Suribachi

Revisión del 10:42 16 mar 2022 de Arnold.santana (discusión | contribuciones) (Características)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Suribachi
Información sobre la plantilla
Suribachi.jpg
Mortero japonés de cerámica que se diferencia de los morteros occidentales por las estrías interiores que facilitan la tarea de moler o triturar.

Suribachi es un mortero de cerámica de origen japonés, que junto al surikogi se utiliza en la elaboración de gomasio (sal de sésamo), para triturar o moler semillas y especias así como preparar purés de cereales ya cocidos y de verduras.

Características

Suribachi y surikogi

La principal diferencia con el mortero occidental es su forma menos cóncava y unas estrías que facilitan la tarea de moler o triturar. Es ideal para las bayas, las semillas y las especias, pues el estriado evita el deslizamiento de las semillas facilitando el proceso de molido al presionar contra ellas.

La mano del suribachi también tiene un nombre específico, surikogi que generalmente están elaborados con madera de ciprés o de fresno, mientras que los de mayor calidad se hacen con madera del árbol de pimienta (Sansho), y tienen como peculiaridad que proporciona a la molienda un toque especial debido a los aromas que aporta la madera.

Suelen ser de cerámica, esmaltados en su exterior. Los más sencillos y de pequeño tamaño, suelen tener unos 14 centímetros de diámetro y unos 6 centímetros de alto siendo bastante ligeros.

Uso

Su utilidad común es en la elaboración del gomasio, condimento muy empleado en la cocina japonesa, elaborado con sal marina y semillas de sésamo, con múltiples propiedades nutricionales y beneficios para el organismo.

El resultado obtenido al moler las semillas con el suribachi es una mejora de la calidad del aroma volviéndolo más intenso y de la textura, muy distinto del que se obtiene con un molinillo.

Modo de empleo

Se utiliza machacando con el surikogi el alimento, dando un movimiento giratorio en sentido contrario a las agujas del reloj y presionando contra las paredes del mortero.

Fuente