VisiCalc

Revisión del 15:45 12 jul 2019 de Javiermartin jc (discusión | contribuciones) (Texto reemplazado: «<div align="justify">» por «»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
VisiCalc
Información sobre la plantilla
Visicalc logo.PNG
CreadorPersonal Software
DesarrolladorDan Bricklin y Bob Frankston
Lanzamiento inicial1979

VisiCalc. Primera aplicación de hoja de cálculo disponible para computadores personales. Convirtió el microcomputador de un hobby para entusiastas de la computación en una herramienta seria de negocios. Se vendieron más de 700.000 copias de VisiCalc en seis años.

Orígenes

Si hoy en día alguien menciona la palabra hoja de cálculo a todo el mundo se le vendrá a la cabeza el Microsoft Excel -la hoja de cálculo más popular hoy en día,- o puede que algún otro de sus competidores (OpenOffice Calc, Gnome Gnumeric, Apple Numbers). Pero el concepto de hoja de cálculo se le ocurrió a un estudiante universitario estadounidense, a finales de los años 70, lo cual le llevó a crear una de las primeras aplicaciones que más éxito tuvo en la historia de la informática.

A finales de los 70, Bricklin atendiendo a una charla de un profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, ve como el profesor tiene problemas al intentar corregir una serie de números de un modelo económico en la pizarra, teniendo que borrar y corregir de forma tediosa un montón de resultados de una tabla. En ese momento, según Bricklin, se le ocurrió el concepto de una hoja de cálculo, donde fácilmente se pudiese ver el efecto de cambiar cualquier número.

Teniendo en sus manos lo que creía que era una buena idea, Bricklin decide contársela a un profesor de económicas de la Universidad de Harvard. Este ridiculiza todo el asunto, le dice que una aplicación de ese estilo no tiene sentido en los ordenadores de tiempo compartido y que en el mercado de microordenadores (la PC de hoy en día) nunca llegaría a ser rentable. De todas formas, Bricklin seguía pensando en que su idea era buena y se la presenta a Dan Flystra de Personal Software.

En 1976, Dan Flystra después de trabajar en la revista Byte y para la Agencia Espacial Europea, decide montar su propia compañía de software, Personal Software. Su producto estrella al principio fue Microchess, un programa para jugar al ajedrez en ordenadores personales y el primero en conseguir vender 50.000 copias.

Desarrollo del producto

Flystra ve futuro en la idea de Bricklin, y le presta una máquina Apple II, la única que tenía disponible en ese momento, para que la desarrolle junto a su amigo Bob Frankston. Durante el desarrollo de la aplicación, Bricklin y Bob Frankston deciden fundar la empresa Software Arts, aunque de su futura comercialización se encargaría Personal Software.

Concebido por Dan Bricklin, refinado por Bob Frankston, desarrollado por su compañía Software Arts, y distribuido por Personal Software en 1979 (posteriormente llamada VisiCorp para la computadora Apple II, propulsó el Apple de ser juguete de un aficionado a los hobbys a ser una muy deseada herramienta financiera). Esto probablemente motivó a IBM a entrar al mercado del PC, que ellos habían ignorado hasta entonces. Después de MOS 6502), el TRS-80 (basado en el procesador de Zilog Z80) y el IBM PC.

En primavera de 1979 una versión preliminar del programa estaba lista. Sus dos autores habían decidido llamarlo Calculator Edger y ahora llegaba el turno de Personal Software para venderlo. Flystra decide ir a junto Apple, donde les hace una demostración del programa a Mike Markkula -presidente de Apple en esos momentos- y Steve Jobs. Les ofrece los derechos del programa por 1 millón de dólares, oferta que es rechazada. Después de este rechazo inicial, Flystra decide probar suerte con Microsoft pero recibe la misma respuesta, en este caso por parte de Bill Gates. Microsoft en aquel momento estaba creando implementaciones de Basic para distintas compañías pioneras para el mundo de los ordenadores personales y según, sus propias palabras, no tenían tiempo para hablar con los usuarios finales de sus productos.

Éxito del programa

Ante las negativas de la compra del programa, deciden comercializarlo ellos mismos renombrando al programa como VisiCalc (Visible Calculations). Flystra no estaba muy seguro de que precio cobrar por un programa de esas características, por lo que consulta con varios distribuidores y tiendas, los cuales le dicen que un precio entre 30 a 100 dólares por licencia sería lo correcto. En Octubre de 1979 decide sacarlo al mercado con un precio de 100 dólares. Al ver que las ventas eran de 500 copias al mes, el precio aumentaría a 150 dólares.

A principios de 1981 tenían vendidas ya 12.000 copias del programa, y a los dos años de salir a la venta 100.000 copias (algunas de las fuentes hablan de 200.000 copias). Fue la primera killer aplication, una aplicación que la gente compraba y después compraba el tipo de ordenador que pudiese ejecutarla. Gracias a ella, el Apple II fue un éxito de ventas, según comentan algunas personas.

La unidad de disquete hizo al ordenador rápido Apple II, pero fue un programa llamado Visicalc el que lo hizo poderoso. Y el mercado del Apple II pasó repentinamente a ser un mercado movido por aficionados jugando a juegos, a quienes no les importaba esperar unos cuantos minutos para que el programa se cargase de la cinta, a gente de negocios que podía cargar Visicalc instantáneamente.

Más tarde Personal Software cambiaría de nombre a VisiCorp para resaltar más su relación con su producto estrella. Curiosamente Flystra rechazaría unos años después la compra de un programa llamado Lotus 1-2-3 que se lo ofrecía Mitch Kapor. Lotus 1-2-3 se convertiría en la hoja de cálculo estrella a finales de los 80 principios de los 90.

Sucesores

Aunque la hoja de cálculo electrónica fue una idea revolucionaria, Bricklin fue informado que sería poco probable que le concedieran una patente, así que él no pudo beneficiarse significativamente de su invención. En ese tiempo, en los Estados Unidos, las patentes no estaban disponibles para el software, así que pensó que el producto solo podía tener derechos de autor, y como el copyright se ocupa de la forma más que de la idea, los competidores podían copiar rápidamente el concepto y simplemente presentar el resultado en una diferente disposición sin infringir el copyright.

Charles Babcock de InformationWeek, en perspectiva, sostiene que, "VisiCalc era imperfecto y desgarbado, y no podía hacer muchas cosas que los usuarios querían que hiciera". Pronto, fueron lanzados más poderosos clones de VisiCalc, incluyendo SuperCalc (1980), Multiplan de Microsoft (1982), Lotus 1-2-3 (1983), y el módulo de hoja de cálculo en AppleWorks (1984). Con Microsoft Excel (introducido para el Mac OS en 1985 y para Windows 2.0 en 1987), nació una nueva generación de hojas de cálculo. Debido a la carencia de una patente, ninguno de los desarrolladores de los clones VisiCalc tuvo que pagar cualquier derecho a VisiCorBorland.

Fuente