Saltar a: navegación, buscar

Ángel Laborde y Perera

Ángel Laborde y Perera
Información sobre la plantilla
1Angel.jpg
NombreÁngel Laborde y Perera
Nacimiento5 de diciembre de 1853
Puerto Príncipe, actual provincia Camagüey, Bandera de Cuba
Fallecimiento27 de noviembre de 1871
El Cerro en La Habana, Bandera de Cuba
Causa de la muerteMuerte por fusilamiento.
PadresÁngel Laborde Sotomayor y Francisca Perera Boves
FamiliaresNieto de Ángel Laborde Navarro

Ángel Laborde y Perera, uno de los ocho estudiantes de medicina fusilados el 27 de noviembre de 1871 por los esbirros españoles por la supuesta profanación de la tumba de Gonzalo Castañon.

Síntesis Biografica

Nació el 5 de diciembre de 1853 en la habanera barriada del Cerro, hijo de Ángel Laborde Sotomayor y de Francisca Perera Boves, ambos emigrados de origen hispano procedentes de Estados Unidos que se asentaron en Cuba; natural de Charleston el padre, y de Nueva Orleans, la madre. Fue su abuelo el español Ángel Laborde Navarro, jefe de la Escuadra de la Real Armada.

Fue bautizado en 22 de diciembre 1853, en el lugar Parroquia El Salvador del Mundo, Cerro, La Habana, era inquieto y juguetón y de acuerdo con su temperamento fue uno de los cuatro jovencitos que dieron varias vueltas, en la plazoleta frente al Cementerio de Espada, montados en un carro utilizado en el traslado de los cadáveres para las prácticas docentes en el anfiteatro de anatomía.

Estudios

Bachiller en Artes del instituto de Segunda Enseñanza de La Habana (15 de octubre de 1870). Aprobó en junio de 1871 el curso de ampliación para medicina, cuya carrera acababa de iniciar.

Acontecimientos

Fue uno de los estudiantes de Medicina que en la tarde del 23 de noviembre de 1871 llegaron hasta el nicho de Gonzalo Castañón en el cementerio de Espada.

Muerte

Murió por fusilamiento, en virtud del Consejo de Guerra verbal, el 27 de noviembre de 1871 a los 17 años de edad, muero inocente, escribió a sus familiares Ángel Laborde, poco antes del fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina. Ningún delito había cometido en su etapa juvenil para provocar el odio del Cuerpo de Voluntarios, salvo ser cubano en plena Guerra de los 10 Años.

Su defunción no se anotó en ninguna parroquia y el asiento de su inhumación no se pusó en los libros del Cementerio Colón hasta pasado dos meses y medio.

Fue enterrado junto con otros siete compañeros en una fosa común extramuros de dicha necrópolis. Desde el 27 de noviembre de 1889 sus restos reposan en la Base del Mausoleo de los estudiantes, existente allí.

Véase también

Fuente