Dolor muscular severo
  • Espasmos musculares
  • Debilidad muscular
  • Parálisis
  • Usualmente, asimetría (afectando cada uno de los lados en cantidades variables o sólo afectando uno de los lados)
  • Los músculos se vuelven flácidos (flojos, flexibles)
  • Las piernas comúnmente son más afectadas que los brazos
  • Se pueden paralizar los músculos necesarios para respirar
  • Retención urinaria
  • Unas décadas más tarde, es posible que empeore la debilidad muscular previamente estable debido al síndrome postpolio.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:

  • Muestras faríngeas
  • Muestras rectales
  • Muestras de heces
  • Muestras de líquido cefalorraquídeo para detectar la presencia del virus
  • Punción lumbar : extracción de una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para verificar la presencia del virus
  • Análisis inmunológicos: buscan anticuerpos diseñados para combatir el virus para probar que el organismo ha respondido a la presencia del virus de la polio

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas mientras la infección sigue su curso. Las personas con casos graves pueden necesitar medidas de salvamento, particularmente ayuda con la respiración.

Los síntomas se tratan con base en su gravedad. El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos para las infecciones urinarias.
  • Calor húmedo (paños calientes, toallas calientes) para reducir el dolor y los espasmos musculares.
  • Analgésicos para reducir el dolor de cabeza, el dolor muscular y los espasmos (en general, no se suministran narcóticos porque aumentan el riesgo de dificultad respiratoria).
  • Fisioterapia, dispositivos ortopédicos o zapatos correctivos, o cirugía ortopédica para ayudar a recuperar la fuerza y funcionalidad muscular.

Prevención

La vacuna contra la poliomielitis, una serie de cuatro inyecciones, se administra rutinariamente a niños de:

  • Dos meses
  • Cuatro meses
  • Seis a dieciocho meses
  • Cuatro a seis años

Pronóstico

El pronóstico depende de la forma de la enfermedad (subclínica o paralítica) y de la parte del cuerpo afectada. La mayoría de las veces, la recuperación completa es probable si la médula espinal y el cerebro no están comprometidos.

El compromiso del cerebro y de la médula espinal es una emergencia médica que puede provocar parálisis o la muerte (generalmente por dificultades respiratorias).

La discapacidad es más común que la muerte. La infección en la parte alta de la médula espinal o en el cerebro incrementa el riesgo de problemas respiratorios.

Complicaciones

Algunas de las complicaciones relacionadas con la infección piliomielítica son:

  • Neumonía por aspiración
  • Cor pulmonale (un tipo de insuficiencia cardíaca que se encuentra del lado derecho del aparato circulatorio)
  • Falta de movimiento
  • Problemas pulmonares
  • Miocarditis
  • Íleo paralítico (pérdida de la función intestinal)
  • Parálisis muscular, discapacidad o deformidad permanentes
  • Edema pulmonar
  • Shock
  • Infecciones urinarias

El síndrome pospoliomielítico es una complicación que se desarrolla en algunos pacientes, por lo regular 30 o más años después de su infección inicial. Los músculos que previamente estaban debilitados pueden debilitarse más. La debilidad también puede presentarse en músculos que no estaban afectados antes.

Fuentes

  • [1] Poliomielitis
  • [2] Poliomielitis
  • [3] Poliomielitis
  • [4] La poliomielitis
  • [5] La poliomielitis
  • [6] La poliomielitis