Saltar a: navegación, buscar

Óscar Domínguez

Óscar Domínguez
Información sobre la plantilla
260px
NombreÓscar Domínguez Palazón
Nacimiento9 de enero de 1906
Tenerife Bandera de España
Fallecimiento1957
París Bandera de Francia

Óscar Domínguez. Pintor surrealista español, que perteneció a la llamada Generación del 27.

Síntesis biográfica

Infancia

Oscar nació en La Laguna,Tenerife, el 9 de enero de 1906.Su padre, Antonio Domínguez de Mesa, poseía explotaciones agrícolas, en su mayoría bananeras, en el norte de la isla (Tacoronte,Guayonje y Tegueste). Su madre, María Palazón Riquelme, murió de fiebres puerperales menos de dos años después del nacimiento de Óscar. La pareja tenía ya dos hijas: Julia y Antonia.

Hasta los ocho años residió con su familia en La laguna, y pasaba los veranos en Tacoronte, en la casa del Calvario. Estudió en el Instituto de La Laguna.


Carrera artística

En 1926 realizó la primera pintura que conocemos, un Autorretrato con pipa, que lleva la firma de “Óscar”. En 1927 su padre lo envió a París para que se ocupara de sus negocios de exportación de fruta. Allí se reunió con su hermana Antonia y el marido de ésta, el pintor tinerfeño Álvaro Fariña, instalados en la capital francesa desde 1925, y también con su primo Juan Domínguez Abad. Óscar se presenta en París como un dandi y lleva una vida desordenada, frecuentando asiduamente los locales nocturnos de moda.

Etapa surrealista

Pinta como aficionado hasta 1931, cuando la muerte de su padre le obliga a ganarse la vida como pintor. De 1929 a 1938 se extiende su etapa propiamente surrealista, centrada en los procedimientos automáticos, en los que destacó como inventor de los decalcomanías. En 1935 se incorpora al grupo surrealista, del que será expulsado en 1945 por su apoyo a la postura política de Eluard.

En 1935 Domínguez participa en la exposición International “Kunstsudstillin Kubisme-Surrealisme”, organizada en Copenhague por Vilhelm Bjerke-Petersen, del 15 al 28 de enero (Désir d`été, 1934; Papillon, perdus Dans la montagne, 1934), y más tarde del 13 al 31 de diciembre, en la exposición de dibujos surrealistas de la Galerie Aux Quatre chemins, en el boulevard Raspail de París, donde se presentan obras de Arp, Bellmer, Brauner, Chirico, Dalí y Picasso.

Oscar Domínguez desarrolló en 1936 una técnica automática de gran efectividad, la decalcomanía. La aportación de Oscar Domínguez alcanzó su máxima expresividad en los paisajes de Max Ernst. El pintor canario demostró ser también uno de los creadores más imaginativos de objetos surrealistas, ámbito de actuación que alcanzó un amplio desarrollo en la década de los años treinta, habiendo participado con "L 'arrivée de la Belle Epoque" en la gran Exposición de Objetos Surrealistas, celebrada en mayo de 1936 en la Galerie Charles Ratton de París.

Los objetos, liberados de su funcionalidad habitual, demostraron que podían convertirse en medios eficacísimos para establecer nuevas relaciones entre el ser humano y el entorno físico en que éste se mueve, al mismo tiempo que posibilitan también la actuación de las potencias del subconsciente. Aunque los surrealistas demostraron siempre un gran interés por las formas naturales de apariencias caprichosas como raíces, guijarros, etcétera, volcaron su atención preferente en la manipulación de objetos cotidianos, cuyas alteraciones responden siempre a las exigencias del deseo.

A principios de los cuarenta atraviesa una etapa influida por De Chirico hasta que el conocimiento profundo de la obra de Picasso, facilitado por la amistad entre ellos, le lleva a una síntesis de imágenes surrealistas de configuración cubista. Entre finales de los cuarenta y principios de los cincuenta transcurre el período "esquemático", que supone la superación de la dependencia picassiana con composiciones más serenas y equilibradas y un cromatismo más grave, delimitado por su característico "Triple trazo", blanco y negro.

Abstracción

Desde 1955 trabaja en los límites de la abstracción que abandona en el último año de su vida para reavivar su inicial interés por el automatismo. Aunque residente en París, siguió en contacto con su tierra, siendo uno de los más decididos animadores del surrealismo español. Su obra plasmó un surrealismo ecléctico, de base casi naturalista y, en el más noble sentido de la palabra, académico.

Obra

Retrato de Roma,1933

Oscar Domínguez es considerado, hoy en día, uno de los mayores exponentes mundiales de la vanguadia histórica española que se gestó en París durante las primeras décadas del siglo XX. Junto a su nombre figuran artistas de la talla de Picasso, Miró ó Dalí. Cambiante, polifacético, es uno de los artistas más atractivo e innovadores del panorama de la pintura internacional del siglo XX, de formación autodidacta.

En general, las figuras y objetos que componen sus obras surrealistas contienen referencias mágicas, mecanicistas y sexuales, situándose muchas de ellas en el paisaje de Canarias a pesar de vivir la mayor parte de su vida en París. La aportación más importante que hizo Oscar Domínguez al surrealismo fue la invención de la decalcomanía, técnica en la que el automatismo psíquico tenía un protagonismo absoluto. Este procedimiento tuvo una magnifica aceptación entre los surrealistas que lo adoptaron rápidamente e influyó posteriormente en la pintura expresionista abstracta.

La decalcomanía consiste en introducir gouache negro líquido (una especie de témpera) entre las hojas de papel presionándolas de una forma no controlada. Otra de sus aportaciones al movimiento surrealista fue la teoría de la petrificación del tiempo a través de la cual empieza a introducir en sus composiciones formas cristalizadas y estructuras de redes angulares, Su cuadros son hoy día muy cotizados.

Fuentes