Johann Georg Hamann

Revisión del 07:06 23 jul 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Johann Georg Hamann
Información sobre la plantilla
Johann Georg Hamann 1.jpg
Johann Georg Hamann, filósofo idealista alemán
NombreJohann Georg Hamann
Nacimiento27 de agosto de 1730
Königsberg, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento21 de junio de 1788
Münster, Bandera de Alemania Alemania
Nacionalidadalemana
Ocupaciónfilósofo
Obras destacadas"Cruzadas de un filólogo"

Johann Georg Hamann. Filósofo idealista alemán, partidario de la doctrina del conocimiento directo; influyó sobre el movimiento literario denominado "Sturm und Drang" (borrasca y arrebato). Combatió las ideas de la Ilustración y del racionalismo. Les oponía la fe en la fuerza creadora de la intuición mística. Al mismo tiempo, expuso la profunda idea de la unidad de contrarios como ley universal del ser, con lo que influyó sobre la dialéctica idealista de Fichte, Schelling y Hegel. Obra principal: "Cruzadas de un filólogo" (1762).[1]

Síntesis biográfica

Nace en Königsberg y estudió con Martin Knutzen, que también fue profesor de Kant, su ilustre conciudadano. Hamann no terminó sus estudios universitarios debido a la gran dispersión de sus intereses. Atraído por la posibilidad de dedicarse a las financias y al comercio marchó a Londres, donde experimentó una fuerte crisis espiritual. Desde este momento su vida estuvo marcada por la influencia de la fe y de la religión. De vuelta a Königsberg aceptó un cargo como empleado de aduanas. Mantuvo un estrecho contacto con Kant, Herder (a quien enseñó inglés e italiano e influyó decisivamente) y Jacobi.

Muerte

Muere en Münster en 1788.

Obra

Las obras de Hamann están escritas con un original estilo en el que se suceden las metáforas, las citas y complejas referencias a la Biblia, todo ello bañado en una fina ironía dirigida contra los que él consideraba los nuevos sofistas: los ilustrados.

De la misma manera que Sócrates había dirigido su ironía al desenmascaramiento de los sofistas, Hamann (al que Goethe llamó el «fauno socrático») pretendía atacar el pensamiento de la Ilustración. Hamann combatió la idolatración de la razón ilustrada, a la que contrapuso el carácter insuperable de la revelación. A la razón abstracta contrapuso la vida; a la abstracción del concepto, opuso lo vívido de la imagen, y contra el dualismo kantiano que separaba sensibilidad y razón, opuso el lenguaje, que es la misma razón que se convierte en sensible, de la misma manera que el Logos se hizo carne. De esta crítica al núcleo del pensamiento ilustrado es destacable el papel preponderante que Hamann otorga al lenguaje, que influyó decisivamente en Herder.

Toda la cultura es también producto del lenguaje, en el que realizan las tradiciones acumuladas por los pueblos, tesis que también influyó deci sivamente en el concepto de Volksgeist expuesto por Herder. Para Hamann todo es palabra, lenguaje: la misma revelación lo es. Por una parte, la creación entera es un libro en el que Dios muestra conceptos a las criaturas a través de otras criaturas. Por otra parte, las Sagradas Escrituras son revelación de conceptos que Dios transmite a los hombres a través del lenguaje. Pero tanto en un caso como en el otro, la mera razón no basta para leer este lenguaje, sino que debe recurrirse a la imaginación, a los sentidos, a la fantasía y a las mismas pasiones.

La ciencia misma no es capaz de llegar a entender la estructura profunda de la realidad, que se le escapa y que fosiliza con concepctos abstractos. Con ello Hamann estaba preparando el terreno del movimiento del Sturm und Drang y creando las bases de la reacción romántica contra la Ilustración. Además de la gran influencia que ejerció sobre Herder, el pensamiento de Hamann tuvo una gran ascendencia sobre Goethe, Schelling, Schlegel, Hegel, Schleiermacher y también sobre Kierkegaard y Nietzsche.

Referencias

  1. Rosental M. y P. Iudin. Diccionario Filosófico. Ediciones Universo, Argentina, 1973, p. 209.

Fuentes